Venezolanos adquirieron propiedades lujosas en los Estados Unidos sin poder justificar el origen de su riqueza

Jessica Carrillo Mazzali
Chavismo INC.

Los venezolanos ocupan los primeros puestos del ranking de inversión inmobiliaria en la Florida. Once exfuncionarios de Pdvsa, contratistas de alto perfil del chavismo, personajes imputados por la justicia estadounidense y hasta un familiar del presidente Maduro incluido en la lista Clinton, realizaron compras por más de 60 millones de dólares en propiedades

Abrir la puerta del apartamento 45C del edificio One57 de la calle 57, es entrar a uno de los apartamentos más lujosos y caros de Manhattan. Rodeado de ventanas que van del piso al techo, el 45C ofrece vistas privilegiadas de la Gran Manzana desde cualquiera de sus ambientes: Central Park, el río Hudson y, más allá, el horizonte de la ciudad. En cada uno de los espacios de este rincón, hay algo que eleva la categoría a otro nivel: mármol italiano, granito, aberturas que parecen obras de arte, baño privado para cada una de las cuatro habitaciones y una cocina equipada con electrodomésticos de última generación. La dueña es María Lila Rincón, la esposa de Roberto Enrique Rincón Fernández: el empresario venezolano que en 2015 se declaró culpable de lavado de dinero y del desvío de más de 1.000 millones de dólares de la corporación estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en uno de los mayores casos sentenciados de corrupción ocurridos en el país.

Valorado en 17 millones de dólares, este apartamento se encuentra en una de las áreas con el metro cuadrado más caro de la isla. La zona es conocida como el Billonaire Row, la avenida de los multimillonarios, célebre por la concentración de fortunas que se despliegan en un grupo de ocho rascacielos residenciales. El One 57, donde queda el inmueble de la esposa de Rincón, fue inaugurado en 2014. La estructura fue concebida por el laureado arquitecto francés Christian de Portzamparc y sus interiores por su colega danés Thomas Jull-Hansen, también profesional de cartel global. Muchos de los apartamentos de la zona fueron adquiridos como inversión inmobiliaria de grandes capitales y están a la venta, tal como pasa con el de María Lila Rincón.

Así promociona una empresa inmobiliaria al edificio donde María Lila Rincón tiene un piso.

Esa propiedad, sin embargo, no es la única de Maria Lila Rincón en Estados Unidos: la familia posee al menos dos apartamentos más en Brickell, el corazón financiero de la ciudad de Miami. Los inmuebles rondan en total los 19 millones de dólares y forman parte de los hallazgos de un trabajo de investigación periodística que siguió la pista de las propiedades de 11 venezolanos en Estados Unidos, una muestra que refleja la escala de las operaciones de personas de interés en ese país.

La lista incluye a parientes de exaltos cargos gubernamentales —como la esposa de Carlos Erick Malpica, quien no solo fue tesorero de la nación y jefe de las finanzas de la petrolera estatal sino que es sobrino de Cilia Flores, pareja de Nicolás Maduro—; a exfuncionarios de Pdvsa —como Alfonzo Gravina y Karina Núñez, relacionados con la trama de Rincón—; y a contratistas de alto perfil del chavismo y miembros de sus entornos familiares o de negocios —como Naman Wakil, Ricardo Morón, Morela Hernández de Morón, María Lila y José Roberto Rincón, Atahualpa Fernández Arbulu, Franz Muller y Amir Nassar Tayupe— . De los 11 personajes rastreados, cuatro de ellos han sido imputados por la justicia de Estados Unidos y uno está incluido entre las más de 200 personas cercanas al chavismo incorporadas a la lista Clinton del Departamento del Tesoro.

Chavismo INC. identificó 33 propiedades relacionadas con ellos que abarcan un rango de precios que van desde los 220 mil dólares hasta inmuebles de lujo que superan los 17 millones de dólares, y que juntas superan los 60 millones de dólares. Los inmuebles fueron adquiridos entre los años 2006 y 2019 en Estados Unidos, uno de los más buscados por quienes quieren invertir en propiedades y pasar desapercibidos. Todas las propiedades rastreadas para este trabajo se encuentran en el estado de la Florida —principalmente en el vecindario de Brickell— a excepción de dos que quedan en Texas y en Nueva York. La mayoría se encuentran a nombre de empresas que no registran actividad comercial, salvo ser la propietaria del inmueble. Otras, a nombre de esposas, socios y familiares, y en algunos casos han sido compradas para luego ser vendidas a pérdida unos meses después.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Bienes Raíces, los venezolanos figuran desde 2003 en los primeros lugares entre los latinoamericanos que más compran propiedades en el suelo estadounidense, que se ha convertido en uno de sus destinos favoritos para migrar. La mayoría hizo operaciones legales en el mercado inmobiliario, pero sobre otros se han posado los ojos de las autoridades locales que llevan la delantera en la lucha contra la corrupción proveniente de Venezuela. Solo en el sur de Florida, que ha atraído la mayor parte de la migración, se han incautado bienes por más de 450 millones de dólares, de los cuales una parte han sido inmuebles. Hasta la fecha, en Estados Unidos se comenzaron 38 investigaciones y causas judiciales que involucran más de 100 personas y evidencian el desfalco al Estado venezolano por más de 16.049 millones de dólares, según cifras de Chavismo INC. 

Nada de esto amedrentó a los venezolanos vinculados al poder chavista que, de todas maneras, invirtieron en propiedades. Hacerlo es legítimo: cualquiera puede comprar una casa donde quiera, sólo en algún momento deberá acreditar de dónde viene el dinero que le permite hacerlo. Chavismo INC. sólo comparte aquí las adquisiciones, relaciones y otro tipo de interacciones que pueden acercar una dimensión del patrimonio y el alcance de un listado de personas de interés en el mundo.

La información fue obtenida tras rastrear, entre otros documentos, casos judiciales, registros de empresas y patrimonio de personas vinculadas al chavismo en 69 países, con los que se construyó una base de datos. La iniciativa de investigación transnacional de Transparencia Venezuela en alianza con la plataforma latinoamericana de periodismo CONNECTAS y Alianza Rebelde Investiga (ARI), en la que participaron periodistas e investigadores de Venezuela, Argentina, Panamá, España, Estados Unidos, República Dominicana, El Salvador, Nicaragua, Uruguay y Bolivia.

LLC propietarias

El apartamento 45C del edificio One57 de la calle 57, uno de los más lujosos y caros de Manhattan, está a nombre de la empresa Unit 45c Holding LLC, registrada en Texas. Este inmueble ahora está en venta —“One57 es donde te espera una vida lujosa”, se lee en el anuncio— por 16 millones de dólares. Fue comprado en marzo de 2015 por 17.3 millones de dólares pagados en efectivo, según los registros de la propiedad a los que tuvo acceso Chavismo INC. La empresa comparte dirección con varias pertenecientes a Roberto Rincón en el estado de Texas, y es manejada por Maria Lila Rincón.

Un grupo de 25 propiedades identificadas en esta investigación fueron adquiridas por empresas vinculadas a las personas de interés. En este grupo se encuentran la propia María Lila Rincón, y su apartamento de lujo en Manhattan; la casa de película que un empresario le reservó a la exanalista de compras de Pdvsa, Karina Nuñez; y las de los contratistas Ricardo Morón, Morela Hernández de Morón, Atahualpa Fernández Arbulu, Amir Nassar Tayupe, Naman Wakil y Diego Villarroel Atela.

La legislación de Estados Unidos permite que los compradores usen empresas que no están obligadas a tener actividad económica, lo que facilita el ocultamiento de bienes: en muchos casos es casi imposible conocer con certeza la fuente de dinero detrás de este tipo de empresas, ya que los compradores pueden registrar las sociedades fantasma a nombre de contadores, abogados o familiares. Chavismo INC. muestra que es una modalidad común, y muy usual, en otras jurisdicciones, como Panamá. A veces, las compras las realizan grupos de inversores, lo que oculta aún más el origen de los fondos. A eso hay que sumarle que la directiva de cualquier compañía puede cambiar, sin que tenga que ser reportado en los registros de propiedad del inmueble. Por eso, por cuestiones de riesgo y secrecía, muchos eligen esa modalidad. 

En el caso de María Lila Rincón, el uso de empresas para la compra de propiedades no se limita al apartamento de la ciudad de Nueva York: es dueña de al menos dos propiedades ubicadas en el mismo edificio en Brickell, el centro financiero de la ciudad de Miami. Ambas están registradas a nombre de empresas controladas por Rincón y cuyo elemento común entre las tres propiedades es su agente registrador.

Estas compras de inmuebles se efectuaron a pesar de estar en la mira del Departamento de Justicia estadounidense, que sospecha que Maria Lila Rincón Bravo y su hijo, José Roberto Rincón Bravo, formaban parte de un grupo de personas que colaboraron con el magnate Roberto Rincón, esposo y padre de ambos, en el esquema de corrupción del que se declaró culpable. Aunque no han sido imputados de ningún cargo, la sospecha del Departamento de Justicia quedó registrada en documentos judiciales.

Pero no solo la justicia de Estados Unidos estaba tras la pista de los Rincón-Bravo. En junio de 2018, las autoridades de España detuvieron en una hacienda, a las afueras de Madrid, a José Roberto Rincón Bravo y a su madre, Maria Lila Rincón —ver aquí—. En la detención quedó en evidencia el lujoso estilo de vida de la familia del empresario. La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional española y la Fiscalía Anticorrupción incautaron vehículos de alta gama, obras de arte, vinos y joyas. La UDEF necesitó 17 páginas para reflejar en las actuaciones todas las joyas intervenidas, valoradas por las autoridades en 12 millones de euros, aunque el diario español El Confidencial estima que el valor comercial podría triplicarse. Maria Lila Rincón y su hijo esperan el juicio en libertad. A sus abogados se le envió un cuestionario sobre los temas planteados en esta investigación y no respondieron.

Los beneficios del efectivo

La compra de inmuebles a través de empresas y pagadas en efectivo, ha hecho que el mercado inmobiliario, en particular el de alta gama, sea cada vez menos transparente y más atractivo para quienes desean ocultar activos dentro de los Estados Unidos. Datos analizados por el New York Times revelan que en los últimos años casi la mitad de las compras residenciales de más de 5 millones de dólares fueron realizadas por compañías fantasma.

Otro caso de compra de inmuebles a través de firmas es el de la empresa Luxe Investments Corp., registrada en Florida a nombre de Diego Alejandro Villarroel Atella. Esa sociedad es propietaria de una casa valorada en casi 3 millones de dólares, en el vecindario Pinecrest de Miami. ¿Quién es el verdadero dueño? Diego Alejandro Villarroel Atella, un joven venezolano, socio de Luis David Chacín Imbrondone, el hijo del empresario y contratista Luis Chacín Haddad, condenado en Estados Unidos a cuatro años de prisión por hechos de corrupción vinculados con la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec). En su perfil de Facebook, Villarroel evidencia una carrera meteórica: pasó de vender celulares y televisores en 2014, para luego vender y comprar dólares, cemento y cabillas en 2017, hasta convertirse en contratista de Corpoelec en 2019.

Villarroel y Chacín Imbrondone son socios de Guangzhou Ballac Trading Limited C.A., una empresa inscrita en el Registro Nacional de Contratistas (RNC) en Venezuela. De acuerdo a su página web, ofrece servicios de demolición, recuperación, almacenamiento, transporte, reciclaje y servicio de contenedores. Villarroel, además, es propietario de una empresa homónima, Guangzhou Ballac Trading Limited, LLC, registrada en el estado de la Florida y que, según datos de importación de la base de datos Import Genius, suplió en julio de 2019 de dos compresores tipo LMF a Corpoelec. La información de la importación revela que Guangzhou Ballac Trading Limited LLC actuó como intermediario entre la empresa fabricante, LMF, y Corpoelec. Villarroel fue contactado por Chavismo INC. pero no respondió al cuestionario enviado.

Además de las operaciones como la de Villaroel, con la compra de propiedades a través de empresas, Chavismo INC. evidencia la adquisición de inmuebles a través de familiares y socios. En esta lista se ubica Naman Wakil, un exvendedor ambulante vinculado al sector de la alimentación en Venezuela, que posee inmuebles a nombre de empresas, a nombre propio y de su esposa. Wakil se ubica dentro de todos los patrones identificados de compra de inmuebles en Estados Unidos. En Venezuela es conocido por ser el cuñado del exministro de alimentación, Carlos Osorio, un general del Ejército venezolano que por varios años controló las importaciones en materia de alimentos en el país, y por la posibilidad de obtener contratos con el Estado venezolano gracias a esta relación. Justamente en ese rubro amasó su fortuna Wakil: compraba carne y aves de corral baratas en Brasil, algunas de ellas cerca de su fecha de vencimiento, y luego las vendía a los programas de alimentación del Estado.

Un reportaje de Bloomberg publicado en 2019 reveló que Wakil ordenó a sus banqueros suizos que transfirieran 5.9 millones dólares a familiares de Carlos Osorio, como pago por otorgarle contratos para la venta de carne. Tanto Wakil como sus beneficiarios, utilizaron cuentas en el Compagnie Bancaire Helvetique S.A. (CBH), con sede en Ginebra.

La investigación del medio norteamericano cuenta que en junio de 2012, Wakil obtuvo un contrato para suministrar a Venezuela unas 70 mil toneladas métricas de carne de res, pasta y aceite de cocina. Para 2015, su fortuna personal había alcanzado los 400 millones de dólares, según se evidenció en la investigación global Panama Papers.

Unos 19 millones de dólares de esa fortuna se encuentran distribuidos en 13 propiedades dentro del estado de la Florida. De ellas, ocho están registradas bajo empresas, cinco son propiedad del propio Wakil y su esposa, Ingrid Maria Sayegh Sakka; dos en el mismo edificio: el 951 de Brickell Ave. de Miami. En la transacción de esos apartamentos hay una curiosidad: se los compró a Atahualpa Fernández Arbulu, un empresario estrechamente vinculado al mundo militar venezolano, los textiles y el agua embotellada. Wakil y Fernández, además, eran propietarios de apartamentos en la polémica Torre Porsche Design de Miami, un lujoso rascacielos de 60 pisos con elevadores para automóviles donde otros venezolanos conectados con casos revisados por la justicia estadounidense tenían también propiedades. Chavismo INC. contactó a Wakil para pedir sus comentarios sobre estas actividades, pero no se recibió respuesta.

Un abogado que también es socio

El nombre de Amir Nassar Tayupe orbita alrededor de Alex Saab Morán y Álvaro Pulido, los empresarios colombianos acusados de mover dinero proveniente de las actividades y corrupción con planes de vivienda y alimentación en Venezuela. No solo por ser su abogado y quien introdujo, en nombre de Saab y Pulido, la demanda contra periodistas del portal de periodismo de investigación Armando.info; sino por ser miembro de la directiva de Global Foods Tradings: la empresa panameña que, según el portal, obtuvo contratos en el sector de alimentos con el gobierno venezolano por 125 millones de dólares para el suministro de soya, maíz, arroz y trigo.

Nassar Tayupe aparece como propietario de al menos seis inmuebles en el estado de la Florida, puntualmente en las ciudades de Doral y Miami. Juntas, la media docena de propiedades superan los 2.5 millones de dólares. Al igual que Namal Wakil, Nassar Tayupe ha realizado las compras siguiendo los patrones identificados en la investigación: a nombre de empresas, venta de inmuebles a pérdida y propiedades a nombre de socios o familiares. Las empresas que ha usado se encuentran registradas en el estado de la Florida, y la mayoría de ellas son controladas directamente por él. En solo una comparte el asiento en la directiva. En España también figura su nombre asociado a una empresa inmobiliaria con sede en un lujoso barrio de Madrid y en Panamá, aparece en dos empresas, según el rastreo de Chavismo INC.

Nassar Tayupe compartía la directiva de Global Foods Tradings con Emmanuel Rubio González, hijo de Álvaro Pulido, quien ha sido representante de los empresarios en otros negocios. Pero adicionalmente, Global Foods Tradings comparte dirección con la empresa de Saab y Pulido, Group Grand Limited, empresa sancionada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y señalada de formar parte de un esquema de corrupción en el sector de alimentos en Venezuela, específicamente con las cajas de comida subsidiada distribuidas por el Estado venezolano, conocidas como Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). En su momento, Nassar Tayupe respondió a los periodistas de Armando.info que asumió una posición directiva en la empresa Global Foods Tradings en un momento posterior al de los negocios que la firma hizo con el gobierno de Nicolás Maduro. Para este trabajo se le remitió un cuestionario para obtener sus comentarios sobre la compra de estos inmuebles y el origen de los fondos, pero al cierre de esta edición no se recibió respuesta.

Saab está preso en Cabo Verde, país donde ya se aprobó su extradición a Estados Unidos.

Las rutas de un sancionado

La documentación reunida en Chavismo INC. también muestra que la esposa de Carlos Erick Malpica Flores, Damaris Hurtado, fue propietaria entre 2012 y 2018 de una casa, valorada en 300 mil dólares, ubicada en el vecindario de Lake Nona, de Orlando. Los documentos de venta de la residencia coinciden con la dirección en Venezuela de la familia Malpica Hurtado en la urbanización La Viña, en Valencia, estado Carabobo.

Malpica Flores está incluido en las listas del Departamento del Tesoro al igual que su tía Cilia Flores, esposa de Maduro, a quien en Venezuela desde el poder no le llaman primera dama sino “primera combatiente”. Los hijos de ellas y el propio Nicolás Maduro igualmente están mencionados en las listas. Su inclusión forma parte de una serie de acciones para combatir la corrupción proveniente de Venezuela por parte del gobierno estadounidense, que hasta la fecha, ha sancionado a unas 200 personas y entidades del entorno de Maduro. También personajes cercanos al gobierno venezolano han sido imputados o condenados por delitos de lavado de dinero, narcotráfico, soborno, entre otros.

Carlos Erick Malpica Flores podría estar enfrentando cargos ante la justicia estadounidense por su posible participación en el caso Money Flight, un esquema de corrupción que implicó el desvío de 1.200 millones de dólares de la estatal Pdvsa. Malpica Flores mantiene su vida personal bajo perfil: de su vida se conoce poco, no suele aparecer en público ni dar declaraciones. Cuando una alianza de medios en Venezuela publicó una investigación sobre sobre la expansión de sus negocios familiares en Panamá y otros destinos, Malpica Flores evitó responder. De la vida de su esposa, se sabe menos: los detalles de su cuenta individual en el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) muestran que al menos hasta 2009 fue empleada de ese organismo.

Ese año Damaris Hurtado y su esposo compraron un tiempo compartido en el hotel Grande Vista de la cadena Marriot. El contrato fue por una cifra minúscula con respecto a las que ha manejado extesorero y el jefe de finanzas de Pdvsa: 20 mil dólares. Ello les permitiría disfrutar de la unidad 7645 en la semana 29 de cada año, hasta el 2056, en la ciudad de Orlando, en el estado de la Florida.

En marzo de 2017, la cadena hotelera introdujo un “derecho de reclamo” por el impago de 1.584 dólares. En agosto de ese mismo año, Grande Vista procedió a embargar el tiempo compartido del extesorero de la nación. Lo que ocurrió después supuso un desafío al gobierno estadounidense, por un precio mínimo.

Malpica Flores fue sancionado por Estados Unidos en julio de 2017 por su supuesto vínculo con hechos de corrupción en Pdvsa. Documentos de los registros públicos de Florida evidencian que en octubre de 2017 él y su esposa compraron nuevamente al hotel Marriot el tiempo compartido dentro del hotel Grande Vista, lo que indica que habrían violado las sanciones del Departamento del Tesoro. Chavismo INC. intentó contactar al matrimonio para obtener sus comentarios, pero no logró dar con ellos: hasta en sus perfiles de redes sociales y blogs cierran la posibilidad de contacto directo, aunque se les dejó comentarios públicos para solicitar otra vía de comunicación. También se consultó a la cadena Marriot, para conocer sus comentarios sobre la transacción, pero no se obtuvo respuesta. Los demás mencionados en este trabajo tampoco respondieron.

Los demás mencionados en este trabajo también fueron contactados, pero tampoco respondieron. 

Lea aqui

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *