Antonio Torres: El negocio de Leopoldo López con el laudo de ConocoPhillips | Venezuela

En la imagen, Leopoldo López y José Ignacio Hernández

Antonio Torres
CONTRAGOLPE
@AntonioTorresVE

I. Los intereses de Leopoldo en el laudo de ConocoPhillips (PARTE 1).

Antes de entrar en los detalles sobre los oscuros intereses de Leopoldo López y el Procurador especial de la República designado por el gobierno interino, José Ignacio Hernández, hagamos un poco de historia sobre el laudo arbitral de la empresa petrolera, ConocoPhillips, contra Venezuela. El pasado 8 de marzo de 2019, un tribunal del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI) del Banco Mundial, falló a favor de la referida empresa en su demanda contra Venezuela, por la expropiación ilícita de tres inversiones que tenía en el sector petrolero venezolano. El fallo del tribunal ordena a la República de Venezuela pagar US$8.700 millones, más intereses, a ConocoPhillips como parte del caso ARB/07/30. Inicialmente la demandante solicitó US$21 mil millones, pero el gobierno venezolano alegaba que solo debía recibir US$515 millones. Posteriormente en septiembre 2019, el tribunal del CIADI ajusta el pago en US$8.500 millones, o sea con una reducción de US$200 millones. Mientras tanto, José Ignacio Hernández, en diciembre 2019, solicita la anulación del laudo arbitral ante la Secretaría General del CIADI, designándose un tribunal integrado por Dominique Hascher (presidente), Diego Fernández Arroyo y Kap-You kim. Esta solicitud del gobierno interino de Venezuela está en curso y aún no hay una decisión al respecto. Referidos todos estos detalles, revisemos el fondo de las irregularidades que pretende esconder el Procurador, José Ignacio Hernández, con la directa participación de Leopoldo López, actual coordinador del Centro de Gobierno que fue creado por Guaidó en agosto de 2019. Es bueno acotar que Leopoldo continúa como huésped en la Embajada de España en Caracas, luego del fallido 30 de abril del año pasado. López desde la sede diplomática española, sigue manejando los hilos del poder. Tiene directa influencia en cada una de las decisiones y acciones del gobierno interino, pero además maneja una compleja red de corrupción que le ha permitido acceder a jugosos negocios desde 2014, cuando impulsó “La Salida” e incluso desde la cárcel mantenía buenos tratos con el oficialismo. Pero de esos detalles hablaremos en próximas columnas. Leopoldo además de sus ansias desmedidas de poder, que lo han llevado a cometer costosos errores en la lucha opositora, tiene una exagerada ambición de lucro. Para eso tiene una red de operadores y testaferros, entre los cuales están César Omaña, Francisco Morillo, Joaquín Livinalli y Lester Toledo, entre varios que actúan para saciar su sed de dinero. Y adicionalmente tiene al Procurador General de la República, José Ignacio Hernández, como su operador legal para varios importantes negocios, que le dejan a López mucho dinero para sus cuentas. Todo eso lo estaremos desmontando progresivamente, como un aporte a la ética y la honestidad en un país devastado por la corrupción. Regresando al laudo arbitral es importante destacar quién es verdaderamente José Ignacio Hernández, quien ha sido testigo experto de varias de las empresas que demandaron a Venezuela, a raíz de las expropiaciones que hizo Hugo Chávez. Cumplió con ese papel en los juicios de las empresas Crystallex y Owen Illinois. Esa vinculación con las compañías que han ganado laudos contra la República aún persiste, por lo que sus actuaciones levantan serias dudas. También ha tomado decisiones que son contrarias a los intereses de la nación, como la ratificación de bufetes de abogados que estaban contratados por el régimen de Nicolás Maduro, como es el caso del escritorio jurídico americano Curtis, Mallet-Prevost, Colt & Mosle LLP. Este prestigioso bufete defendió al régimen de Maduro en el laudo arbitral de ConocoPhillips que perdió la República, lo que le anulaba para ser contratado por el gobierno interino de Juan Guaidó. José Ignacio Hernández obvió ese detalle y ratificó a Curtis, Mallet-Prevost, Colt & Mosle LLP para actuar en la demanda de anulación del laudo arbitral que favoreció a Conoco. En este sentido se produjo una disputa entre el nuevo escritorio designado por Maduro que era De Jesús & De Jesús; mientras que Hernández abogó por mantener a Curtis. Al final logró una decisión judicial a favor de mantener a Curtis como representante legal de la República de Venezuela en el nuevo juicio. La intención de José Ignacio Hernández y Leopoldo López, era mantener a Curtis con el fin de sostener el acuerdo que tenían con Conoco y que atenta contra los intereses de Venezuela. Usted se preguntará cuál es ese acuerdo, pues eso lo explicaré en la próxima columna. Les daré un adelanto: Hernández y el bufete Curtis no han respondido los alegatos de Conoco en la demanda de nulidad, lo que al final favorecerá a la empresa norteamericana y afectará a Venezuela. Pierde el país, pero gana Leopoldo. Pronto más detalles en esta historia de dinero y corrupción.

II. Carirubana en manos del narcotráfico.

Carirubana es el municipio más importante de la Península de Paraguaná, estado Falcón, cuya capital es Punto Fijo. Esa zona, al igual que otras de esa región, está en manos del narcotráfico. Es tan poderoso el control de los capos de la droga en la zona, que el gobernador de esa entidad, Víctor Clark, rinde pleitesía al principal narco que maneja todo a su antojo. Toda esa información la tiene la DEA de EEUU. Saben que el capo responde al nombre de Emilio Martínez, alias “Chiche Smith”, quien se autocalifica como el dueño de Carirubana. Este señor se encarga de promocionar su labor benéfica, porque entrega comida y hasta celulares en las comunidades más pobres, cuyos habitantes lo idolatran porque lo consideran un salvador. Este sujeto hace y deshace sin que las autoridades venezolanas pongan freno a su negocio ilegal. Ha comprado terrenos y tiene cualquier cantidad de empresas. Anoten ese nombre: Emilio Martínez, alias “Chiche Smith”, quien será uno de los narcos que buscará la DEA cuando el oficialismo sea desalojado del poder.

III. La familia socia de Nicolasito.

Nicolás Ernesto Maduro Guerra, es el único hijo de Nicolás Maduro Moros. Es un nombre que aparece permanentemente en las indagaciones que, sobre corrupción, hacen las autoridades de Estados Unidos. Pero no solo aparece Nicolasito, sino también sus socios. Desde hace varios meses llamó la atención a las autoridades norteamericanas, que buena parte de los testaferros y operadores económicos del hijo de Maduro eran de Maracaibo y se dieron a la tarea de investigar. Como resultado de esas investigaciones aparece un clan familiar como epicentro de los negocios del primogénito de Maduro en el Zulia: la familia Morón. Este grupo familiar tiene una filosofía: familia que roba unida, permanece unida. El clan está encabezado por Ricardo Morón, propietario de la empresa Cresmo CA, que ha recibido numerosos y jugosos contratos del chavismo. Tuvo directas vinculaciones además con Francisco Arias Cárdenas, cuando era Gobernador del Zulia, y especialmente con un hombre que era piedra angular de la corrupción del teniente coronel golpista: Salvador González, quien gracias a la corrupción logra crear y consolidar un grupo de empresas: Los Soles Group, en el cual sin duda hay dinero de los negocios ilícitos de Nicolasito. Ricardo Morón padre tiene dos hijos varones: Ricardo junior y Santiago. Este último es el gran amigo de Nicolasito, con quien viaja por todo el mundo, bueno cuando podían, fundamentalmente en actividades ligadas a sus negocios ilícitos. Ricardo junior nunca se interesó en los asuntos políticos, pero era uno de los grandes operadores económicos. El viejo vive la mayor parte del tiempo en España, Ricardo está residenciado en Eslovaquia y Santiago se mantiene al lado de Nicolasito, a pesar de la tormenta que azota a la familia presidencial. Seguiré dando detalles en la medida que me va llegando información.

IV. Cuidado con los fake news.

Venezuela está a merced de muchas mentiras comunicacionales, muchas de ellas creadas desde los laboratorios de propaganda del oficialismo y también de los que tienen varios sectores de la oposición. El problema es que mucha gente se cree esos cuentos. Uno de los últimos alegaba que Cilia Flores había sufrido un ACV y que por eso aparecía en un video, sosteniéndose su mano derecha. El rumor corrió como pólvora, pero todo es falso, porque la mujer que aparece en el video no es Cilia. Moraleja: no crea en todo lo que le llega a su teléfono.

Nos vemos en una próxima columna y recuerden: limpiar a Venezuela de la corrupción es una tarea de todos.


Antonio Torres

Dr. Ciencias Políticas-Analista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *