Armando.info: Lo que Maradona se llevó de Venezuela

Roberto Deniz
armando.info

A dos meses de la muerte del astro del fútbol empieza a correrse el velo en torno a la herencia que pudo dejar después de una vida de excesos multimillonarios. Según diversas versiones, buena parte del patrimonio que legó se compone de los ingresos que obtuvo de negocios con el chavismo. La militancia revolucionaria de Maradona tuvo una contrapartida en jugosas comisiones por contratos de importación de alimentos en favor de una compañía italiana, sobre todo entre 2015 y 2019, cuando el hambre se enseñoreaba en el país y el mítico ‘Pelusa’ cobró millones de dólares.

El martes 25 de noviembre de 2020 Diego Armando Maradona no pudo regatear a la muerte. A la conmoción inicial, le siguió la inmediata consagración del mito que empezó a formarse décadas antesen arrabales de Buenos Aires y Nápoles, tanto como en las canchas de fútbol.

A dos meses de su fallecimiento, ya casi disipada la ola de éxtasis y nostalgia que barrió el planeta futbolístico, en el mundo real se abre paso una discusión algo más prosaica en torno a su figura: cuál es el patrimonio que dejó a sus herederos y qué parte de él corresponde a los ingresos que el astro argentino obtuvo de sus negocios con el régimen de Nicolás Maduro.

Durante los últimos años de su magra carrera como director técnico, en la que nunca obtuvo título alguno, a menudo llevaba puesta una gorra alusiva a la autodenominada Revolución Bolivariana de Venezuela, en estadios de México, Emiratos Árabes Unidos y la propia Argentina. También se le vio bailar cumbia sobre una tarima en el mitin de cierre de la campaña presidencial de Maduro en mayo de 2018.

Ahora se sabe que ese y otros gestos maradonianos de apoyo al chavismo fueron retribuidos con comisiones en dólares por cada tonelada de alimentos que la compañía italiana Casillo Commodities le vendió al Ministerio de Alimentación venezolano.

La partida de Diego Maradona dio paso a la discusión sobre los bienes dejados a sus herederos y cuánto de ese patrimonio está asociado a los negocios que tuvo en Venezuela. CRÉDITO: Ronaldo Schemidt / AFP.

Esa gratificación empezaría muy temprano en el gobierno de Nicolás Maduro: cuando el sucesor de Chávez todavía no cumplía ni dos meses en el palacio presidencial de Miraflores. Fue el 29 de mayo de 2013 cuando Casillo Commodities fichó a Maradona por diez años. A diferencia de las contrataciones en su época dorada de futbolista, aquí el argentino no tenía que meter goles, ni ganar títulos. Su misión, en realidad, era otra: la de un comisionista. Por cada venta que lograra con los regímenes siameses de Caracas y La Habana, Casillo garantizaba a Maradona comisiones de 1,8 dólares por cada tonelada métrica de materias primas y hasta 3% del precio de venta de productos terminados.

En el contrato la tarea de Maradona quedó así descrita: realizar una “actividad meramente ocasional de señalación de sujetos interesados en el desarrollo de relaciones comerciales con Casillo, o en su caso, de negocios relativos a la venta de productos y géneros agroalimentarios, organizando encuentros y reuniones y ofreciendo todo tipo de apoyo en la gestión de las relaciones con los sujetos señalados”.

Ese pacto, revelado ahora, es la confirmación de que el exfutbolista fue más allá del simple lobby al percibir una contraprestación económica, al tiempo que el chavismo y el castrismo usaban la marca Maradona con fines propagandísticos.  Ese acuerdo completa una operación en la que, tal y como adelantó Armando.info en 2019, también juega Valerio Antonini, un bróker de materias primas agrícolas, representante en Venezuela de Casillo, pero más importante aún, amigo de Maradona, como quedó plasmado en la dedicatoria de uno de los libros del exfutbolista o en un mensaje de felicitación publicado por Maradona en mayo de 2020 en su cuenta de Instagram.

El bróker Valerio Antonini, amigo de Maradona, representó los intereses de Casillo en Venezuela.

“Nos unían sentimientos profundos, verdaderos, de amistad, valores compartidos, nos unía el amor entre hermanos, entre compañeros, entre seres rebeldes de una misma causa: la humanidad”, lamentó Maduro horas después de confirmarse el fallecimiento de Maradona. Aunque no se refirió al lazo comercial que también los unía, admitió en cambio que “nos ayudó en algunas cosas secretas para traer alimentos para el pueblo de Venezuela, eso lo puedo decir hoy”.

Ese pacto entre Casillo y el Diego de la gente, el listado de los acuerdos millonarios que entre 2015 y 2019 otorgó Corpovex, la estatal venezolana encargada de las importaciones públicas con la empresa italiana, y las cifras de importaciones disponibles, permiten estimar que Maradona obtuvo varios millones de dólares que engordaron los activos que dejó a sus herederos.

En mayo de 2013 Casillo Commodities fichó a Diego Maradona para garantizarse negocios en Venezuela y Cuba a cambio de comisiones.

La mano de Dios firma y provee

Entre 2015 y 2018, Casillo Commodities firmó con Corpovex al menos 23 contratos que, sumados, montan a casi 1.500 millones de dólares a cambio del suministro de maíz blanco, maíz amarillo, trigo, azúcar o torta de soya, entre otras materias primas. Ese monto aumentaría en casi otros 140 millones de dólares, por los contratos firmados nada más arrancar 2019.

Fue en enero de 2015 cuando Nicolás Maduro proclamó aquello de “Dios proveerá” ante la Asamblea Nacional, entonces dominada por el oficialismo, a propósito de lo que ya era una aguda crisis económica y un desplome en la caída de los ingresos petroleros. Paradójicamente, para Casillo, fue el comienzo de los contratos con Corpovex guiados por la mano de Dios, como también se conocía a Maradona luego de aquel gol con la mano que anotó ante los ingleses en la Copa Mundial de México en 1986. Ese 2015, la compañía italiana selló al menos cinco contratos, igual número que al año siguiente.

La invocación divina por parte de Maduro tuvo efectos contradictorios: mientras el país siguió su curso a una prolongada y casi sin antecedentes crisis económica, para Casillo y Maradona, en cambio, lo mejor del negocio estaba por llegar.

Casillo Commodities es el brazo comercial del holding italiano Grupo Casillo. De la mano del exfutbolista encontraron millonarios negocios con el chavismo.

En 2017 la compañía firmó con Corpovex seis contratos por poco más de 416 millones de dólares, mientras que en 2018, cuando más aguda era la crisis pero Maduro buscaba reelegirse, el tándem ítalo-argentino consiguió siete acuerdos por 760,68 millones de dólares. Fueron, sin duda, los mejores años para la dupla Casillo-Maradona.

Si se siguen los parámetros del acuerdo entre Casillo y Maradona, el futbolista argentino obtuvo una tajada importante de esas transacciones. De acuerdo a lo que aparece en estadísticas de importadores venezolanos de materia prima a granel, entre 2017 y parte de 2019 Casillo colocó en puertos venezolanos al menos 2,5 millones de toneladas de arroz, aceite crudo de soya, maíz blanco, trigo panadero y para pasta. Eso arroja que, sólo en ese lapso, Maradona debió cobrar por concepto de comisiones al menos unos 4,5 millones de dólares.

En esos dos años de auge, Casillo casi monopolizó las compras venezolanas de maíz blanco, insumo básico para la harina precocida que en los hogares venezolanos se usa para preparar las arepas de la dieta popular. Los despachos llegaban casi todos a Puerto Cabello, en la costa central del país, desde el puerto de Topolobampo, en el estado de Sinaloa, en México. Precisamente, fue un modesto club de esa región y de la segunda división mexicana, Dorados de Sinaloa, el que contrató en 2018 a Maradona como director técnico luego de su pasantía como entrenador en los Emiratos Árabes Unidos.

Al momento de la firma del contrato con Casillo la dirección de residencia del argentino era, precisamente, Jumeirah en Dubai, uno de los Emiratos Árabes. El acuerdo también lo suscribió Stefano Ceci, amigo y representante de Maradona, y para quien también se establecieron comisiones. Por la compañía italiana, el pacto lo selló Francesco Casillo.

Además de Valerio Antonini, Stefano Ceci y Matías Morla fueron piezas clave en los negocios de Maradona con el chavismo y el castrismo.

Pero los ingresos reales de Maradona por la venta de comida a Venezuela debieron ser mayores a esos más de cuatro millones de dólares. No sólo porque el contrato firmado con Casillo también estableció la comisión de 3% por la venta de productos terminados -rubro que no se contempla en los datos usados en este reportaje-, sino también porque en noviembre de 2018 Valerio Antonini, el amigo de Maradona, selló un acuerdo con Bolipuertos, la estatal administradora de los puertos venezolanos, para el manejo de los silos. Las condiciones de ese convenio o el estatus del mismo nunca han sido detallados por autoridades venezolanas.

El volumen del negocio que registró Casillo fue tal que en 2019, cuando la administración de Maduro empezaba a carecer de recursos financieros, esta optó por enviar una tonelada de oro a Italia como parte de pago y para saldar deudas que se habían acumulado. En los balances financieros de Casillo correspondientes a 2019 hay una referencia al oro venezolano. El informe detalla ingresos adicionales de 306.000 euros relacionados con la “plusvalía” obtenida por la “venta de lingotes de oro adquiridos durante el año como pago de cuentas a cobrar de carácter comercial del cliente venezolano”, esto es, Corpovex. La empresa no respondió a la solicitud de entrevista para este reportaje.

Otro testimonio de lo productivo que fue para Maradona el negocio de la venta de alimentos para Venezuela lo dio recientemente a la prensa argentina Muricio D’Alessandro, abogado de Matías Morla, último representante legal que tuvo Maradona y quien debió presentar ante un juez todo lo relacionado al patrimonio del exfutbolista. D’Alessandro, incluso, se refirió a pagos de los alimentos con petróleo, una fórmula ensayada por el chavismo en otras transacciones, además de la del oro.

“Hay otros negocios de Maradona que tienen que ver con el abastecimiento de materias primas, commodities a Venezuela, en operaciones que tienen que ver con trueque con otros commodities como el petróleo. Es decir que Maradona tenía una trader radicada en Europa en sociedad con otras personas que se ocupaba de negocios de intercambios de cereales por petróleo. Eso tiene un valor comercial, la empresa. Y también tienen negocios que se están produciendo en este mismo momento”, declaró el abogado a mediados de diciembre a Radio La Red, según reseñó Infobae. El abogado, quien tampoco contestó la petición de entrevista para este reportaje, igualmente lista entre las acreencias de Maradona que pudieran capitalizarse como parte de su herencia, la deuda que habría adquirido TeleSur, el canal internacional de propaganda bolivariana, con el astro argentino para que este sirviera de comentarista en las Copas Mundiales de 2014 y 2018.

Maradona ya había podido percibir beneficios por la venta de alimentos de Venezuela antes firmar un contrato formal con Casillo. “Desde abril de 2013 y gracias a nuestra sociedad con Diego [Maradona] comenzamos a vender diferentes tipos de granos a las repúblicas de Cuba y Venezuela”, decía Valerio Antonini en la web de su empresa Anton Commodities, registrada en Suiza. A la isla, refería el sitio ahora caído, habían despachado 750.000 toneladas de granos, mientras que a Venezuela y para la extinta CASA, adscrita al Ministerio de Alimentación, otras 450.000 toneladas de materias primas.

El contrato suscrito entre Maradona y Casillo se asemeja a ese ensayo previo de Valerio Antonini y su Anton Commodities, porque también incluye a Cuba como otro de los destinos para los productos. Recientemente, el documento fue ventilado por el canal argentino América TV, que redondea en unos 20 millones de dólares los ingresos del exfutbolista por su negocio con Casillo.

 

Lea completo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *