La trama de la extesorera Claudia Díaz y el broker Danilo Diazgranados para mover millonarios fondos de la corrupción en Venezuela

Claudia Díaz, quien fue enfermera de Hugo Chávez y extesorera de Venezuela, habría escondido millones de dólares en una bóveda secreta en San Vicente y las Granadinas.

Un reportaje de la agencia de noticias AP reveló que Díaz decidió mover grandes cantidades de dinero con la compra de 250 lingotes de oro valuados en 9,5 millones de dólares. El dinero habría terminado en Suiza.

Explica la agencia de noticias que la compra de lingotes de oro con fondos robados por la extesorera de Hugo Chávez está en el centro de una investigación criminal internacional sobre las compañías fantasmas y los banqueros suizos dudosos que ayudaron a convertir a Venezuela en uno de los países más corruptos.

«Los detalles de la investigación sobre Claudia Díaz y cinco presuntos asociados, provienen de una solicitud de asistencia judicial de 14 páginas enviada por un tribunal en Liechtenstein el 22 de noviembre de 2019, y la respuesta dos semanas después por fiscales de Ginebra que prometían cooperar», señala AP.

Claudia Díaz, exenfermera de Chávez, también estuvo al frente de la Oficina Nacional del Tesoro (ONT).

Díaz y su esposo, el capitán Adrián Velásquez Figueroa, presuntamente recibieron unos 65 millones de dólares de la cuenta personal de Raúl Gorrín en el HSBC Private Bank (Suiza) y desde las cuentas de las empresas registradas en Panamá.

Según las investigaciones realizadas hasta ahora, Díaz acumuló una gigantesca fortuna durante su paso por la Tesorería Nacional de Venezuela y el Fondo de Desarrollo (Fonden), entre 2011 y 2013.

Se trata de miembros de la llamada “boliburguesía” venezolana, una élite que ha amasado fortunas durante la revolución bolivariana que inició Chávez y que están bajo intensa investigación por fiscales estadounidenses.

Díaz era prácticamente desconocida hasta que ella y su esposo aparecieron en 2016 en la filtración de documentos financieros secretos conocidos como los Papeles de Panamá. Ella y su esposo, Adrián Velásquez, viven actualmente en Madrid, y aseguran que las acusaciones en su contra forman parte de la persecución de Nicolás Maduro.

«(Ella) Niega rotundamente haber tenido lingotes de oro o cuentas bancarias de ningún tipo en Liechtenstein», dijo a AP Ismael Oliver, abogado de la pareja.

El banco suizo Compagnie Bancaire Helvetique SA (CBH), con sede en Ginebra, fue la institución financiera que permitió transferencias de millones de dólares de funcionarios del chavismo.

Las investigaciones señalan que el banco suizo «se multiplicó por ocho desde 2006» debido a que los clientes venezolanos ganaron millones haciendo negocios con el Gobierno y utilizaron la entidad financiera para ocultar el dinero.

Según economistas, la corrupción de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro desvió al menos 385 mil millones de dólares en fondos públicos solo desde 2003 hasta 2015.

De acuerdo con El Confidencial, «si el expolio anual en estos últimos años ha sido de 20 000 millones de dólares, esa cantidad supone el 20,7 % del producto interno bruto de Venezuela».

De acuerdo con AP, un foco clave de la investigación de Liechtenstein es el banquero suizo Charles Henry de Beaumont, quien habría permitido todas las transacciones ilícitas.

«Los fiscales estadounidenses sostienen que Beaumont se embolsó 22 millones de dólares al cobrar una tarifa de 0,75 % sobre todas las transacciones entrantes y salientes a través de CBH a las empresas fantasmas que ayudó a establecer», señala AP.

El CBH se habría convertido en refugio monetario de decenas de venezolanos involucrados en millonarios casos de corrupción. Tal es el caso del extesorero nacional venezolano Alejandro Andrade, quien se declaró culpable por aceptar más de 1 000 millones de dólares en sobornos, incluidos decenas de millones de fondos extraídos de una cuenta de CBH para comprar aviones privados y cubrir gastos relacionados con sus caballos, de acuerdo con una declaración de hechos adjunta a su acuerdo de culpabilidad.

Lo mismo hizo Raúl Gorrín, quien habría ocultado en Suiza 5 600 millones de dólares de la corrupción en Venezuela.

Las investigaciones señalan que Gorrín movió entre 2011 y 2013 no menos de 5.600 millones de dólares procedentes de caudales públicos de Venezuela.

Él y su socio Gustavo Perdomo eran los últimos beneficiarios de 10 cuentas en los bancos EFG Bank de Zurich y CBH de Ginebra, desde donde se recibieron y ordenaron cientos de transferencias millonarias.

Otro empresario que habría movido millones de dólares del chavismo a través del banco suizo es Danilo Díazgranados. Memorias internas de la entidad suiza de banca privada CBH datadas en 2011 y 2013 señalan que trabajó durante varios años en la intermediación con las autoridades venezolanas y varios bancos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *