Compañías y bancos suizos afectados por sanciones a Venezuela

Varias compañías y bancos suizos se han encontrado en la línea de fuego mientras Estados Unidos aumenta la presión sobre el gobierno venezolano. Washington ha sancionado a numerosos altos funcionarios por lavado de dinero y tráfico de drogas en la nación latinoamericana rica en petróleo pero económicamente agitada.

La economía venezolana está hecha jirones después de años de mala gestión y corrupción. Los precios récord del petróleo han dado otro golpe y se espera que la propagación mundial de Covid-19 tenga un efecto humanitario catastrófico en un país incapaz de satisfacer las necesidades básicas de su pueblo. Mientras tanto, continúa una lucha de poder entre el presidente Nicolás Maduro y el líder opositor Juan Guaidó.

Según un reporte de Paula Dupraz-Dobias para swissinfo.ch, el año pasado, la administración del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, implementó un paquete de medidas para presionar a Maduro fuera del poder, incluida una prohibición del petróleo venezolano, que obligó a muchos comerciantes a detener las transacciones con el país.

Pero algunos, con sede en Suiza, encontraron soluciones.

Sanciones petroleras

En febrero, Estados Unidos sancionó al gigante petrolero ruso Rosneft por comprar petróleo crudo a través de RTSA, una unidad subsidiaria en Ginebra, de Petróleos de Venezuela SA (PdVSA), la compañía petrolera estatal venezolana. En el pasado, RTSA ha contado a BP, ExxonMobil, Royal Dutch / Shell y los comerciantes con sede en Suiza Vitol, Glencore y Trafigura entre sus clientes, según el enlace externo deReuters .

Rosneft ha sido acusado por Estados Unidos de realizar transferencias de petróleo venezolano para evadir sanciones. Esta práctica ha sido empleada regularmente para carga proveniente de la nación sudamericana desde la introducción de las sanciones estadounidenses, según un comerciante de petróleo que pidió no ser identificado debido a los riesgos asociados con las sanciones. El comerciante también dijo que «los venezolanos están tan desesperados» por vender su petróleo que permiten que los compradores especiales lo envíen a China, por ejemplo, en una transacción en la que solo el comerciante les paga y no el comprador. Esto es para evitar un rastro de papel que muestra la fuente del petróleo, el vendedor y el comprador.

Otra práctica para evitar las sanciones es lo que el comerciante llamó un «acuerdo de uno-dos» rápido en el que las empresas existen durante la duración de una transacción de compra de petróleo y luego desaparecen.

El 12 de marzo, Estados Unidos sancionó a TNK Trading International (TTI), otra filial de Rosneft, con sede en Ginebra, por «intermediación en la venta y transporte de petróleo crudo venezolano».

Los comerciantes de energía con sede en Suiza «manejaron un gran porcentaje de las exportaciones de petróleo de Venezuela en 2019 y en enero de 2020, TTI compró cerca de 14 millones de barriles de petróleo crudo de Petróleos de Venezuela (PdVSA)», según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

«Operaciones finales»

Rosneft, liderado por un asociado de mucho tiempo del presidente Vladimir Putin, anunció desde entonces que estaba finalizando las operaciones en Venezuela y vendió sus activos, incluidas las operaciones comerciales, a una compañía rusa estatal no revelada.

La oficina de Rosneft Trading en Ginebra, ubicada en la misma dirección que TTI, no respondió a las solicitudes telefónicas y por correo electrónico de swissinfo.ch para comentar sobre la venta y lo que significaba para su personal de Ginebra, enumerando el enlace externo enlínea como numeración entre 20 y 49.

Cuando se le preguntó sobre el impacto de las sanciones estadounidenses en las empresas comerciales, Florence Schurch, secretaria general de la Asociación Suiza de Comercio y Transporte, una organización de la industria, dijo que «claramente las sanciones estadounidenses tendrán un impacto en algunas empresas con sede en Suiza».

Schurch explicó que STSA no dio consejos o directivas a sus miembros sobre cómo lidiar con las sanciones. «Todos los miembros de STSA son profesionales y saben muy bien cómo lidiar con sanciones y asuntos, y consultar listas de sanciones como parte de sus operaciones diarias».

Empresa basada en Zug con vínculos con Maduro

El mes pasado, otro comerciante de petróleo con sede en Suiza, Maroil Trading Inc., registrado en Zug, negoció la venta de 250,000 barriles de gasolina a Venezuela en medio de una importante escasez de combustible en el país, según la AP.

Maroil Trading, registrado en Zug, es propiedad de Wilmer Ruperti, un empresario naviero venezolano y ex capitán de petrolero que, según la AP, «tiene un historial de rescate del gobierno socialista de Venezuela en momentos críticos».

Durante la presidencia de Hugo Chávez, Ruperti alquiló camiones cisterna rusos para entregar gasolina durante una huelga de empleados de PdVSA. Más recientemente, pagó honorarios legales para los miembros del vínculo externo dela familia de Maduro que fueron acusados ​​de tráfico de drogas como parte de una investigación de los Estados Unidos sobre el «narcoterrorismo».

Ni Ruperti ni Maroil Trading respondieron a llamadas telefónicas y tres solicitudes de correo electrónico para responder preguntas sobre sus operaciones suizas.

Las autoridades suizas no parecen estar investigando a los comerciantes acusados ​​de violar las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela. La oficina del fiscal general suizo (OAG) dijo a swissinfo.ch que «la OAG no está llevando a cabo ningún proceso penal en este momento contra una casa de comercio de productos básicos que se comercializa en el contexto del mercado petrolero venezolano».

Banca para una élite

Sin embargo, se han iniciado investigaciones sobre las actividades bancarias suizas vinculadas a Venezuela. La autoridad de supervisión financiera de Suiza, FINMA, investigó recientemente un esquema venezolano de lavado de dinero que involucra a un ex empleado del banco suizo Julius Bär. La investigación condujo al escrutinio de los laxos controles externos de laadministración del banco luego de que Matthias Krull, un banquero germano-venezolano que trabajaba con Julius Bär, fuera sentenciado a 10 años de cárcel en Florida por lavar dinero de los llamados «bolichicos», jóvenes empresarios cercanos al gobierno

Varios de los antiguos clientes e individuos de Krull vinculados a ellos, incluido el ex guardaespaldas presidencial convertido en ministro de finanzas venezolano Alejandro Andrade, están detenidos en los Estados Unidos por malversación de fondos y aceptar sobornos vinculados a fondos estatales venezolanos. Andrade tenía 17 cuentas con nueve bancos suizos que solía ocultar dinero.

Otros antiguos clientes de Krull’s, primos Francisco Convit y Alejandro Betancourt de la firma energética venezolana Derwick Associates, también están bajo investigación estadounidense por un plan de lavado de dinero que involucra préstamos a PdVSA. El dinero supuestamente estaba oculto en varios bancos suizos, incluida la Compagnie Bancaire Helvétique, con sede en Ginebra, según informes de losmedios de comunicación externos quecitan la correspondencia entre las autoridades estadounidenses y suizas. El tribunal más alto de Suiza ordenó la divulgación de los registros bancarios al Departamento de Justicia de los Estados Unidos como evidencia en el caso. Compagnie Bancaire Helvétique niega haber participado en el plan de lavado de dinero de Derwick Associates.

Según Finews, el enlace externoKrull, que administró aproximadamente $ 600 millones en Julius Bär, era conocido como una «superestrella de incorporación» para los negocios que pudo llevar a Julius Bär desde América Latina.

En el momento del presunto lavado de dinero entre 2009 y 2018, Julius Bär estaba obteniendo ganancias ordenadas y Collardi, su CEO principal, estaba recibiendo elogios al trasladar el banco agresivamente a los mercados emergentes, particularmente en Asia y América Latina. Collardi renunció a Julius Bär en 2017 para unirse al banco privado Pictet como socio.

Según el enlace externo deBloomberg y el enlace externo definnews , los socios de Pictet discutieron el control de daños el mes pasado mientras FINMA realiza investigaciones sobre los roles desempeñados por los empleados de Julius Bär durante el tiempo en que tuvo lugar el lavado de unos $ 1.2 mil millones vinculados a PdVSA.

Consecuencias para la reputación

«Tan pronto como comienzas a tirar de ese hilo de corrupción en Venezuela, muy rápidamente en ese proceso te encuentras con bancos suizos», explica Alek Boyd, un periodista con sede en Londres que investiga la corrupción venezolana.

Boyd, quien edita el sitio de noticias infodio, explicó que muchos bancos privados a menudo contrataban venezolanos o personas con doble nacionalidad para construir negocios en el país.

«La incorporación de clientes de un país donde grandes cantidades de dinero se están desviando en todo tipo de negocios dudosos … pone en tela de juicio el papel de los bancos con respecto a la legislación contra el lavado de dinero», dijo. Boyd también cuestionó si los reguladores financieros suizos habían hecho lo suficiente para investigar a las personas involucradas en tales prácticas.

FINMA declinó hacer comentarios sobre individuos potencialmente involucrados en esquemas de lavado de dinero.

Un abogado suizo familiarizado con la participación de las instituciones financieras suizas en Venezuela dice que los bancos siempre estaban interesados ​​en tomar el negocio sin importar de qué lado del espectro político provenía en Venezuela. Una vez que se puso de manifiesto el fin del secreto bancario suizo, el sector tuvo que encontrar formas de reinventarse, y mantenerse a flote.

«Usted toma el dinero, porque de lo contrario su banco podría cerrar», dijo el abogado a swissinfo.ch, hablando bajo condición de anonimato para no exponer a los clientes.

Serge Steiner, jefe de comunicaciones de la Asociación Suiza de Banqueros, se negó a comentar sobre las acciones de bancos específicos, pero enfatizó que su grupo insta a sus miembros a cumplir con las reglas. Las fallas en la implementación de medidas contra el lavado de dinero y el cumplimiento son perjudiciales para un sector con una larga tradición en la gestión de patrimonios.

«Se trata de calidad, no de hacer negocios sospechosos», dice. “[Desafortunadamente], la imagen de James Bond todavía está allí, y lleva mucho tiempo deshacerse de eso. Cada escándalo, incluso los más pequeños, así como los más grandes fuera de Suiza definitivamente no están ayudando y están perjudicando nuestra reputación «.

El petróleo de Venezuela, las sanciones y Suiza

El petróleo constituye el 99% de los ingresos de exportación de Venezuela, según la OPEP. Pero durante la última década, la producción ha caído abruptamente de 2.4 millones de barriles por día a solo 700,000 por día en marzo, debido en gran parte a la mala gestión de la compañía petrolera estatal.

La Administración de Información de Energía de EE. UU. Informó que en 2017, alrededor del 47% de los envíos de petróleo venezolano fueron a China e India. Es difícil hacerse una idea de la cantidad de petróleo de Venezuela que comercializan las empresas en Suiza, ya que la información no se hace pública por las empresas en su mayoría de propiedad privada. Trafigura, un comerciante con sede en Ginebra, compró 34,000 barriles de crudo y otros productos petroleros antes de que se impusieran sanciones el año pasado. La mayor parte de eso fue revendido a refinerías chinas y estadounidenses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *