Hijo del ex-presidente colombiano Álvaro Uribe asistió en 2011 a fiesta de boda del narcotraficante “Ñeñe” Hernández

En la imagen, Jerónimo Alberto Uribe Moreno (círculo rosa), hijo menor del senador Álvaro Uribe Vélez, en una fiesta (25 de abril de 2011) con María Mónica Urbina (viuda del narcotraficante Ñeñe Hernández) y Juan Manuel Barraza (círculo azul), empresario en cuyo apartamento se fraguaron sobornos del escándalo de Odebrecht.

Una foto de su hijo menor pone en duda versión de Uribe de que nunca supo quién era el narcotraficante “Ñeñe” Hernández

Por Gonzalo Guillén y Julián F. Martínez
La Nueva Prensa

El senador de Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez ha dicho que la única vez que vio al narcotraficante José Guillermo Hernández Aponte, alias “Ñeñe”, fue el día en que se dejó tomar una fotografía informal con él, sin saber de quién se trataba. Una excusa cada vez menos creíble.

El hijo menor de Uribe, Jerónimo Uribe, habría estado, en abril de 2011, en la fiesta de matrimonio de la ex reina de belleza María Mónica Urbina con “Ñeñe”.

Por los días de la boda fue captado en una fotografía del 25 de abril de 2011 que publicó en la red Instagram un grupo de seguidores de la señora Urbina. Allí aparecen ella, el controvertido empresario Juan Manuel Barraza y Jerónimo Uribe, hijo menor de Álvaro Uribe.

No solamente el hijo de Uribe tenía cercanía con la esposa del narcotraficante sino que el propio Uribe Vélez fue el primero en Colombia en deplorar públicamente el asesinato de Ñeñe en Brasil. Lo hizo en este sentido mensaje de Twitter:

En el apartamento de Bogotá de Juan Manuel Barraza (esposo de la animadora de televisión Andrea Serna) se transaron varios de los sobornos que pagaron Odebrecht y su socio Grupo Aval con el objeto de adquirir contratos con el estado colombiano para obras públicas. Así consta en diversos expedientes judiciales que la Fiscalía General de Colombia en su mayor parte mantiene inexplicablemente engavetados.

De hecho, en el transcurso del juicio penal contra José Elías Melo, ex presidente de Corficolombiana (del Grupo Aval), el empresario brasileño Luiz Antonio Bueno, ex presidente de Odebrcht en Colombia, contó que las reuniones para convenir sobornos con el ex viceministro de Transporte, Gabriel García Morales, se citaban y llevaban a cabo en el apartamento de Juan Manuel Barraza.

Barraza, quien fue llamado a diligencia de entrevista en la Fiscalía, es investigado por supuestamente haber invertido dinero con el ex viceministro Gabriel García Morales en la obra de construcción del Parque Industrial TLC de las Américas S. A., en Cartagena.

La inversión habría consistido en que Barraza adquirió un terreno de 42 hectáreas en la zona industrial cartagenera de Mamonal y el dinero que se empleó para hacer el pago era, parcial o totalmente, del entonces vice ministro García Morales. Esa es la hipótesis de los investigadores judiciales.

Gabriel García Morales fue viceministro de Transporte de Álvaro Uribe Vélez y posteriormente resultó condenado a cinco años de cárcel por corrupción tras aceptar cargos por cohecho impropio e interés indebido en la celebración de contratos.

García Morales fue quien estructuró la propuesta que presentó Odebrecht para perseguir la adjudicación corrupta del mega contrato de la Ruta del Sol II y posteriormente habría de convertirse en el principal delator de los delitos que se cometieron en esa contratación. Por la adjudicación de ese contrato recibió un soborno de US$ 6,5 millones.

Otro hijo de Uribe, Tomás Uribe, por su parte, ya había estado, en 2010, acompañado por el condenado empresario colombiano Miguel Nule en una reunión en Panamá con el representante de Odebrecht en ese país –– Andrés Rebollo–– a quien invitó a hacer negocios en Colombia. Esta versión la contó el mismo Rebollo cuando se convirtió en delator de los negociados de Odebrecht en Panamá. Pero la primera revelación la hizo Nule en una famosa entrevista con el periodista Gerardo Reyes, en El Nuevo Herald, de Miami.

Miguel Nule aseguró que el papel de Tomás Uribe en la reunión de Panamá fue el de intentar convencer a Odebrcht que se aliara con el Grupo Nule para conseguir adjudicaciones de grandes obras, entre ellas la Ruta del Sol. El encuentro ocurrió ocho meses antes de que se adjudicara esa proyecto.

Los dos hijos de Uribe han aparecido en otros hechos ligados con delincuentes reconocidos. El 28 de junio 2002 (cuando su padre estaba a menos de dos meses de asumir la presidencia, que había ganado el 26 de mayo de ese año) diario El Meridiano, de Montería, publicó la siguiente fotografía en la sección de eventos sociales, en la que Tomás y Jerónimo aparecen abrazados con el poderoso narcotraficante Wilmer Pérez, en ese momento jefe del cartel del Golfo de Morrosquillo, quien fue asesinado siete años más tarde.

Tomas Uribe Moreno, el narcotraficante Wilmer (jefe del cartel del Golfo de Morrosquillo) y Jerónimo Uribe Moreno.

Álvaro Uribe sostiene que los únicos negocios que progresan en Colombia son el narcotráfico y la minería ilegal. No obstante, sus hijos, entre los múltiples negocios que poseen, abrieron un centro comercial de 120 mil millones de pesos en Montería, en julio de 2017. (VER AQUÍ)

Otro centro comercial –valorado en más de 100 mil millones de pesos– fue construido por los multimillonarios hermano Uribe en Cartago, Valle. (VER AQUÍ).

Los dos hijos de Uribe también tuvieron negocios con el tristemente célebre lavador de activos David Murcia Guzmán, quien purgó una pena por ese delito en Estados Unidos y regresó a Colombia, donde continúa preso. El propio Murcia puso al descubierto sus relaciones los hermanos Uribe cuando se quejó por el hecho de que la justicia a ellos no los tocaba y a él sí.

“No sé cómo será la relación del presidente con los hijos, pero definitivamente no está enterado de lo que hacen”, dijo Murcia.

NOTA: Para que tuviera derecho a dar su versión, Jerónimo Uribe fue consultado por La Nueva Prensa acerca de su relación con María Mónica Urbina y con Juan Manuel Barraza; si tuvo relación alguna con el “Ñeñe” Hernández; si asistió a la boda María Mónica Urbina y “Ñeñe” y si sabía en el momento de la fotografía que Urbina era la esposa del Ñeñe. No respondió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *