David Osío, un financiero sinónimo de negociados corruptos en Venezuela junto con la empresaria Norka Luque

Han sido muchos los dineros saqueados de Venezuela, donde han estado delincuentes de múltiples categorías, cuyas artimañas les han permitido enriquecerse a costilla del hambre y miseria que actualmente viven los venezolanos en el país caribeño. Uno de los peores boliburgueses que han estafado al erario nacional, es sin lugar a dudas, Davis Osío Montiel, alías “El Banquero de PDVSA”, señala un reporte de la web Corrupción Política.

“En numerosas operaciones corruptas ha actuado en compañía de reconocidos delincuentes, funcionarios, exfuncionarios y demás personeros del gobierno chavista. En todos ellos ha salido con una buena tajada de ganancias que lo mantienen entre los más adinerados corruptos del continente”, asegura la web.

David Osío Montiel y Norka Luque, se encuentran involucrados en una larga lista de negocios y corruptelas, como testaferros de una red de chavistas y muy especialmente del entorno que hacen negocios ilícitos correspondientes, presumiblemente, a la almirante Carmen Meléndez, gobernadora del estado Lara, en Venezuela.

La más reciente investigación, arroja que las empresas de David Osío y Norka Luque están reseñadas como dos inmobiliarias que cuentan con sede en París, ubicadas en la misma dirección: SCI Davnork y Carraven París, Sociedades Civiles Inmobiliarias que se encuentran en la 8 rue Lincoln 75008 París y se especializan “en la ubicación de terrenos y bienes inmobiliarios”.

Norka Luque

La web apuntala que una de las principales estructuras corruptas del régimen chavista ha sido la de David J. Osío y su grupo Davos, integrada a los bancos como UBS y Deutsche Bank, y los intermediarios Danilo Díaz Granados, Norka Luque, Moris Beracha y Armando (Coco) Capriles, con sus contactos, sus relaciones, sus barcos y aviones privados y su sociedad con Osío han logrado conectar grandes negocios financieros con la Banca Suiza y con personajes de primera fila, especialmente en el mundo de los ilícitos.

El nombre de la inmobiliaria Davnork se debe a la unión de los nombres de David y Norka, como también lo realizó con el grupo financiero Davos, que lo creó uniendo parte de su nombre con el de su apellido. (Davos: David Osío).

Estas inmobiliarias aparecen en los grandes negocios que presuntamente realizan con una almirante venezolana de nombre Carmen Meléndez de quien se afirma es gobernadora del estado Lara de la República Bolivariana de Venezuela y con la cual negocian de todo, desde  productos alimenticios para complementar la crisis que se vive en Venezuela, hasta enseres, materiales informáticos y todo cuanto se les presente y de donde puedan sacar provecho.

Para el año 2016 se dio a conocer que David Osío y Norka Luque eran los únicos accionistas de la empresa Distribuidora Officetch 3652, que se encargaban de realizar negociaciones con el Mercado de Alimentos S.A. (Mercal) y los Ministerios de la Defensa y de Infraestructura del gobierno chavista, quienes le compraban a la distribuidora productos que van desde computadoras a sacapuntas, estos datos se encontraban en el Registro Nacional de Contrataciones, antes de que censuraran su contenido.

Dichas empresas se registraron hace varios años, y aún David Osío El rey de los testaferros y Norka Luque se encuentra como socios de Davnork junto a un comerciante corrupto llamado Elías Rodríguez, que es propietario de Carraven Paris. Esta compañía, junto a la empresa Davos Finantial Group de David Osío Montiel, y creada en la época de Tobías Nóbrega, la utilizan para operaciones muy turbias relacionadas con el saqueo de las arcas del tesoro de Venezuela, a través de la corrupción establecida desde el gobierno de Hugo Rafael Chávez y ahora de Nicolás Maduro, donde han sido sus operadores financieros y cuyos fraudes más destacados fueron perpetrados desde cuando afectaron a un gran número de jubilados de PDVSA, a quienes despojaron más de 500 millones de dólares, por el cual David Osío recibe el alias del “banquero de PDVSA”.

Davos y Osío, conjuntamente con Mauro Nannini, se dedicaron al negocio cambiario con Venezuela, antes ilícito en las fronteras del país suramericano. Su modus operandi implicó un acuerdo entre una de sus empresas filiales y un banco suizo al cual Davos ordena transferencias de dólares de las cuentas donde se encuentra depositado su dinero en esa entidad bancaria, para cambiar esos  dólares en el mercado negro, inyectando liquidez en el mercado monetario venezolano.

Se rumora que sus ganancias exceden de USD 1.500 millones, y son manejadas mediante una red de bancos, con compañías creadas en paraísos fiscales como Panamá, Antigua, Tórtola, Isla de Man e Islas Caimán.

David Osío viviría actualmente en la ciudad estadounidense de Miami, de donde realiza la mayoría de sus operaciones ilícitas hacia el resto del mundo. Entre sus conocidos lo conocerían con el alias de “Panda”. Es dueño del grupo Davos Financial Group.

Corrupción Política señala que “en varios medios de comunicación y en redes sociales han tenido que “borrar” de sus sitios webs artículos sobre Osío. No sólo eso. Osío también se ha ocupado de publicitar por todos lados la “medalla” que se compró. Algunas páginas como Business Wire tienen el artículo publicado con dicha información. Otras, como Market Watch, aparentemente se dieron cuenta de la ridiculez del asunto y decidieron borrarlo. Lo que importa, es que para Osío, aunque deje de existir la medalla y borren las notas de prensa, siempre tendrá esas fotos y unos tweets de RRPP para el recuerdo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *