La extesorera nacional venezolana Claudia Patricia Díaz Guillén y su esposo Adrián Velásquez Figueroa son acusados en los Estados Unidos en caso de lavado de dinero

Una ex tesorera nacional venezolana y su esposo aceptaron sobornos masivos de un multimillonario con conexiones políticas que los pagó a través de cuentas bancarias de Estados Unidos para poder acceder al lucrativo sistema de cambio de moneda del gobierno, según un nuevo caso penal federal presentado en Miami.

Según un reporte de Jay Weaver para el Miami Herald, la ex tesorera venezolana Claudia Patricia Díaz Guillén, ex oficial naval, y su esposo, Adrián Velásquez Figueroa, ex guardia de seguridad presidencial, fueron acusados ​​el viernes de aceptar decenas de millones de dólares del multimillonario Raúl Gorrín en un caso de blanqueo y corrupción.

Gorrín, dueño de una estación de televisión en Venezuela junto con propiedades de lujo ahora congeladas en Miami y Nueva York, es considerado fugitivo luego de ser acusado hace dos años como el autor intelectual de la conspiración de soborno durante la presidencia del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez. , quien murió en 2013.

Tanto Díaz, exenfermera de Chávez que se desempeñó como tesorera nacional entre 2011 y 2013, como su esposo, Velásquez, viven en España y se espera que enfrenten la extradición a Estados Unidos.

La pareja se encuentra entre más de una docena de exfuncionarios del gobierno venezolano, empresarios y asociados que han sido acusados ​​de lavado de dinero en Miami como resultado de una serie de investigaciones de corrupción en el extranjero lideradas por Investigaciones de Seguridad Nacional y la Fiscalía Federal. La supuesta malversación de miles de millones ha contribuido al colapso económico de la antigua nación rica en petróleo, lo que ha provocado una falta generalizada de alimentos, viviendas y medicinas, junto con un éxodo de millones de venezolanos.

Díaz sucedió a Alejandro Andrade como tesorero de Venezuela . Andrade, quien alguna vez fue guardaespaldas de Cháve, se declaró culpable y fue sentenciada a 10 años en 2018 luego de cooperar con las autoridades estadounidenses y proporcionar en secreto pruebas sobre ella, su esposo, Gorrín, y un banquero venezolano que operaba un banco en la República Dominicana para dirigir algunos de los pagos de sobornos al grupo, según la acusación de Gorrín y otros registros judiciales.

Andrade admitió en un acuerdo de culpabilidad que había comprado una propiedad ecuestre en el condado de Palm Beach junto con un establo de caballos de salto y una flota de autos exóticos con los pagos de soborno de Gorrín. La extesorera nacional, que se desempeñó en el gobierno venezolano entre 2007 y 2010, entregó más de $ 300 millones en cuentas bancarias y otros activos al gobierno de Estados Unidos .

Gorrín pagó cientos de millones de dólares en sobornos a Andrade antes y después de su mandato como tesorero nacional porque le había presentado al rico empresario a su sucesor, Díaz, según la acusación de Gorrín y los nuevos cargos contra la pareja. Díaz siguió dando acceso a Gorrín al rentable sistema de cambio de divisas del gobierno venezolano, tal como lo había hecho Andrade durante su mandato.

Gorrín, quien vive en Venezuela, está acusada de pagar $ 65 millones a Díaz y su esposo, Velásquez, incluida la transferencia de $ 8,6 millones de cuentas bancarias en Suiza a cuentas en Miami entre noviembre de 2012 y mayo de 2013, según la acusación de Gorrín.

El nuevo caso de conspiración de lavado de dinero cita dos transferencias electrónicas por $ 4 millones y $ 281,000 desde Gorrín a las cuentas bancarias de la pareja en Miami en 2013, según los cargos presentados por la abogada litigante del Departamento de Justicia Vanessa Sisti y el fiscal federal Kurt Lunkenheimer.

Esa conexión con Miami es la base del caso de lavado de dinero, que se centra en la emisión de bonos del Tesoro venezolano y la explotación del sistema de cambio bolívar-dólar del gobierno por parte del grupo liderado por Gorrín.

Gorrín es retratado como el presunto pagador que usó sus cuentas bancarias suizas y el banco de la República Dominicana para hacerse cargo de los lujosos gastos personales de él, Andrade, Díaz y su esposo. Entre los gastos cubiertos por Gorrín en el sur de Florida y Texas: jets fletados, un yate, más de una docena de caballos campeones y relojes de alta gama, según registros judiciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *