Vittorio De Stefano, el empresario que habría hecho negocios en Curazao con el presunto narcotraficante venezolano Cliver Alcalá

En la imagen, Vittorio De Stefano y Cliver Alcalá

Cliver Alcalá Cordones es el general chavista que se suponía iba a estar a cargo de una fuerza paramilitar de unos 200 hombres que apoyarían el ingreso de ayuda humanitaria desde Colombia a Venezuela y que enfrentarían en 2019 a la Fuerza Armada afecta a Nicolás Maduro.

Alcalá es una de las figuras vinculadas al chavismo, por las que el Gobierno estadounidense ofreció una recompensa de $ 10 millones, para lograr su captura, ante lo cual decidió entregarse a la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés).

El otrora militar fue acusado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de poseer vínculos con el narcotráfico. Luego de esto, Alcalá confesó en Colombia, a donde había llegado desde hacía meses, que había planificado un levantamiento armado contra Maduro, tras haber firmado un contrato con el líder opositor venezolano Juan Guaidó, así como con varios representantes de Guaidó y asesores estadounidenses.

El plan de Alcalá se vio frustrado cuando un ciudadano colombiano, que fue contratado por el otrora Mayor General de la Fuerza Armada de Venezuela, fue arrestado en Colombia mientras transportaba un lote de armas a Venezuela que serían utilizadas en el levantamiento.

Vínculos de negocios

Clíver Alcalá es hermano de Carlos Alcalá, otro alto militar en situación de retiro. Según algunas menciones en la Internet, ambos desarrollaron una relación con el empresario Vittorio De Stefano, que se cree los llevaron a convertirse inclusive en inversionistas en los proyectos de De Stefano en Curaçao, entre los que se cuentan una universidad, un hotel, una marina y empresas contratistas de la refinería de Curaçao. Ambos hermanos estuvieron arropados por la sombra de dudas que cayó sobre muchos militares a los que, fuese o no su caso, organizaciones del narcotráfico convirtieron en adinerados. En la Antilla holandesa De Stefano y los Alcalá son sorprendentemente sinónimos de respeto y les serían guardados privilegios que tantos otros ciudadanos de bien no poseen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *