El pelotazo en el Real Valladolid de un bróker de la corrupción en Venezuela

Cocky de la Torre

La inyección de varios millones de euros efectuada en España a través de Octavio Boccalandro al Real Valladolid Club de Fútbol en 2020, durante la pandemia de COVID-19, tiene como aderezo el hecho que Boccalandro ha fungido varias veces como operador de uno de los mayores brokers financieros de la corrupción asociada a los gobiernos del chavismo en Venezuela.

Una persona familiarizada con el asunto ha asegurado que el bróker venezolano ha tomado asiento silenciosamente en la junta de accionistas, solo que lo ha hecho a través de Octavio Boccalandro, una figura poco conocida, de quien una búsqueda en internet arroja algunas imágenes que parecen coincidir.

Octavio Boccalandro

El bróker está emparentado, a través de su esposa, con la familia Salvatierra, muy en boga por estas fechas, tras conocerse que la familia de banqueros venezolanos, especialmente Salvador Salvatierra y su hijo Ignacio Salvatierra, fungieron hace más de tres décadas como albaceas y testaferros de Francisco Rivera Pérez, más conocido como Paquirri, difunto marido de la cantante Isabel Pantoja.

Otra miembro de la familia Salvatierra estaría casada con Walter Alexander Del Nogal Márquez, contra quien un tribunal de Caracas dictó en 2019 una orden de aprehensión por delitos de legitimación de capitales y asociación para delinquir. En el mes de mayo del mismo año la Oficina de Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés), incluyó al venezolano Del Nogal Márquez en su lista de personas designadas, de conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Kingpin Act), por asistir materialmente, prestar apoyo financiero o tecnológico y suministrar bienes o servicios en apoyo en las actividades internacionales de tráfico de narcóticos.

Real Valladolid

Puertas afuera, del Real Valladolid se conoce que en 2018, el mítico ex futbolista brasileño Ronaldo Nazario desembarcó como máximo accionista del equipo. Ese año el exjugador se propuso también comprar en la ciudad de Valladolid el estadio José Zorrilla, valuado en 13 millones de euros; pero también hacer que el club llegara a la Champions al menos en 2024. Tan sólo el primer año, Nazario invirtió 2 millones de euros en la remodelación del estadio, aunque los tropiezos burocráticos le impidieron la inmediata construcción de una Ciudad Deportiva para las categorías inferiores. Hasta 2019 Ronaldo había pagado 19 millones de euros que el equipo debía a la hacienda española y tenía previsto saldar otros 3 millones de euros.

Y aunque no se trata del primer escándalo de su tipo, no está muy claro cómo es que la FIFA y la Liga de Fútbol Profesional de España han permitido que se cuelen al equipo fondos opacos, vinculados a la corrupción en Venezuela, a partir de la presencia allí de Octavio Boccalandro y más concretamente del bróker a quien representa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *