Por esto el empresario Atahualpa Fernández Arbulu pudiera estar próximo a sanciones del Gobierno estadounidense

En la imagen, Atahualpa Fernández Arbulu

Desde hace años el Gobierno y las autoridades de justicia de los Estados Unidos investigan a empresarios y colaboradores que mantienen vínculos en Venezuela con el Gobierno socialista a pesar de las sanciones.

El empresario Atahualpa Fernández Arbulu, dueño en Venezuela del Complejo Industrial Tiuna, es según personas familiarizadas con el asunto, uno al que los Estados Unidos le han estado prestando especial atención, antes sospechas de que sus compañías servirían para burlar sanciones estadounidenses.

Desde el año 2012, el general retirado del Ejército venezolano, Carlos Peñaloza, ha cargado contra Fernández señalándolo como “enchufado”, pues la principal factoría de Atahualpa Fernández Arbulu se dedica a la confección de uniformes militares, gracias a contratos por varios millones de dólares, que ha recibido del Gobierno socialista.

El Complejo Industrial Tiuna, perteneciente a Fernández, se ha encargado de elaborar millones de morrales con colores alusivos a la bandera de Venezuela, que el Gobierno ha entregado a estudiantes de escuelas públicas, mediante contratos opacados supuestamente por ejecutarse con precios inflados.

Según algunas referencias en línea, el Complejo Industrial Tiuna es una de las pocas empresas venezolanas que actualmente operaría al 100% de su capacidad con al menos mil 400 trabajadores, produciendo unas 11 millones de piezas para la Fuerza Armada Bolivariana de Venezuela. Para esto cuenta con tres plantas de confección textil, área de planificación y control de producción, un almacén de telas y avíos, las plantas de bordados, de gorras y talegas, el área de acabado y despacho, y por si fuera poco, también existe un área aparte para embotellar agua potable.

Por otra parte, entre los años 2004 y 2011, la extinta Comisión de Administración de Divisas de Venezuela (Cadivi), le aprobó al Grupo Atahualpa un poco mas de $550 millones en dos solicitudes para importaciones, incluso después de que Cadivi desapareciera, la empresa siguió siendo beneficiada con dólares a precio preferencial a una tasa de 6,30 bolívares.

Más adelante, el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex), incluyó las empresas de Fernández Arbulu en la lista de empresas con bienes prioritarios, junto con alimentos y medicinas, por lo que en total, hasta el 2014, le fueron aprobados 7 millones 26 mil 896 dólares dentro de la categoría “librería y útiles escolares”.

El hijo de Atahualpa Fernández, Sebastián Fernández, ha participado en el Campeonato Internacional de la Fórmula 3, como piloto “español” de la escudería Campos Racing, con el número 25 y manejando un Ferrari.

Vale destacar que Atahualpa Fernández Arbulu no está solo, pues contaría con una mano derecha, a la que algunos conocen como “la chica 4×4”, Monika Yannarella, quien se define en las redes como: empresaria, asesora en comunicaciones corporativas e institucionales y especialista en marketing. Actualmente, Monika es directora de la revista especializada en deportes a motor, Stop and Go Vzla, propiedad de Fernández. Adicionalmente también fungiría como directora de la empresa Servicios Shu C.A.

Asimismo, junto a su ex-esposo Jhonny Rafael León, estuvieron señalados de manejar varias empresas de maletín que también recibieron dólares preferenciales. Una de esas empresas es Glemstone Enterprise Llc, registrada a su nombre y con domicilio en Miami, Florida, en los Estados Unidos.

Monika Yannarella se encargaría de dotar de maletines blindados a miembros de la Guardia de Honor Presidencial, encargada de la seguridad del líder del Gobierno socialista, Nicolás Maduro.

Según una fuente familiarizada con el asunto, las empresas y negocios de Atahualpa Fernández Arbulu en Venezuela, pudieran estar entre los próximos a ser sancionadas por el Gobierno de Donald Trump.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *