Orden jesuita en España reconoce responsabilidad de algunos de sus miembros en décadas de abusos sexuales y ofrece disculpas

La orden jesuita en España ha admitido que 81 niños y 21 adultos han sido abusados ​​sexualmente por 96 de sus miembros desde 1927, y se ha disculpado por los crímenes «dolorosos, vergonzosos y dolorosos».

En un informe publicado el jueves, la Compañía de Jesús, cuyos miembros a menudo trabajan como maestros, dijo que la mayoría de los abusos habían tenido lugar en las escuelas «o estaban relacionados con las escuelas».

Según el documento, 48 de los 65 jesuitas que abusaron de niños están muertos. Cuatro de los abusadores sobrevivientes ya no son jesuitas y a 13 se les ha impedido trabajar con niños en espera del resultado de casos civiles o canónicos, o ya se les ha ordenado cesar su ministerio y enviado a comunidades jesuitas aisladas.

Segun un reporte de Sam Jones para The Guardian, la orden dijo que los 96 jesuitas que llevaron a cabo el abuso de niños y adultos entre 1927 y 2020 representaron el 1.08% de sus miembros durante el período.

Antonio España, superior provincial de la orden en España, dijo que el abuso llenaba a sus miembros de vergüenza y dolor.

“Queremos aprender a pedir disculpas a las víctimas ya la sociedad por los abusos, por la cultura del silencio y por no enfrentar los hechos de manera justa”, dijo. “También queremos tener en cuenta que hay personas que han sufrido estas heridas y estamos tratando de no aumentar el dolor que sienten”.

La orden no nombró a los abusadores y dijo al diario El País: “Queremos encontrar un equilibrio entre evitar una caza de brujas y enviar un mensaje a las posibles víctimas de que pueden confiar en nuestro deseo de buscar la verdad”.

Dijo que está comprometida con la transparencia y agregó que se han elaborado protocolos y planes para garantizar que las instituciones jesuitas sean “lugares seguros para los niños y las personas vulnerables”.

La orden decía que creía que algunas personas se habían presentado para denunciar abusos durante los últimos dos años utilizando la dirección de correo electrónico [email protected], que había creado para ayudar a las víctimas.

Infancia Robada, una asociación que representa a las víctimas de abuso infantil, acogió con satisfacción el informe pero dijo que sus cifras eran “ridículas” dada la época en la que habían ocurrido muchos de los delitos.

“Parecen haber olvidado que las víctimas no denuncian los abusos cuando quieren, es algo que solo hacen cuando pueden”, dijo el presidente de la asociación, Juan Cuatrecasas. “En 1927, nadie habría podido denunciar algo como esto. Apreciamos el esfuerzo que los jesuitas han realizado al sumergirse en el pasado y proporcionar fechas y estadísticas, pero esto debe verse como el comienzo de algo más: de reconocimiento y reconocimiento ”.

Cuatrecasas dijo que los jesuitas necesitaban hablar con las víctimas y comenzar el proceso de castigo e indemnización.

En 2018, el Papa Francisco, que es jesuita, reconoció los fracasos de la Iglesia Católica Romana al lidiar con el abuso sexual por parte de los sacerdotes, atacando una «cultura de muerte» y un «clericalismo» deferente que, según dijo, ayudó a perpetuar el mal.

Pero al año siguiente fue criticado por no tomar medidas concretas al respecto y por argumentar que el abuso sexual de niños no se limitaba a la iglesia, sino que históricamente había sido “un fenómeno generalizado en todas las culturas y sociedades”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *