Las tropelías y «tramposerías» del abogado venezolano Alejandro Terán Martínez

Eva Cordero | Opinión

Siguen apareciendo las tropelías cometidas por el abogado venezolano Alejandro Ramón Terán Martínez durante su oscuro pasado tramposo en Guayana y Caracas.

Alejandro Ramón Terán Martínez, nacido el 30 de enero de 1965, egresado del colegio Loyola Gumilla.

Habría que preguntarle al señor de origen italiano, Doménico Tanzi que esgrima todas las andanzas de este pillo quien tiene un historial de tramposerías en su Puerto Ordaz natal, siendo el parte afectada de este sujeto, quien no solo el fue victima, también una señora que vendía pescado en la urbanización Villa Brasil a quien le quedo debiendo dinero en una actividad que con mucho sacrificio le servía para sacar su familia adelante.

En las torres Loefling, muy conocidas en la ciudad de Puerto Ordaz por su excelente ubicación y unas bellas vistas sobre la ciudad y los saltos de agua del Parque Cachamay, La Llovizna y represa Macagua y donde se haría vecino del General Francisco Rangel Gómez, le alquiló un apartamento al empresario y experto en refractarios Doménico Tanzi, esgrimiendo el argumento que vivía allí con un niño autista, con lo cual nunca pago el arriendo, situación que fue escalando hasta que la junta de condominio de las residencias Loefling lograron sacarlo con una medida judicial de un tribunal, dejando el apartamento totalmente destrozado.

Situación similar a la escrita anteriormente habría sucedido en Caracas donde alquilo una quinta en el este de la ciudad llegando a vivir 05 años gratis sin pagar el alquiler, obligando a los dueños de la vivienda a pagarle una especie de indemnización económica para poder recuperar el inmueble y cuando estos propietarios lograron sacarlo de una vez por todas se encontraron con el activo prácticamente destrozado en su totalidad, debiendo invertir una alta suma de dinero en reparaciones para poder dejar habitable la vivienda.

Alejandro Terán Martínez habría adquirido una camioneta con un cheque en dólares, el cual al depositarlo el vendedor, carecía de fondos disponibles.

Así mismo son muchas las agencias arrendadoras de vehículos en el aeropuerto internacional Carlos Manuel Piar que sirve a la ciudad de Puerto Ordaz las cuales fueron estafadas por el jurista, por los pagos realizados con cheques sin fondos.

Habría que preguntarle a los enfermos ocupacionales del sector aluminio que fue lo que hizo Alejandro Terán Martínez con el poder que ellos le dieron firmado para que los representara junto a otro sinvergüenza asociado a este crimen llamado Francisco Peleato.

Son innumerables las historias de estafas y tramposerías cometidas por este rufián del derecho donde nos encontraríamos con el caso de una marchante que vendía cuadros y obras de arte, la infortunada mujer murió de cáncer sin poder cobrarle a Alejandro Terán Martínez unos cuadros que le había vendido y los cuales fueron cancelados por Terán Martínez con cheques que al presentarlos en el banco rebotaron por falta de fondo lo cual es un delito.

Su paso como vicepresidente de RRHH de unas de las empresas del sector aluminio de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), donde sus desmanes abarcaron hechos de corrupción en la discusión de los contratos del transporte para los trabajadores, el comedor y las pólizas de HCM del personal de CVG Bauxilum.

En fuentes confiables se habla que una de las razones por las que este pillo de nombre Alejandro Terán Martínez se encuentra en la ciudad de Houston, Texas es porque habría llegado a un acuerdo con algún escritorio jurídico para ubicar los dineros robados al estado venezolano y tratar de recuperarlos cobrando jugosas comisiones y su fachada seria la de trabajar en el sector petrolero, campo profesional en el que no tiene experiencia por cuanto nunca ha trabajado en el área de petróleos y gas.


Las aseveraciones expuestas en este artículo son solo del autor (a) y no representan de forma alguna afirmaciones u opiniones editoriales de expresa.ME

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *