Registros desclasificados revelan presuntos vínculos del expresidente colombiano Álvaro Uribe con paramilitares y el narcotráfico

Michael Evans | Traducción
National Security Archive, The George Washington University

Bajo arresto domiciliario en un caso que lo vincula con un temido bloque paramilitar, el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, quizás la figura política más importante de la historia colombiana, encuentra su legado en la balanza. Documentos desclasificados publicados hoy revelan nuevos detalles sobre sus presuntos vínculos con narcotraficantes y los grupos paramilitares que lo llamaron “El Viejo”.

Un  memorando  de 2004 muestra que un alto diputado del Pentágono le dijo al secretario de Defensa Donald Rumsfeld que «es casi seguro que Uribe tuvo tratos con los paramilitares» durante el período en cuestión en el caso actual. El documento es la primera evidencia desclasificada disponible de que las preocupaciones sobre los presuntos vínculos paramilitares de Uribe alcanzaron los niveles más altos del Departamento de Defensa.

Otro punto destacado es un  cable de 1997 que describe la visión de un congresista colombiano sobre la situación paramilitar en el oriente de Antioquia y «la red de relaciones» entre el entonces gobernador Uribe, «terratenientes, paramilitares y guerrillas». El congresista dijo que Uribe, él mismo un ganadero, tenía vínculos con otros terratenientes de la zona que «pagan a los paramilitares para que vayan tras la guerrilla».

Los registros publicados hoy incluyen «copos de nieve» de Donald Rumsfeld, informes de la Agencia de Inteligencia de Defensa, cables de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, una directiva de decisión presidencial, un informe de la CIA sobre los vínculos del ejército colombiano con las fuerzas paramilitares y otros materiales. El Archivo de Seguridad Nacional los obtuvo bajo la Ley de Libertad de Información y el proceso de Revisión de Desclasificación Obligatoria.

Los funcionarios del Pentágono y de la embajada de Estados Unidos describen varios relatos de los supuestos vínculos de Uribe con los paramilitares que se remontan a su época como gobernador en la década de 1990. También muestran que los funcionarios estadounidenses tenían una disposición positiva hacia él porque lo veían como un individuo especialmente calificado para hacer frente a las múltiples crisis de seguridad de Colombia. Por ejemplo, un memorando del Pentágono de 2003 informó que el “liderazgo agresivo” y los “recientes éxitos militares” de Uribe brindaron “una ventana de oportunidad para asestar un golpe devastador a los narcoterroristas”.

* * * * *

El 5 de agosto de 2004, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, recibió un memorando alarmante de un alto diputado sobre Álvaro Uribe Vélez, el primer presidente colombiano que Estados Unidos consideraba un socio estratégico clave en América Latina.

Un “informe de inteligencia militar estadounidense de 1991 recientemente desclasificado” citado esa semana en el New York Times , Newsweek y Los Angeles Times , “vinculaba al presidente colombiano Uribe con narcotraficantes, específicamente Pablo Escobar, jefe del Cartel de Medellín”.

El informe de 1991 citado en el memo colocó a Uribe, entonces senador, entre las principales figuras del narcotráfico de Colombia. La lista de la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA), que incluía información sobre más de 100 personas vinculadas al negocio de los narcóticos, dijo que Uribe estaba «dedicado a colaborar con el Cartel de Medellín en los altos niveles del gobierno» y era «un amigo íntimo de Pablo Escobar». que había «trabajado para el Cartel de Medellín».

El Archivo de Seguridad Nacional descubrió el informe de inteligencia sobre los vínculos narco de Uribe a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA), como parte de un esfuerzo por abrir archivos secretos estadounidenses sobre el conflicto colombiano. Dieciséis años después de la liberación de la FOIA, con Uribe ahora bajo arresto domiciliario en un caso que lo vincula con grupos paramilitares del narcotráfico, otra solicitud de acceso a la información revela cómo reaccionaron altos funcionarios del Pentágono después de enterarse de uno de sus propios informes de inteligencia desclasificados que un El socio estadounidense de confianza era miembro del hampa de narcóticos de Colombia.

El memorando de 2004 sobre las revelaciones de Uribe es parte de un nuevo Libro Informativo Electrónico de registros desclasificados publicado hoy aquí que abarca unos 25 años de rumores, acusaciones y pruebas de los vínculos de Uribe con paramilitares y narcotraficantes.

“Es casi seguro que Uribe tuvo tratos con los paramilitares (AUC) mientras era gobernador de Antioquia, va con el trabajo”, según el memorando de 2004 de Peter Rodman, quien fue subsecretario de defensa para asuntos de seguridad internacional de 2002 a 2007. El memo de Rodman a Rumsfeld incluía una copia del informe desclasificado de la DIA , publicado a principios de esa semana en el sitio web del Archivo de Seguridad Nacional , junto con un par de artículos de Newsweek que describen las revelaciones.

Aunque Rodman no dudaba de los vínculos de Uribe con los paramilitares, le dijo a Rumsfeld que no había visto «informes que sugirieran que las drogas fueran parte del panorama». Pero una colección de documentos desclasificados del Departamento de Estado publicados por el Archivo de Seguridad Nacional en 2018 (y también presentados en el New York Times ) muestra que durante años los diplomáticos estadounidenses albergaron serias preocupaciones sobre los vínculos de Uribe con los narcos, incluyéndolo, por ejemplo, en un cable identificando sospechosos de narcopols colombianos. En otro caso, un aliado de Uribe le dijo a la Embajada que los notorios hermanos Ochoa Vásquez, cofundadores del Cartel de Medellín, habían “financiado” la campaña del Senado de Uribe. En otro cableEl embajador de Estados Unidos en Colombia, Morris Busby, quien coordinó los esfuerzos de Estados Unidos para ayudar a Colombia a derrocar a Pablo Escobar, dijo que creía que había «sustancia en los rumores» de que Uribe y otros políticos tenían vínculos con intereses de narcóticos.

Pero aunque Rodman se mantuvo escéptico sobre los vínculos de Uribe con los narcos, en 2004 ya no había ninguna duda de que los grupos de milicias paramilitares con los que presumía que Uribe trataba como gobernador estaban profundamente arraigados en el narcotráfico, además de ser responsables de algunos de los problemas. actos de violencia más atroces durante el conflicto.

En 2001, la administración de George W. Bush agregó las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) , la organización paramilitar más importante del país, a la lista de Organizaciones Terroristas Extranjeras de Estados Unidos, junto con los grupos rebeldes de las FARC y el ELN, citando “al menos 75 masacres que resultaron en la muerte de cientos de civiles ”. En 2002, el Departamento de Justicia acusó a los principales líderes de las AUC por traficar más de 17 toneladas de cocaína a los EE. UU. Un mes después, una directiva de política de la administración Bush ( Directiva presidencial de seguridad nacional 18 ) liberó la asistencia de seguridad relacionada con las drogas de los EE. UU. A Colombia para su uso en operaciones antiterroristas, encontrando que tanto las FARC como las AUC obtienen entre el 30 y el 60 por ciento de sus ingresos del narcotráfico.

Los supuestos vínculos de Uribe con las AUC son de gran interés ahora en Colombia, donde el expresidente se encuentra bajo arresto domiciliario por presunta manipulación de testigos en un caso que lo vincula a él y a su hermano Santiago con la creación del notorio grupo paramilitar Metro Bloc. Desde entonces, el ex presidente renunció al escaño en el Senado que recuperó en 2014. Más recientemente, la Corte Suprema ha pedido a Uribe que testifique en casos de masacre paramilitares que la Corte ha considerado crímenes de lesa humanidad.

Los documentos publicados hoy aquí refuerzan la idea de que los vínculos de Uribe con las milicias ilegales siempre han sido un secreto a voces, parte de una aceptación más amplia de los paramilitares entre ciertas élites colombianas. La información que vinculaba a Uribe con los paramilitares, considerada por algunos como una fuerza más eficaz contra la guerrilla, era algo que muchos, tanto en Colombia como en Estados Unidos, estaban dispuestos a pasar por alto si cumplía con cuestiones de mayor prioridad.

* * * * *

De hecho, no hay indicios de que los presuntos vínculos paramilitares de Uribe hayan tenido algún impacto en la asistencia de Estados Unidos al gobierno colombiano, que, por el contrario, alcanzó nuevas alturas durante la presidencia de Uribe. [1]  Los supuestos vínculos de Uribe con una organización terrorista designada por Estados Unidos eran mucho menos importantes que su desempeño como presidente, que Estados Unidos veía favorablemente.

Uribe asumió el cargo en 2002 después de que el presidente anterior, Andrés Pastrana, intentó pero no logró asegurar un pacto de paz con las FARC, el grupo rebelde más grande del país, y finalmente puso fin a las negociaciones durante la campaña presidencial de 2002. En el Pentágono, los altos funcionarios se mostraron complacidos con las promesas de Uribe de intensificar la campaña militar contra los insurgentes y especialmente con su voluntad de ampliar el papel de Estados Unidos en la guerra civil del país.

El Pentágono tenía grandes planes para Colombia. Una serie de memorandos desclasificados de «copos de nieve» de enero de 2002 muestran que Rumsfeld se centró en eliminar las restricciones a la ayuda estadounidense a Colombia (implementadas por el Congreso y la administración Clinton) y ampliar el papel de Estados Unidos en la guerra de Colombia. En uno, Rumsfeld sugirió que la posible cancelación de Pastrana de las conversaciones con las FARC «podría darnos una oportunidad», y pidió al personal del NSC que lo investigara. Unos días después, Rumsfeld pidió a su adjunto principal , Paul Wolfowitz, que proponga soluciones legislativas y de otro tipo “para que podamos enfrentar el terrorismo en Colombia utilizando las capacidades autorizadas para los fondos de drogas”, y agregó: “Me parece que el los problemas se entremezclan «.

Rumsfeld articuló una visión para expandir las operaciones de contrainsurgencia en Colombia, prohibidas bajo las directrices políticas vigentes en los Estados Unidos, en un memorando del 20 de marzo de 2002 . El secretario de Defensa sugirió el establecimiento de «un grupo de trabajo conjunto» en el Comando Sur de Estados Unidos (SOUTHCOM) y el Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos (SOCOM) «para pensar en lo que podríamos hacer en Colombia si nos lo pidieran». Rumsfeld dijo que el grupo «tendría que decidir qué victoria sería y luego pensar en un plan para lograr lo que decidimos caracterizar como victoria».

Hay mucha historia en la derrota de insurgencias: en las Filipinas de 1898-1902, en Nicaragua con los marines en la década de 1920, durante la guerra civil griega en la década de 1940, en Malasia en la década de 1950 e incluso en algunos esfuerzos de pacificación en Vietnam del Sur. que funcionó durante las décadas de 1960 y 1970.

Rumsfeld dijo que la nueva estrategia de Colombia «encajaría en la categoría de construcción de la nación» y sugirió que el grupo «podría estar en contacto con gente de la CIA, la DEA, el Tesoro y el Estado, y también probablemente coordinar con Wayne Downing», el coordinador de contraterrorismo en el Consejo de Seguridad Nacional (NSC). Dijo que el grupo también debería consultar con la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) —la agencia militar que inventó la famosa Internet— “para ver qué programas se están desarrollando para vigilancia, inteligencia, etc. que podrían ser útiles” en Colombia. Además, sugirió que el grupo de trabajo hablara con Arthur Cebrowski, jefe de la Oficina de Transformación de Fuerzas del Pentágono, sobre «la guerra centrada en redes aplicada a selvas, áreas urbanas e insurgencias».

Pero el Pentágono necesitaría un socio dispuesto, y Uribe era el tipo de líder que querían. En un memo,  Rodman dijo que los diputados del Consejo de Seguridad Nacional estaban optimistas de que Uribe, entonces el presidente entrante, promovería los intereses de Estados Unidos al ayudar a convencer al Congreso de Estados Unidos y otros miembros de la administración de que profundizaran la participación de Estados Unidos.

Los diputados coincidieron en que la elección de un nuevo presidente por parte de Colombia debería reforzar el rumbo en el que ya se ha embarcado la política estadounidense. Gran parte de nuestra inhibición (y la del Congreso) se basaba en la preocupación de que los colombianos, bajo Pastrana, no estuvieran haciendo lo suficiente. Uribe promete aportar la voluntad política.

Una respuesta a la pregunta de Rumsfeld sobre cómo medir el éxito en Colombia fue el recuento de muertos. El uso de guerrilleros muertos como marcador de avance en la guerra fue un tema que luego llegaría a dominar las noticias en Colombia en relación con los “Falsos Positivos”, un escándalo en el que oficiales del Ejército colombiano conspiraron en el asesinato de miles de civiles. que fueron contados falsamente entre las bajas insurgentes para inflar artificialmente el recuento de cadáveres. El caso es uno de varios escándalos importantes de derechos humanos que afectaron a la presidencia de Uribe.

Un memorando de 2003 a Rumsfeld  de Marshall Billingslea, el subsecretario de operaciones especiales del Pentágono, también promocionaba el número de soldados de las FARC asesinados por «unidades de comando» especiales entrenadas por Estados Unidos bajo Uribe, diciendo que la estrategia mejorada de contrainsurgencia «estaba comenzando a producir dividendos». Billingslea también destacó la gran cantidad de miembros de “altos mandos de las FARC” asesinados y capturados en misiones de High-Value Target (HVT) durante ese tiempo.

El Pentágono vio a Uribe como un individuo calificado para lidiar con las múltiples crisis de seguridad de Colombia, y dijo que su «liderazgo agresivo» y sus «recientes éxitos militares» proporcionaron «una ventana de oportunidad para asestar un golpe demoledor a los narcoterroristas», y agregó que «el presidente Uribe sólo le quedan unos años para completar esta tarea «. Apenas unos meses después, Rodman le dijo a Rumsfeld que «un elemento clave de nuestro éxito ha sido el propio Uribe».

Finalmente, Uribe extraditó cifras récord de sospechosos de tráfico de drogas a Estados Unidos, negoció la desmovilización de miles de paramilitares y, a través de una agresiva campaña militar,  redujo en más de la mitad  el número de guerrilleros insurgentes armados en el país. También consiguió miles de millones en ayuda estadounidense, la mayor parte de ella asistencia en materia de seguridad según lo previsto por Rumsfeld. En 2009, George W. Bush le otorgó a Uribe la Medalla Presidencial de la Libertad.

Incluso ahora, una década desde que Uribe dejó el cargo, los funcionarios estadounidenses continúan defendiendo el historial de Uribe, y el vicepresidente Mike Pence lo etiquetó como «Héroe» en un tweet reciente donde, en un paso muy inusual para un vicepresidente estadounidense, también llamó a Que los colombianos permitan que el expresidente «se defienda como un hombre libre».

Pero en Colombia, la evidencia de los supuestos vínculos de Uribe con los paramilitares ha ido aumentando durante años, y la popularidad del expresidente ha ido cayendo de manera constante. La reciente decisión de la Corte de detener a Uribe significa que su formidable legado político, ya empañado por persistentes sospechas sobre sus presuntos vínculos con los narcotraficantes y varios abusos de derechos humanos asociados con su presidencia, ha enfrentado el desafío más difícil hasta el momento. Si es declarado culpable, corre el riesgo de hasta ocho años de prisión y es casi seguro que enfrentará más desafíos legales por parte de las víctimas de los grupos que se dice que él y su hermano Santiago han promovido.

* * * * *

Los problemas legales actuales de Uribe se remontan a la década de 1990, cuando el poder paramilitar se expandía rápidamente en Antioquia, el departamento colombiano que gobernó entre 1995 y 1998. Documentos desclasificados de este período crítico describen un rápido deterioro de la situación de los derechos humanos a medida que los grupos paramilitares, liderados por las AUC, participaron en una serie de brutales ataques contra personas y comunidades que se cree están vinculadas a la insurgencia.

Uno de ellos cuenta la historia de Jorge Valencia Cardona, dentista, ganadero y diputado suplente que representó a un distrito rural del oriente antioqueño que albergaba el Metro Bloc de las AUC y la hacienda Guacharacas de la familia Uribe.

El congresista interino sabía mucho sobre cómo operaban los grupos de milicias ilegales en el estado natal de Uribe. En una reunión privada con funcionarios de la embajada de Estados Unidos en abril de 1997 , Valencia describió un episodio desgarrador que ilustra gráficamente hasta qué punto el entonces gobernador Uribe influyó en los grupos paramilitares de la región.

Con los rifles en la cabeza y las manos atadas a la espalda, Valencia aparentemente no tenía opciones. Los paramilitares encapuchados amenazaron con matarlo si no admitía colaborar con los insurgentes de izquierda. Uno lo acusó de esconder un alijo de armas de la guerrilla en su propiedad.

Pero Valencia insistió en que no había hecho nada malo y no apoyaba a los rebeldes.

“Aterrado por su vida, ofreció dinero a sus captores”, según la historia que contó a los funcionarios de la Embajada, que luego fue transmitida en un cable al Departamento de Estado . “Se rieron y dijeron que tenían mucho dinero y armas; lo que querían era información «. Pero Valencia sostuvo que no tenía nada útil que compartir.

“Lo que lo salvó”, según el cable, “fueron unos documentos en su maletín que mostraban que conocía al gobernador de Antioquia, Álvaro Uribe Vélez”.

“Diciendo, ‘Oh, ya conoces El Viejo’, sus captores lo soltaron y no lo han molestado desde entonces”, según cuenta Valencia, usando un apodo para Uribe que significa “el viejo”.

Curiosamente, es el mismo apodo que utiliza el confidente de Uribe, Carlos Eduardo López, para referirse al expresidente en una comunicación interceptada recientemente aparecida con el paramilitar encarcelado Juan Guillermo Monsalve. Las autoridades colombianas están analizando si esa conversación fue parte de un esfuerzo para presionar ilegalmente a Monsalve para que se retracte de una declaración que vincula a Uribe y a su hermano Santiago con la formación del frente paramilitar conocido como Bloque Metro en San Roque, Antioquia.

Quizás no sea una coincidencia que la Embajada sondeó las opiniones del diputado itinerante apenas unos días después de que las AUC anunciaran su formación como grupo coordinador nacional de los grupos paramilitares del país. El anuncio marcó una nueva era de huelgas paramilitares más grandes, más agresivas y más estrechamente coordinadas contra comunidades e individuos con supuestos vínculos con la guerrilla.

El poder y la influencia de los paramilitares han ido aumentando de manera constante durante algún tiempo. Carlos Castaño, el portavoz de las AUC, había estado en el radar de los funcionarios estadounidenses desde sus días en el Cartel de Medellín, cuando él y su hermano Fidel coordinaban la seguridad de los narcotraficantes más notorios del mundo. Entrenado por mercenarios extranjeros y alimentado por las ganancias del narcotráfico, a mediados de la década de 1990 Castaño era el rostro del paramilitarismo colombiano con creciente influencia en la política colombiana y entre las fuerzas de seguridad del Estado.

La Embajada dijo que Valencia iba a tener un “Sr. La reacción de Smith Goes to Washington ”a su inesperada participación en la política colombiana. Pero si en verdad era un neófito político, Valencia conocía de primera mano los horrores del conflicto en su estado natal, donde las FARC, el ELN y el EPL habían luchado durante años contra los paramilitares, el ejército colombiano y la Policía Nacional por el control de áreas estratégicas. En una conversación de 90 minutos, Valencia “describió una grave situación de seguridad en la zona rural del este de Antioquia”, y señaló que había sido secuestrado y amenazado por actores armados en todos los lados del conflicto. Valencia pidió “varias veces” que los funcionarios de la Embajada no “revelaran lo que decía, ya que su franqueza era ‘arriesgada’”.

Así como Rodman caracterizaría más tarde los tratos paramilitares de Uribe como parte del «trabajo», Valencia vio esos lazos como una consecuencia natural e inevitable de las obligaciones de Uribe como gobernador. Dijo que “la mayoría de la gente quiere ver a la guerrilla ‘derrotada y no le importa si esto lo logran las fuerzas armadas, los paramilitares’ o una bomba atómica ‘”.

La opinión de Valencia era típica de muchos de esa parte del país, que veían a las AUC como la vanguardia de un movimiento popular antiinsurgencia liderado por élites adineradas, respondiendo a un vacío de seguridad que permitió que los insurgentes florecieran. Cuando se le preguntó «si los narcotraficantes de la región financian a los paramilitares, Valencia» respondió que probablemente lo hicieron, y agregó que la mayoría de las personas con propiedades que defender, sin importar la fuente de su riqueza, tendían a apoyar a los paramilitares «.

Aunque representaban a partidos políticos rivales, Valencia dijo que admiraba al gobernador por su posición de línea dura sobre la guerrilla y su respaldo a las milicias “Convivir” respaldadas por el gobierno. Valencia también dio a entender que Uribe formaba parte de un grupo de ganaderos que pagaban a los paramilitares «para ir tras la guerrilla».

Según Valencia, Uribe apoya firmemente a los Convivir y odia a la guerrilla, en parte porque esta última asesinó a su padre. Uribe tiene vínculos con los ganaderos locales y otros terratenientes, y él mismo era un ganadero. Estos terratenientes, a su vez, pagan a los paramilitares para que persigan a la guerrilla.

El congresista dijo a la Embajada que algunos de los Convivir locales respaldados por Uribe “probablemente cooperen activamente con los paramilitares” y les estaban pasando información en lugar del Ejército de Colombia. Valencia “dibujó un diagrama para mostrar la red de relaciones entre el gobernador, Convivir, terratenientes, paramilitares y guerrilleros”.

Un informe de inteligencia de la DIA emitido solo un par de semanas antes de la reunión de Valencia dijo que el exjefe del programa Convivir tenía vínculos familiares con los paramilitares y «usó su cargo» para emitir licencias de operación y «permisos de armas pesadas» a «personas con conocimiento del tráfico de drogas». Enlaces.» La DIA dijo que el gobierno colombiano no había «actuado» en una «promesa anterior de tomar medidas contra los paramilitares y, por lo tanto, la resolución de limpiar las Convivir legales es dudosa».

Al menos una de las Convivir activas en Urabá, una zona rural estratégica a lo largo de la costa caribeña, fue creada para recolectar y lavar dinero para financiar a los grupos paramilitares. El fiscal general de Colombia acusó  al líder del grupo, Raúl Emilio Hasbún Mendoza (“Pedro Bonito”), y a 30 de sus miembros en febrero de 2017 por una campaña sistemática de violencia contra la población civil, incluidos actos que consideró crímenes de lesa humanidad. [2]  Hasbún también ha confesado innumerables violaciones de derechos humanos, incluida la infame masacre de 1997 en Mapiripán. En 2018, un fiscal colombiano procesó a 13 funcionarios de Chiquita Brands International por $ 1,7 millones en pagos a grupos paramilitares en Urabá y la región circundante, algunos de los cuales se canalizaron a través de Convivirs.

Valencia negó que Uribe tuviera «vínculos clandestinos» con los paramilitares, pero dijo que los grupos «lo respetan por su postura antiguerrillera y creen que comparten un enemigo común». Los terratenientes locales también estaban «disgustados con las constantes represiones, amenazas e intentos de secuestro de la guerrilla y frustrados por la aparente parálisis de los militares» y no vieron «otra alternativa que contratar a paramilitares para protegerlos».

“Todos pagan”, dijo.

Cuando se le preguntó sobre las atrocidades de los paramilitares, Valencia dijo: “Eso es lo único malo de los paramilitares. Son muy crueles y a menudo persiguen a personas que no se lo merecen ”. Valencia estimó que de las 100 personas asesinadas en su distrito el año anterior, “unas diez eran guerrilleros, diez eran guerrilleros activos y el resto fueron desafortunadas víctimas de represalias injustas”.

La Embajada dijo que el relato de Valencia tenía «el tono de la verdad, haciéndose eco de relatos similares que hemos escuchado de otros interlocutores». Valencia, al igual que otras fuentes de la Embajada, «parecía aceptar el paramilitarismo como una consecuencia inevitable, aunque terrible, de la falta de voluntad o incapacidad de las Fuerzas Armadas para emprender una campaña vigorosa contra la guerrilla».

Otros registros desclasificados del período revelan algo de lo que la Embajada había estado escuchando de esos otros interlocutores y la creciente preocupación de Estados Unidos por el alcance de los vínculos paramilitares con las fuerzas de seguridad, políticos, terratenientes y narcotraficantes.

En 1996, el agregado de defensa de Estados Unidos en Colombia dijo en un cable , que «los comandantes locales a menudo encuentran imprudente no mantener un diálogo» con los paramilitares, contrayendo «matrimonios discretos de conveniencia con estos grupos».

Las distinciones entre grupos de autodefensa (considerados «buenos», generalmente controlados por terratenientes ricos) y grupos paramilitares (considerados «malos», generalmente asociados con el narcotráfico u otras actividades ilegales) a menudo se difuminan. [sic] Aunque ambos grupos son ilegales, a menudo operan de manera silenciosa y efectiva para «eliminar» la actividad guerrillera en sus áreas.

Los comandantes del Ejército de Colombia “suelen reunirse discretamente con miembros de estos grupos”, dijo la DIA, para que “[b] os partidos puedan alegar desconocimiento de alguna asociación oficial”.

En un comentario adjunto al informe, el personal diplomático de la Embajada, en un tono que recuerda mucho al entonces embajador Myles Frechette, fue directo al grano:

La doctrina militar profesional puede ser mantener a los paramilitares a distancia, pero la realidad es abrumadoramente diferente, y todos, incluidos los altos mandos, lo saben. La pretendida negación alcanzada por esta farsa hueca no vale ni un centavo de estaño, y deberíamos darle escasa credibilidad.

La mayoría de los paramilitares eran «narcotraficantes a tiempo parcial» o «financiados por terratenientes ricos que incluyen narcotraficantes», explicó el comentario de la Embajada de Frechette. Eran “un grupo desagradable”, pero, sin embargo, estaban “marcando un nicho creciente en la cadena alimentaria de la violencia por una razón: desde el punto de vista de quienes los financian y muchos de los que viven donde operan. Los paramilitares llenan un vacío vicioso. Trabajan.»

La Embajada dijo que el fenómeno surgió en ausencia de una estrategia asertiva de contrainsurgencia por parte de las fuerzas armadas del país.

Tienen conexiones con la comunidad; pueden detectar a (probables) partidarios de la guerrilla y emprender acciones despiadadas (para desesperación de los inocentes junto con los culpables) en lugar de agacharse para cumplir su gira e irse a casa; están demasiado bien pagados y con demasiada inversión local para cortar y ejecutar cuando las cosas se ponen calientes.

Cuando se le preguntó años después sobre las presuntas conexiones de Uribe con paramilitares y narcotraficantes, Frechette dijo que le había preguntado a Uribe sobre algunos de los rumores, pero que nunca quedó satisfecho con su explicación.

Como presidente, Uribe empleó a uno de los comandantes del ejército colombiano más asociados con la colaboración paramilitar, el general Rito Alejo Del Río Rojas, quien en 2012 fue sentenciado a 25 años de prisión por el asesinato de un líder campesino en 1997, como uno de sus principales militares. asesores. Un informe de la DIA de 2006 decía que Del Río, como comandante de la Brigada XVII del Ejército durante la gobernación de Uribe, “hizo una alianza con los paramilitares para luchar conjuntamente contra las FARC en una serie de operaciones de combate ofensivas para sacar a las FARC de Urabá”.

En lo que respecta a abrazar a los paramilitares, Urabá se mantuvo al margen. En Carepa, el hogar de Del Río, de 17 ° Brigada, la gente del lugar “apoyar abiertamente a los paramilitares”, según un fiscal no identificado citado en un informe de inteligencia militar de Estados Unidos entre diciembre de 1996. Dijo que “los grupos paramilitares ilegales en la región de Urabá de Antioquia se han convertido en una ley en sí mismos” y son “una amenaza potencialmente mayor para el gobierno” que la guerrilla. El conflicto en Urabá fue «básicamente una guerra territorial para determinar qué grupo», las AUC o las FARC, «controlarán la rica región bananera (y las lucrativas operaciones ilícitas de narcóticos dentro de ella)», dijo la fuente, y agregó que tenía «serias dudas de que las fuerzas de seguridad del gobierno tengan los medios para controlar a la guerrilla o a los paramilitares».

En enero de 1997, el exdiputado de Del Río, el coronel Carlos Alfonso Velásquez, criticó públicamente a Del Río por hacer la vista gorda ante las fuerzas paramilitares en Urabá. En un cable del 10 de enero, la Embajada caracteriza Velásquez como un hombre de «integridad incuestionable» que algunos predijo correctamente “sería destituido debido al informe perjudiciales para el 17 º tolerancia de brigada de la actividad paramilitar en Urabá.”

Cables posteriores parecen indicar que la Embajada continuó sondeando al coronel Velásquez y otros ex oficiales militares en busca de información sobre Del Río y sus vínculos con el paramilitarismo en Antioquia. En diciembre de 1997, un oficial de la 17ª Brigada recientemente retirado le dijo a Estados Unidos que «la cooperación militar con los paramilitares había estado ocurriendo durante varios años» en Urabá, pero que «había empeorado mucho con Del Río». Un cable de la embajada de 1998 también decía que el «armamento y equipamiento sistemático de los paramilitares regionales agresivos» de Del Río fue «fundamental» para su éxito militar en Antioquia. A principios de ese año, un oficial del ejército colombiano recientemente retirado le dijo a Estados Unidos que Del Río era uno de «los dos oficiales del ejército más corruptos de Colombia». [3]

Los paramilitares de las AUC utilizaron la región controlada por la XVII Brigada en Urabá como punto de partida para la masacre de Mapiripán de julio de 1997, la notoria matanza masiva que marcó una nueva fase más sofisticada de coordinación militar-paramilitar y provocó un escrutinio más intenso de los derechos humanos de Colombia. grabar. Un informe de la CIA de más tarde ese año decía «que [el líder de las AUC Carlos] Castaño no habría volado fuerzas y armas a un aeropuerto civil conocido por tener una gran presencia policial si no hubiera recibido garantías previas de que se les permitiría pasar. »

El informe dice que la expansión paramilitar de 1997 desde Urabá hacia territorio tradicionalmente controlado por la guerrilla fue «el cambio más significativo que hemos visto en los últimos meses y que ha degradado aún más la ya de por sí precaria situación de seguridad y derechos humanos de Colombia». La Agencia agregó que «las perspectivas de un esfuerzo concertado por parte del alto mando militar para reprimir a los paramilitares y los oficiales que cooperan con ellos parecen difusas». La aceptación tácita de las operaciones paramilitares por parte de algunos oficiales, descubrió la CIA, era «de larga data y no se podrá revertir fácilmente».

Pero si el relato de Valencia se hizo eco de muchas de las cosas que Estados Unidos estaba escuchando a través de canales militares, diplomáticos y de inteligencia, su conversación con funcionarios de la Embajada es de particular interés ahora, ya que refleja una perspectiva única sobre la situación paramilitar en un momento y lugar directamente relevante para la actualidad cargos contra Uribe.

Quizás incluso más notables que la referencia de Valencia al nombre de guerra de Uribe (“El Viejo”) y su vívida descripción de la forma en que la sombra del gobernador se cernía sobre las operaciones paramilitares en su distrito, son las referencias a actos específicos de violencia paramilitar en San Roque, hogar de El rancho “Guacharacas” de Uribe, y el centro operativo del Bloque Metro de las AUC, el grupo que se dice que crearon Uribe y su hermano.

Valencia dijo que “él conoce personalmente al menos un incidente en el que militares de su distrito (Maceo y San Roque en el oriente antioqueño) colaboraron abandonando los puestos de control para permitir el paso sin obstáculos de carros llenos de paramilitares armados”.

“Miran para otro lado”, dijo Valencia.

Valencia también compartió una historia sobre un reciente “asesinato de castigo” paramilitar de un anciano campesino en San Roque, lugar de una masacre del Bloque Metro en 1996 en la que Uribe ha estado implicado. “El lunes realizaron el funeral por su cuerpo y el martes por su cabeza”, dijo Valencia, y agregó que “los paramilitares usan técnicas bárbaras como hackear a sus víctimas con machetes para reforzar su mensaje de que cooperar con la guerrilla es inaceptable y peligroso”.

* * * * *

El caso actual contra Uribe, en última instancia, se reduce a la cuestión relativamente limitada de si presionó a un testigo para que se retractara del testimonio que lo implicaba, una acusación condenatoria y un delito grave, pero parece poco probable que resuelva definitivamente las preguntas que han estado latentes durante mucho tiempo sobre la naturaleza precisa de Uribe. relación con los carteles de la droga y los grupos paramilitares.

Para algunos, las supuestas relaciones de Uribe con el hampa narcoparamilitar de Colombia y los abusos sistemáticos a los derechos humanos que ocurrieron durante su presidencia serán eclipsados ​​para siempre por los logros en el campo de batalla, el debilitamiento general de las FARC, la eventual desmovilización de las fuerzas de las AUC y su entusiasmo. extradición de sospechosos de tráfico de drogas a EE. UU.

Pero la creciente evidencia legal y desclasificada de sus vínculos con narcóticos y paramilitares sugiere que el expresidente enfrenta un futuro eludiendo investigaciones criminales y civiles en nombre de sus muchas presuntas víctimas. La batalla por el legado de “El Viejo” seguramente continuará, pero por ahora ha sufrido un duro golpe.

Lea el trabajo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *