TRES EN UNO: El fiscal general de Colombia, “desvergonzado y contumaz”

TRES EN UNO

Por Gonzalo Guillén*

EL

Fiscal General, Francisco Barbosa, es pillo, desvergonzado y contumaz. Con otros agravantes, como el de abusar de los recursos públicos presumiéndolos propios y el de disponer la justicia al servicio de sus amigos y de la delincuencia de sus preferencias, exactamente como lo hacen la oficina de Envigado» o «el clan del Golfo».

FISCAL

Fue un muerto de hambre sin con qué pagar completos sus mal calificados estudios en la universidad Sergio Arboleda (una de las más baratas) y anduvo de puesto público en puesto público brillándose por las nalgas los pantalones sobre sillas estropeadas por la burocracia y haciendo genuflexiones a cambio de ascensos que le eran esquivos, hasta cuando, de repente, se encaramo de un brinco al cargo de Fiscal General de la Nación, propulsado por su condiscípulo Iván Duque, célebre porque usaba la cabeza solamente para poner a rebotar balones de fútbol sobre ella, y así, sin darse cuenta, llegó a la Presidencia de la República, donde permanece aislado con un frasco de alcohol y un tapaboca. Ambos son como aquellos habitantes de la calle que, dichosos, encontraron entre una caneca de la basura la primera lata de caviar que vieron en su vida, la abrieron y la utilizaron para tratar de embetunarse los zapatos con el contenido.

GENERAL

A donde llega, Barbosa anuncia que el suyo es «el segundo cargo más importante del país» y le parece maravilloso. Usa el avión de la fiscalía para llevar a pasear por Colombia a su familia y la de sus amigos y no quiere que ese abuso se lo echen en cara porque entre los polizones que carga con él a nuestras expensas van sin falta su esposa, su hija («una menor de edad y la persona que más quiero», dice) y las amiguitas de ellas. Inventó que el repudio nacional a sus corruptelas ostensibles no es más que una ola de ataques a su persona «por ser padre de familia». Por tanto, convocó una rueda de prensa para amenazar al país: «¡Siempre que yo tenga la oportunidad de viajar con mi hija y con mi familia, lo haré!» Jamás vamos a poder combatir la delincuencia mientras tengamos para hacer esa tarea urgente al maleante Barbosa.

*Periodista


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *