Piedad Córdoba y la mina de oro de Zapatero en Venezuela

José Antonio Puglisi
Periodista Digital

José Luis Rodríguez Zapatero tiene su propia mina de oro en Venezuela. El expresidente de España está enriqueciéndose a partir de uno de los negocios, junto al narcotráfico, más polémicos del régimen chavista. Así lo desveló una de las personas más cercanas al líder del PSOE, la colombiana Piedad Córdoba durante una entrevista realizada por el analista Juan Manuel Ospina. Un negocio que explicaría el constante interés del socialista español por defender a la dictadura de Nicolás Maduro, así como de enfrascarse en diálogos que solo benefician al chavismo para perpetuarse en el poder.

“Se lo dije a Rodríguez Zapatero, yo no entiendo esto [la construcción chavista de grandes estadios de béisbol para beneficio personal o del régimen] y me dijo: ‘a todos nosotros nos dieron una mina de oro. Nosotros explotamos y lo que no nos llega por lo nacional [de la mano de la dictadura], nos llega por acá… por ejemplo, acabamos de comprar implementos para minería en China y estamos explotando’”, delató la colombiana que se vio vinculada con los negocios ilegales de las FARC.

Incluso, Piedad Córdoba admitió que es un negocio rentable para el expresidente español: “nos va bien, porque todo el mundo quiere el oro de aquí”. Ante lo beneficioso de sacar el oro venezolano para beneficio propio, la colombiana admitió que también pidió a Delcy Rodríguez que le diese su propia mina de oro para poder “ayudar” a los colombianos. Sin embargo, no termina de explicar si su petición tuvo o no éxito.

Zapatero y el oro de sangre

Human Rights Watch denunció la violencia y el control que ejercen los grupos delictivos en el sur de Venezuela para la extracción ilegal de minerales. Bajo las ‘licencias’ que da el régimen chavista a sus socios estratégicos, la zona se ha convertido en una peligrosa área donde las amputaciones, desapariciones, contrabando y presencia de la guerrilla son cotidianas.

Desde la creación en 2016 del Arco Minero del Orinoco, un territorio para la explotación de minerales que ocupa 12% del país, el gobierno de Maduro ha entregado concesiones a algunas empresas para operar en la zona, pero hay opacidad total sobre la cantidad de oro que se ha extraído y sumado a las arcas del Banco Central de Venezuela. Las denuncias de contrabando de oro, que indican que minería ilegal supera a la autorizada son reiteradas en este informe y también ha sido corroborada en imágenes de satélite que muestran el avance de la deforestación del Amazonas venezolano.

Durante su reciente gira por Europa, el presidente encargado Juan Guaidó insistió en pedir acciones para evitar el tráfico de oro venezolano a ese continent

e, extraído en condiciones que constituyen graves violaciones de los derechos humanos, como se ha hecho con los llamados “diamantes de sangre” africanos. Solo Estados Unidos ha impuesto sanciones a Venezuela sobre la comercialización del mineral y además vetó a la empresa estatal Minerven. Washington tomó esa medida hace menos de un año, en marzo de 2019, justo después de que Uganda denunciara que 7,4 toneladas de oro venezolano habían ingresado a ese país sin pasar controles aduaneros y que Reino Unido le negara a Maduro el retiro 1.200 millones de dólares (unos 1.050 millones de euros) en oro del Banco de Inglaterra.

Lea el trabajo completo aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *