El Bendura Bank de Liechtenstein en el centro de nueva controversia por demanda de exempleada y luego del escándalo con fondos venezolanos

El 27 de octubre pasado comenzó un importante proceso judicial en el Principado de Liechtenstein. Una exlíder de un equipo de Europa del Este arrastró a su ex empleador, Bendura Bank, ante el juez.

Se dice que sus jefes la intimidaron después de recibir siempre buenos informes, dice. Después de regresar de la maternidad, fue desterrada a un cuarto trasero donde tuvo que hacer un trabajo deficiente.

Según Inside Paradeplatz, en la aplicación se habla de «ataques a gritos», «rumores infundados», «apartadero». La mujer del cuadro quedó embarazada nuevamente después de su regreso, pero Bendura la despidió.

Cuando la mujer presentó un “certificado médico” sobre el embarazo, Bendura, que pertenece a un grupo de Hong Kong, retiró el aviso y luego desterró a la mujer a una “dependencia del banco en la trastienda”.

No había “teléfono”, ni siquiera para llamadas internas, ni internet, por lo que “no había acceso a correos electrónicos externos ni internos”.

Puro acoso e intimidación, según la mujer, que ahora exige casi 300.000 francos en sueldos abiertos, honorarios legales y “acoso por dolor y sufrimiento”.

Cuando se le preguntó, el nuevo director ejecutivo de Bank Bendura, Peter Krenn, dijo: «Las empleadas en licencia por maternidad también disfrutan de un estatus de protección aún mayor por ley».

«En consecuencia, el banco sólo utiliza los medios de rescisión inmediata como último recurso en caso de violaciones extremadamente graves».

«Hasta ahora, esto solo ha sucedido una vez en los 23 años de historia de nuestra empresa y, por lo tanto, no está en consonancia con nuestra filosofía empresarial».

El Bendura, que surgió del antiguo Valartis y fue vendido a China, acusa a la exgerente de que muchas personas de su equipo se hayan retirado.

Además, con referencia a una investigación interna, se indica que se han producido graves errores. El banco no se vuelve más específico, a la mujer nunca se le permitió ver el informe.

Justo ahora que Bendura está en juicio, otro caso estalla. Su exdirector general Andreas Insam y otros son acusados ​​por las autoridades investigadoras de haber permitido el lavado de fondos de Venezuela.

Recientemente, la policía llevó a cabo redadas en Bendura Bank y en el ex director ejecutivo Insam. Este no quiso comentar sobre preguntas.

En la investigación aparecen nombres «conocidos» de banqueros y ayudantes que en repetidas ocasiones hablaron sobre PDVSA, la petrolera estatal del pobre país latinoamericano.

Una subsidiaria de Bendura, Bendura Fund Management Alpha (BFMA), es el foco de las investigaciones criminales en el estado. Como director general del grupo, Insam fue responsable como presidente del consejo de administración.

A finales de septiembre, Insam dimitió sorprendentemente de sus oficinas en Bendura.

Los investigadores lo acusan a él ya otros acusados ​​de haber “realizado intencionalmente una clasificación de riesgo demasiado baja” en la BFMA, “para no verse obligados a aplicar una mayor debida diligencia y revelar los beneficiarios finales”.

El detonante fue una investigación interna iniciada por el vicepresidente de Bendura Bank. Se trata de Andreas Casutt, conocido socio de Niederer Kraft Frey, el bufete de abogados de Zúrich.

«Es cierto que la junta directiva ordenó una investigación interna en el verano», confirmó un portavoz del Bendura.

“El ex director ejecutivo había decidido desde hacía tiempo jubilarse en el verano de 2021. Anunció su renuncia hace año y medio y, junto con la Junta Directiva, encabezó el cambio generacional ”.

“Los resultados de la investigación interna en relación con una acción civil entablada por un ex socio comercial contra el CEO ahora han acelerado el cambio de generación planificado. No puedo comentar sobre ningún otro asunto interno del banco o detalles de la investigación «.

El thriller criminal y el proceso de trabajo golpearon a Bendura en un momento crítico. Sus ganancias de medio año se derrumbaron en un 77 por ciento, a poco más de 2 millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *