Carlos Alaimo, el empresario donante de candidatos políticos en la ciudad estadounidense de Doral que hizo en Venezuela buenas migas con el chavismo

Cocky de la Torre
La Torre de Venezuela

Carlos Alaimo, de origen italiano, es un empresario que ha desarrollado negocios en Venezuela, principalmente en la provincia de Zulia, donde fue presidente del equipo de fútbol Zulia FC y desde agosto del año 2013 se convirtió en propietario y presidente editor de Versión Final, un diario de esa región venezolana. También ha incursionado en áreas como la salud, los bienes raíces y el sector hotelero.

Alaimo es además conocido por haber sido consuegro y mantener amistad con el exgobernador chavista de Zulia, Francisco Arias Cárdenas, quien en 2012, según asegurara un periodista venezolano, le ofreció al empresario ser candidato del chavismo a la alcaldía de Maracaibo, ciudad capital de la provincia de Zulia, donde ha sido dirigente de la organización política Partido Independiente del Zulia y miembro del voluntariado “Pasión por Maracaibo”. No obstante, en 2017 se postuló a alcalde de Maracaibo con el respaldo del Partido Independiente del Zulia (PIZ).

En 2014 el nombre de Alaimo salió a relucir en Doral – Florida, Ciudad de los Estados Unidos con una alta presencia poblacional de origen venezolano, por haber arrendado un local de campaña al alcalde Luigi Boria, en un precio muy por debajo del que tenía en el mercado.

“Nosotros fuimos consuegros [con Arias Cárdenas] hace muchos años. Esa relación de consuegros se perdió. Y yo fui amigo del gobernador Arias Cárdenas desde hace 20 años, amistad que no niego, pero también soy amigo de la gente de la oposición”, reconoció Alaimo en una entrevista ofrecida a Univisión en 2015.

Pese a ser luego públicamente un crítico de las políticas chavistas, algunos venezolanos suponen que la fortuna del empresario en los Estados Unidos, Ha surgido en gran medida gracias a sus nexos con el chavismo en Venezuela. Alaimo llevaría una lujosa vida en Doral, ciudad ubicada en el Condado de Miami-Dade en Florida, donde financia, como donante, a políticos locales.

Carlos Alaimo es uno de varios hermanos, hijos de María Mancuso de Alaimo, quien falleciera en Maracaibo en 2017. Un obituario de entonces indicaba: “Carlos Alaimo Mancuso, Francesco Alaimo Mancuso, Giuseppe Alaimo Mancuso y María Grazia Alaimo. Nueras: Vilma Domínguez de Alaimo, Graziella Cupani de Alaimo, Yasmina Parravano de Alaimo. Nietos: Alaimo Arteaga, Alaimo Domínguez, Alaimo Cupani, Alaimo Parravano y Rincón Alaimo, lamentan profundamente el fallecimiento de su amantísima madre”.

En el diario Versión Final, donde Carlos Alaimo es presidente editor, es acompañado en la junta directiva por su hijo Vicente Alaimo, presidente ejecutivo, y en la dirección general por Mónica Castro.

Transparencia Venezuela, capítulo venezolano de la organización no gubernamental Transparencia Internacional, ofrece luces en un reporte acerca de los vínculos de Carlos Alaimo y sus acuerdos con figuras chavistas para mantener a flote al diario Versión Final.

En julio de 2019 Jean Carlos Martínez, intendente tributario de Maracaibo, anunció el cierre del área administrativa del Centro Médico La Sagrada Familia, propiedad de Carlos Alaimo, ubicado en el sector Amparo, parroquia Raúl Leoni, al oeste de la capital de la provincia Zulia.

La acción respondió a presuntas irregularidades en las finanzas, pago de impuestos y obligaciones fiscales y legales, según aseguró a través de la red social Instagram la autoridad principal del Sistema Desconcentrado Municipal de Administración Tributaria (Sedemat).

La medida también afectó al periódico digital Versión Final En un comunicado el intendente informó de la medida:

“El Síndico Procurador de Maracaibo, Joon Labarca, al Cuerpo de Bomberos y Polimaracaibo, procedimos a realizar una fiscalización y posterior cierre del área administrativa del Centro Médico La Sagrada Familia en sus tres sedes de la ciudad y su red de empresas filiales, incluyendo el periódico digital Versión Final, debido a la cantidad de irregularidades encontradas. Es alarmante como un grupo de empresas con alto poderío económico se pongan de espaldas a la recuperación de esta ciudad. Entre las fallas destacan la inexistencia de declaración y pago de los tributos municipales desde hace más de un año, al igual que los servicios municipales, sin permisología de los bomberos, entre otros. Debo destacar que esta sanción se ejecuta luego de innumerables llamados para que se ajusten a derecho y a los cuales no recibimos una efectiva y oportuna respuesta, ante este hecho procedimos a realizar el cierre sólo del administrativa, dejando operativas la emergencia, hospitalización, cuidados intensivos y quirófanos, para evitar afectar la atención a los pacientes maracaiberos”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *