Infodio: Un estudio de caso sobre plagio de un ganador del Pulitzer

Alek Boyd
infodio.com | Traducción

Las características de la vida moderna siempre llegan tarde a Venezuela. El periodismo de investigación fue uno de ellos. Cuando comenzamos a aprender las cuerdas y a publicar noticias de última hora sobre la corrupción rampante venezolana, a principios de la década de 2000, nadie publicaba en línea trabajos de periodismo de investigación en inglés. Nuestra primera serie, sobre el equipo de propaganda de la Oficina de Información de Venezuela, expuso a Andrés Izarra, Eva Golinger, Greg Wilpert, Mark Weisbrot, Code Pink, TransAfrica Forum, Michael Schellenberger y un montón de agentes psicópatas pagados. En el día, generó mucha atención, tanto que el chavismo lo cerró y las operaciones y el presupuesto fueron transferidos al CEPR de Weisbrot.

En Venezuela, nadie sabía cómo presentar solicitudes de FOIA y buscar información contenida en bases de datos oficiales. El idioma fue, y sigue siendo, una gran barrera. Aquellos que no hablan, escriben y tienen un buen dominio del idioma inglés simplemente no pudieron rastrear los movimientos internacionales del chavismo y la boliburguesía. Seguimos adelante, fascinados por la facilidad con que los corruptos de Venezuela pudieron hacer la transición de la jurisdicción original a otros, y cómo la industria de servicios en las naciones desarrolladas se rindió al flujo vertiginoso de petrodólares.

La mejor arma de Hugo Chávez, siempre lo hemos dicho, no era carisma, popularidad o victorias electorales, no: era su uso irrestricto de los fondos públicos de Venezuela, que gastó como creía conveniente para avanzar en su proyecto. Ser el máximo líder de un petrostate en medio de un boom petrolero fue lo que «ganó» las simpatías de Chávez en todo el mundo. En esos días embriagadores de abundancia, ningún medio de comunicación internacional cuestionó mucho a Chávez, y aquellos de nosotros que lo hicimos fueron percibidos como una banda de títeres controlados por el gran lobo americano malo.

Seguimos en ello, publicando más y más investigaciones, del tipo que provocaría que rodaran cabezas y monumentales escándalos en cualquier sociedad civilizada. Cuando Chávez murió en 2013, la semilla de la duda sobre su revolución estaba germinando en gran parte del mundo occidental. Su sucesor elegido a dedo, Nicolás Maduro, no era rico ni carismático, sino más bien un matón insufrible incapaz de hacer mucho más que consolidar la empresa criminal conocida como el gobierno de Venezuela.

Pero Chávez había hecho las bases. Las pandillas criminales que se establecieron durante su reinado solo se hicieron más grandes, más audaces y cada vez más controladoras de vastas franjas de la «economía». Derwick Associates, por ejemplo, comenzó gracias a un decreto presidencial de Chávez, que declaró una emergencia nacional en la generación de energía, por lo que se otorgarían contratos de adquisición por valor de miles de millones de dólares sin hacer una oferta para amigos seleccionados y amigos cercanos. Así fue como Alejandro Betancourt, Francisco Convit y compañía hicieron «los primeros mil millones».

Pero entonces, hay pocas plantas de energía que se pueden vender en una república bananera. Entonces, los matones de Derwick hicieron la transición al petróleo y al lavado de dinero enmascarados como mecanismos de cambio de divisas para ayudar a las operaciones de PDVSA. El acuerdo petrolero se realizó en asociación con operativos rusos del FSB; el lavado de dinero con bancos / banqueros suizos y «niños genios financieros» venezolanos. Derwick luego se mudó a la política, y básicamente obtuvo el control sobre Juan Guaido y su maestro Leopoldo López.

Otro caso interesante fue el de Alex Saab, un matón colombiano con asociaciones difíciles de explicar y muy cercanas con miembros convictos del cartel de la droga. Saab ingresó a Venezuela de la mano del narcosenador colombiano Piedad Córdoba, quien lo presentó a Chávez y Maduro. Saab debe haber tocado un acorde extraordinario, ya que las introducciones lo lanzaron a una «carrera comercial» que avergonzaría a muchos en Wall Street. Inicialmente, fue la estafa con un sistema de moneda regional llamado SUCRE, por el cual las empresas de importación / exportación en Venezuela, Ecuador y Bolivia podían liquidar las cuentas por cobrar en esa moneda, cuyo equivalente local fue distribuido por los bancos centrales a los receptores. La economía dolarizada de Ecuador fue un gran éxito, y así es como los proyectiles controlados por Saab comenzaron a obtener cientos de millones de dólares,

Saab se convirtió en un constructor, como en el tipo que construiría 25,000 unidades de viviendas sociales. Él construiría estadios. Gimnasios Se le entregaron cientos de millones de contratos, sin oferta, en una reunión bilateral a la que asistieron Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Juan Manuel Santos y María Ángela Holguín. Ninguna de las dos administraciones consideró apropiado hacer una diligencia debida superficial. Como en el caso de Derwick, eso estaba lejos del final. Saab se convirtió en el mayor importador y proveedor de alimentos subsidiados por el gobierno. De nuevo, cientos de millones otorgados sin supervisión. Todo el tiempo, él estaba tratando de ingresar al espacio de intercambio de energía. Finalmente, Saab comenzó a extraer, producir y contrabandear oro para ayudar a Maduro a eludir las sanciones de Estados Unidos. En definitiva, como cualquier «empresario» que se respete a sí mismo en Venezuela,

Este sitio reveló la mayoría de estas historias, documentando y exponiendo meticulosamente por primera vez, la miríada de conexiones, redes, compañías e individuos involucrados en diferentes jurisdicciones. El hecho de que casi todo fue publicado en inglés fue una decisión consciente y calculada, tomada desde el principio. El objetivo de este sitio nunca fue convertirse en el sitio más popular en Venezuela, sino ser la única fuente en la que las fuerzas del orden público pudieran verificar actividades criminales y robos de gran tamaño que han hecho Derwick y Saab. En eso, nuestro historial no tiene paralelo. La información publicada por primera vez aquí forma la base de investigaciones criminales en curso contra Derwick. Cuando se trata de Saab, nuestra exposición seminal publicada en octubre de 2013 subrayó los cargos penales posteriores del Departamento de Justicia contra él y su compañero Álvaro Pulido Vargas.

Dado que nuestro espíritu es exponer la corrupción, nos preocupa el plagio generalizado que caracteriza a la nueva generación de periodistas de investigación venezolanos. Hubo un tiempo en que nos tenían en alta estima, y ​​se nos pidió que compartiéramos nuestras experiencias, se nos invitó a capacitar e impartir nuestros conocimientos a periodistas de investigación en ciernes que desean dejar su huella. Mantuvimos comunicaciones fluidas y cordiales, discutimos temas de investigaciones, compartimos documentos e información.

Pero entonces sucedió algo. Las historias publicadas aquí en inglés comenzaron a aparecer en sitios venezolanos, en español, como «noticias de última hora». La diversificación de Derwick y las actividades de Saab fueron reclamadas como «exclusivas». El caso de Armando.info es particularmente atroz. Levantó, sin atribución, historias sobre Saab, sobre adquisiciones de medios, sobre las empresas de Derwick en el petróleo y el lavado de dinero en Suiza, sobre los banqueros venezolanos y sus quiebras, sobre las adquisiciones de PDVSA …

Cuando estalló el escándalo de los Papeles de Panamá, Armando.info fue agrupado con los ganadores de un premio Pulitzer 2017 por «informes explicativos». Cuando se trata de exponer la corrupción venezolana, muy pocos pueden igualar lo que hemos hecho. En todos estos años, ni una sola vez hemos plagiado el trabajo de otros en este campo de estudio muy estrecho. No dejamos de citar fuentes y hacer la atribución adecuada donde sea necesario.

Por lo tanto, es preocupante, además de completamente corrupto, que los destinatarios de tan prestigiosos premios periodísticos sean poco éticos hasta el punto de ser incapaces de citar fuentes de manera adecuada. El plagio, como toda persona que ha realizado estudios universitarios lo sabría, no es aceptado en los círculos académicos y literarios. No solo está mal visto, sino que ha reivindicado algunas carreras bastante brillantes, como la del niño dorado y el plagio en serie Johan Hari.

Los sitios grandes y pequeños y los llamados periodistas profesionales han plagiado el contenido de este sitio a lo largo de los años, y hemos notado una tendencia: cada vez que descubrimos y nos quejamos, la reacción compartida, en su mayor parte, es ignorar, fingir que nunca sucedió , o peor, incluso no responder las comunicaciones formales, como Laura Zelenko de Bloomberg. Reuters y Argus también han sido completamente deshonestos cuando se les presentaron ejemplos claros de plagio, basados ​​en información sólidamente respaldada por el registro cronológico.

Si ese es el caso con los medios de comunicación que deben haber desarrollado políticas para enfrentar el plagio, ¿cuál es la esperanza para un equipo venezolano de tres hombres que no responda ante nadie, como Armando.info? En estos días están en una vuelta de victoria extendida, alegando en cada oportunidad que su serie CLAP sobre Alex Saab llevó a su arresto. Como si CLAP fuera lo único corrupto que ha hecho Saab. Hicieron lo mismo cuando el Departamento de Justicia acusó a Saab, aunque estaba claro que la acusación era sobre corrupción en la adquisición de unidades de vivienda. Sin embargo, no han dicho una palabra sobre el último papel de Saab como el mayor comerciante de PDVSA y sus conexiones con los depósitos mexicanos que hacen tratos «humanitarios» con Maduro.

El registro muestra una historia diferente. Nuestra exposición de Saab es anterior al trabajo de Armando.info por, al menos, dos años. De hecho, un video de Youtube que subimos como parte de nuestra primera publicación en Saab a fines de octubre de 2013 fue utilizado por el jefe de Armando.info en 2016, en relación con otra historia sobre Saab (Trenaco) que rompimos seis meses antes de Reuters. Nuestro informe sobre Saab fue el tema de entrevistas de radio y otros artículos publicados en medios colombianos. Además, el abogado de Saab, Abelardo de la Espriella, logró que Revista Semana eliminara una pieza de investigación que coescribimos con el ex jefe de impuestos de Colombia a fines de octubre de 2013. Puede haber ayudado a que el editor en jefe de Revista Semana fuera sobrino del ex presidente Juan Manuel Santos

Sin embargo, el experto en über de Saab de Armando.info (Roberto Deniz) se esfuerza por reconocer estos simples hechos. En junio de 2014, informamos a las agencias federales que investigaban a Saab. Es muy poco probable que alguna persona asociada con Armando.info hubiera estado en condiciones de hacerlo en ese momento, sin embargo, siguen afirmando que, en lo que respecta al contexto de periodismo de investigación de Venezuela, lo que importa es su trabajo, independientemente de cuánto se derive de otros. Este desprecio desenfrenado por la precisión, la atribución y el cuerpo del trabajo publicado dice mucho sobre el panorama de los medios de comunicación de Venezuela, un reflejo sin duda de su sociedad moralmente privada.

Lea el trabajo aquí


Progreso mi gente: plagiaristas de @armandoinfo pasan de ser los primeros en investigar a #AlexSaab a los que más han investigado a Saab. No podría decir otra cosa la @RevistaSemana , pues me publicó un artículo sobre Saab el 29 de octubre de 2013.

Alek Boyd
@infodi0

@PulitzerPrizes quizás podría comentar, públicamente, sobre #plagio atroz por @armandoinfo, destinatario de uno de sus premios por «informes explicativos» Cc @columbiajourn

Alek Boyd
@infodi0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *