Armando.info: A la hora del combate, la fuerza aérea de Alex Saab se quedó en tierra

Roberto Deniz
armando.info

El avión con matrícula venezolana, cargado con armas e incautado en Estados Unidos el fin de semana pasado, era parte de la flotilla privada, pilotada por ex oficiales de la Fuerza Aérea, de la que disponían para viajes de negocios y placer el comerciante colombiano y su socio, Álvaro Pulido Vargas. Si bien sigue siendo un misterio el destino que se le iba a dar al arsenal, hay pistas para sospechar que formaba parte de una maniobra que se iniciaría en el Caribe para liberar al prisionero más conocido del archipiélago de Cabo Verde.

La historia que sigue no es la trama de una película de acción, aunque lo parezca. Es, en cambio, el más reciente capítulo de esa historieta por entregas que protagoniza Alex Saab Morán y que atraviesa una etapa culminante desde el arresto del comerciante colombiano en Cabo Verde el pasado 12 de junio.

El sábado 15 de agosto la policía fronteriza norteamericana incautó en el aeropuerto de Fort Lauderdale, en el condado de Broward en Florida, un avión cargado con armas y detuvo al piloto y copiloto, ambos venezolanos. La aeronave, con matrícula venezolana YV-3441, iba a despegar rumbo a la isla de San Vicente, en el Caribe, pilotada por Gregori Jerson Méndez Palacios y Luis Alberto Patiño Linares, oriundos de Carabobo y Guárico, respectivamente, estados del centro del país.

La acusación criminal emitida contra ambos detalla que el plan de vuelo fue abortado cuando las autoridades comprobaron que el avión transportaba 82 armas de fuego de distinto calibre, municiones y más de 10.000 dólares en efectivo, monto máximo permitido con el que se puede viajar sin declararlo a las autoridades. El hallazgo sólo fue revelado a la prensa el pasado martes por la CBP, la policía de aduanas norteamericana por sus siglas en inglés.

Para Alex Saab y su socio Álvaro Pulido Vargas la aeronave, ahora bajo custodia en Estados Unidos, les debe resultar más que familiar. Es el menos sofisticado, un Learjet 55, y el más antiguo, de una flotilla de la que dispusieron gracias a sus negocios con el régimen chavista, construida con, al menos, otros tres aparatos: dos Gulfstream 280 (de siglas N259FG y N456JA), y un Global 5000 con matrícula T7-JIS; en este último Saab viajaba cuando fue detenido en Cabo Verde. Se trata de una especie de fuerza aérea particular, una categoría que se justifica aún más si se toma en cuenta que todos sus pilotos son ex oficiales de los Grupos 5, 6, 8 y 14 de la Fuerza Aérea Venezolana (FAV). Algunos de ellos durante sus carreras en filas llegaron a pilotar los cazas rusos Sukhoi-30, las joyas del arsenal militar venezolano, pero ya como civiles, a las órdenes de los empresarios colombianos, constituyeron compañías como Aerojet Executive y Altair Jets Corp para operar los vuelos y administrar esas cuatro aeronaves.

Cinco pilotos de la Fuerza Aérea Venezolana conforman el staff que ha movido a Saab y Pulido por el mundo en los últimos años: Roswell Jesús Rosales Oberto, Héctor Alejandro Valencia Fernández, Varker Aular González, David Faraco Heredia y Eduardo Rollin Meléndez. Si bien ninguno de ellos formaba parte de la tripulación del avión cargado con armas que fue confiscado el sábado en Florida, sí tienen relación con el piloto detenido y con la administración de la propia aeronave.

El avión que quedó bajo custodia en Estados Unidos el pasado 15 de agosto es el mismo que Alex Saab y Álvaro Pulido usaban hace años, pero con matrícula norteamericana.

¿El Día D?

Hasta ahora las autoridades norteamericanas han evitado dar datos sobre el posible destino y propósito de las armas a bordo del avión incautado el pasado 15 de agosto. Sin embargo, una serie de coincidencias han alimentado las sospechas sobre un posible plan de rescate de Alex Saab de su cautiverio en la lejana Cabo Verde.

El lunes 17 de agosto llegó a San Vicente, mismo destino donde el sábado debía llegar el avión con las armas, un vuelo procedente de Lisboa. Ese mismo lunes y sólo horas después de haber aterrizado el avión de Lisboa, salió desde Maiquetía a la isla caribeña un avión con matrícula YV-3044 y sólo horas después regresó a Caracas. Finalmente, el martes 18 de agosto esa misma aeronave regresó a San Vicente y poco después de aterrizada, partió la que había llegado de Lisboa con regreso a la capital portuguesa.

Entre el lunes y martes se sucedieron varios movimientos aéreos entre el aeropuerto de San Vicente y el de Maiquetía. Previamente a la isla caribeña había llegado un vuelo desde Lisboa.

Lea el trabajo completo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *