Deutsche Bank deberá pagar $ 125 millones en los Estados Unidos por practicas relacionadas con sobornos

Durante casi siete años pareció una buena forma de impulsar el negocio de Deutsche Bank: pagar millones de dólares a consultores en países como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Italia y China.

Pero las autoridades federales de Estados Unidos dijeron que esos pagos, que a menudo figuran como «tarifas de referencia» en los registros del banco, eran en realidad sobornos a reparadores con conexiones políticas que le dieron acceso a funcionarios extranjeros al banco alemán afectado por el escándalo. Y el viernes 8 de enero, Deutsche Bank acordó pagar más de $ 125 millones para resolver investigaciones criminales y civiles sobre esas y otras prácticas.

Según un reporte de Matthew Goldstein y David Enrich para The New York Times, la investigación del Departamento de Justicia y la Comisión de Bolsa y Valores encontró que Deutsche Bank había realizado alrededor de $ 7 millones en pagos indebidos a reparadores extranjeros entre 2009 y 2016, ganando alrededor de $ 35 millones de los acuerdos que resultaron.

El banco evitó tener que declararse culpable en el componente penal de la investigación al firmar un acuerdo de procesamiento diferido con el Departamento de Justicia en una audiencia en la corte federal de Brooklyn. La multa también resolvió el componente civil de la investigación de la SEC

“Asumimos la responsabilidad de estas acciones pasadas, que tuvieron lugar entre 2008 y 2017”, dijo Dan Hunter, portavoz de Deutsche Bank. «Nuestras exhaustivas investigaciones internas y la plena cooperación con las investigaciones del Departamento de Justicia y la SEC sobre estos asuntos reflejan nuestra transparencia y determinación de dejar estos asuntos firmemente en el pasado».

Las autoridades dijeron que el banco no supervisó de cerca los arreglos que había hecho con los consultores para determinar si tenían vínculos estrechos con funcionarios extranjeros, a pesar de que el banco había identificado problemas con el uso de consultores en 2009.

Como resultado, la SEC dijo en un acuerdo administrativo, Deutsche Bank pagó a los consultores «donde no se presentaron facturas y donde las facturas contenían documentación insuficiente para detallar qué servicios se prestaron». A otros se les pagó más de lo que exigían sus contratos, o se les pagó a pesar de que no tenían contrato en ese momento.

Los fiscales dijeron que, por ejemplo, en un esfuerzo por obtener negocios de la family office de un funcionario saudí no identificado, Deutsche Bank había celebrado un contrato con una entidad corporativa propiedad de la esposa de la persona que tomó las decisiones de inversión para la family office. Luego, el banco pagó las tarifas a esa empresa, y las describió en los registros del banco como «tarifas de referencia». Describir los sobornos de esa manera fue una violación de las disposiciones contables de la Ley federal de prácticas corruptas en el extranjero, dijeron los fiscales.

En Italia, el banco entabló una relación de desarrollo comercial con un juez, según las autoridades federales. Y en China, donde Deutsche Bank quería establecer un fondo de energía con una entidad gubernamental, el banco encontró un consultor que era amigo cercano de un funcionario del gobierno, según la SEC.

El acuerdo del banco con los fiscales federales también resolvió las acusaciones derivadas de una investigación sobre el comercio manipulador de productos básicos por parte de algunos en el banco. Los fiscales dijeron que numerosos comerciantes de Deutsche se habían involucrado en una práctica conocida como «falsificación»: realizar una orden para comprar o vender productos básicos con la intención de cancelarla antes de que se pueda completar la operación. Esto puede permitir que los comerciantes obtengan ganancias cuando se engaña a otros para que realicen operaciones basadas en información engañosa.

Los acuerdos son el último ojo morado para Deutsche Bank, que ha sido penalizado repetidamente en los últimos años por fiscales y reguladores federales por su participación en el lavado de dinero y por violar las sanciones internacionales.

En 2019, el banco acordó pagar a la Comisión de Bolsa y Valores $ 16 millones para resolver las acusaciones de que utilizó medios corruptos para ganar negocios en China y Rusia. Y en julio, el banco pagó $ 150 millones al Departamento de Servicios Financieros de Nueva York para resolver las acusaciones de que no pudo evitar transacciones sospechosas de Jeffrey Epstein , el delincuente sexual y financiero registrado que murió en agosto de 2019 mientras esperaba el juicio por cargos federales de tráfico sexual.

Pagar sobornos a funcionarios extranjeros y funcionarios con conexiones políticas parece haber sido una práctica estándar en algunos rincones del banco. The New York Times informó en 2019 que Deutsche Bank durante años prodigó a los líderes chinos obsequios costosos y pagó millones de dólares a consultores políticamente conectados mientras trataba de elevar su perfil y conseguir acuerdos lucrativos en China.

Como parte del trato, los cargos penales contra el banco serán desestimados en tres años siempre que no viole el acuerdo de procesamiento diferido. Tales acuerdos son una herramienta común para que los fiscales federales resuelvan investigaciones con empresas y bancos.

El jueves, Boeing celebró un acuerdo de procesamiento diferido de $ 2.5 mil millones con fiscales federales por un cargo de conspiración para defraudar a la Administración Federal de Aviación por el sistema de software utilizado en el avión 737 Max, que quedó en tierra en todo el mundo en marzo de 2019 después de un total de 346 personas murieron en accidentes en Indonesia y Etiopía.

No es inusual que los fiscales federales y las empresas busquen acuerdos de enjuiciamiento diferido para concluir las investigaciones en los últimos días de una administración presidencial, y el acuerdo del viernes se produjo solo unos días antes de que el presidente Trump, un antiguo cliente de Deutsche Bank, dejara el cargo. Trump le debe al banco alemán, su principal prestamista durante las últimas dos décadas, más de 300 millones de dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *