República de cocaína

«Plata o plomo» – plata o plomo. Este sombrío eslogan es el pase favorito de los carteles de la droga a funcionarios corruptos y funcionarios gubernamentales. La magnitud del impacto de estos grupos en el funcionamiento de los países latinoamericanos aún no se comprende completamente. De vez en cuando surgen nuevos hechos impactantes. Simplemente se supo que la organización de Joaquín «El Chapo» Guzmán probablemente tenía en su bolsillo incluso al presidente de Colombia, Alvar Uribe.

Según un reporte de Łukasz Zaranek titulado «República de cocaína», para el medio polaco tvp.info. En tiempos de mayor prosperidad a comienzos de los años ochenta y noventa, Pablo Escobar pasó de contrabando hasta 80 toneladas de cocaína por mes desde Colombia, principalmente a los Estados Unidos. Incluso monopolizó el mercado mundial de drogas. Sin embargo, siempre hubo un cuello de botella: el transporte. Gran parte de la coca fue transportada por aviones que despegaban de pequeños aeropuertos en el monte. Esto limitó las posibilidades del Cartel de Medellín.

Cuando Escobar fue asesinado en una emboscada policial en 1993, otro magnate, el Cartel de Cali, no logró resolver este problema lo suficiente. El contrabando de cocaína desde Colombia solo fue optimizado por «El Chapo» a mediados de la primera década de este siglo.

Guzmán encontró una solución simple y ordenada. En lugar de esconderse en los bosques, puede contrabandear grandes cantidades de cocaína desde uno de los aeropuertos más grandes de la región. «Hombre gordo», sabiendo que la pasión estadounidense por la cocaína es una veta de oro para él, vio el aeropuerto internacional El Dorado en la capital de Colombia, Bogotá.

Confesiones

Rellenar la droga en las nalgas de personas sustituidas o en la bodega de equipaje de los aviones de pasajeros es siempre una buena solución, pero a pequeña escala, mientras tanto, Guzmán tuvo impulso. Durante aproximadamente 2,5 años, las ya difuntas líneas de carga aérea se dedicaron al contrabando para el cártel desde Medellín. Por supuesto, el asunto requería una preparación precisa, sobre todo, organizar una «vuelta».

Richard Maok, un ex detective que sirve en la Policía Fiscal colombiana de La Fiscalia, reveló que «El Chapo» convenció al entonces presidente Uribe, uno de los senadores, representantes del aeropuerto, organizaciones paramilitares de derecha (su existencia es el resultado de la guerra civil que duró más de medio siglo en Colombia). que costó la vida de unas 200,000 personas (nota del editor) y el agente de ICE, la Oficina Federal de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU., que operaba en la Embajada de los EE. UU. en Bogotá.

Es fácil pensar en una historia de que tal y tal político era corrupto, que los carteles contribuyeron a su campaña electoral y que los niños fueron a escuelas privadas por dinero del narcotráfico. Lo más fácil es si te escondes en un lugar seguro: haz un hedor, escribe un libro y cinéllate. En el caso de Maok, el caso es ligeramente diferente, dados sus logros previos en la lucha contra el tráfico de drogas. Esto agrega credibilidad a su historia.

En 2002, Maok reveló los vínculos entre las Fuerzas de Autodefensa de los Estados Unidos (AUC), una milicia paramilitar de extrema derecha que se dedica al contrabando de drogas, militares y políticos de derecha. La historia descrita por el New York Times estadounidense condujo a muchas detenciones entre la élite política y militar de Colombia. Él mismo trajo amenazas de muerte al detective, y considerando que las amenazas a menudo se hicieron realidad en este país, decidió huir del país. Recibió asilo en Canadá.

Santuario

Asilo de asilo, pero Maok no se dio por vencido en revelar conexiones políticas y criminales en la patria abandonada. Dirige un blog en el que no oculta su actitud hacia Uribe, que sigue siendo uno de los políticos más poderosos de Colombia. Utiliza el hashtag significativo #ElFinalDeUribe, es decir, el final de Uribe.

El detective se jactó de que hace unas semanas fue contactado por el ex jefe de seguridad de Air Cargo Lines, quien luego de confirmar su identidad reveló la forma en que el transportista trata el contrabando de cocaína. El informante informó que Uribe estuvo involucrado en los tratos mientras ocupaba el cargo de presidente.

Curiosamente, estas no son las primeras voces que indican las conexiones de Uribe con el crimen organizado. De hecho, sería extraño si no tuviera tales conexiones. Nació en una de las capitales de la drogadicción mundial: en Medellín, la ciudad que Escobar «hizo famosa». Fue el centro de actividades de «El Patrón» y su cartel, en ese momento la organización criminal más poderosa del mundo. La ciudad está tan relacionada con las drogas que incluso acuñó el dicho «apedreado como una mosca de Medellín».

Uribe se graduó de la universidad allí en 1977, luego subió la escalera de la carrera extremadamente rápido. Así que fue el jefe de la Oficina de Contratación Pública en Medellín (un puesto extremadamente generador de corrupción), luego trabajó en oficinas centrales. En 1982, cuando tenía solo 30 años, se convirtió en presidente de su ciudad natal. Luego fue senador, después de lo cual fue elegido Presidente de Colombia en 2002, y cuatro años después como el primer líder del país en más de cien años, obtuvo la reelección.

Masacres

Como político conservador, luchó principalmente contra la guerrilla izquierdista de las FARC, con la ayuda de grupos paramilitares de derecha. Las milicias que actuaban en nombre de Uribe no resistieron las masacres, asesinatos y asesinatos. En este caso, no se debe culpar particularmente al presidente, porque esta era la naturaleza de este sangriento conflicto que dividió a Colombia para siempre. Sería un milagro si pudiera reducir la violencia.

Las primeras pruebas comenzaron a aparecer de la cooperación de Uribe con el Cartel de Medellín. En 2004, con base en la Ley de Estados Unidos sobre la libertad de acceso a la información, se publicaron materiales de inteligencia de 1991, indicando tales conexiones. Escobar, entre otros, fue descrito en el documento «Principales contrabandistas de drogas colombianos», que también incluía una lista de sus colaboradores. Por lo tanto, era «el jefe más importante del Cartel de Medellín; comenzó su carrera como asesino y actualmente dirige la organización criminal internacional más grande del mundo «.

A continuación, en la misma página, se encuentra la silueta del futuro presidente de Colombia, entonces gobernador del Departamento de Antioquia, cuya capital es Medellín. «Álvaro Uribe Vélez – político y senador colombiano responsable de la cooperación del Cartel con Medellín en los círculos gubernamentales superiores. Uribe está afiliado a organizaciones involucradas en delitos de drogas en los Estados Unidos. Su padre fue asesinado en Colombia por sus vínculos con los traficantes de drogas. Uribe trabajó para el Cartel de Medellín y es un amigo cercano de Pablo Escobar Gaviria «.

Dichos materiales no impidieron que Uribe continuara su carrera o incluso una estrecha cooperación con los Estados Unidos. ¿Cómo se puede resolver este aparente conflicto de intereses? Por supuesto, todo se divide en política. Cuando Uribe sirvió como presidente en 2002-2010, Washington lo necesitaba. Se convirtió en un ávido aliado de los estadounidenses en la guerra contra los narcóticos y en la lucha contra las milicias de izquierda. Además, ser un aliado estadounidense elogiado le dio inmunidad adicional en su tierra natal. Un diseño interesante.

El Patrón

Obvias asociaciones con la indulgencia de Washington hacia el dictador de ultraderecha Nicaragua Anastasio Somozy García. «Somoza puede ser un bastardo, pero es nuestro bastardo», dijo el presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt, sobre uno de los mayores delincuentes de América Latina. Uribe cooperando con Escobar y apoyando a las milicias asesinando a aldeanos o traficando drogas puede ser un bastardo, pero es «nuestro» bastardo.

Mientras tanto, los archivos del Departamento de Estado estaban hinchados. En 2018, se publicó una nota de 1993 que informaba que las campañas de Uribe en las primeras etapas de su carrera política habían sido financiadas por la organización Escobar. Él mismo, se indicó, comenzaría a temer por su vida, porque no hizo los favores políticos apropiados «a sus mentores del Cartel de Medellín».

Fue en un momento en que Escobar escapó de la prisión para evitar la extradición a los Estados Unidos. Uribe medió entre el jefe del cartel escondido (se le consideraba de confianza) y la embajada estadounidense. Habló con la esposa de Escobar para influenciar a su esposo, para que se rindiera. La nota dice que cuando Uribe se reunió más tarde con el diplomático estadounidense, «estaba caminando constantemente por la pequeña oficina y estaba claramente conmovido», pero «insistió en que no había diálogo con Escobar sobre las concesiones del gobierno que el jefe exigía». «Para mí, Escobar tiene tres opciones: rendición incondicional, captura o muerte».

«El Patrón» fue asesinado en una emboscada policial en Medellín en diciembre de 1993. Uribe luego rechazó la acusación de haber trabajado con el rey de la cocaína. Argumentó que se trataba de «noticias falsas». Puede convencer, pero el hecho es que ha sido objeto de muchas investigaciones. La Corte Suprema investiga el intento de sobornar y manipular testigos que han argumentado que Uribe, ahora nuevamente senador, es responsable del aumento en el número de asesinatos políticos. El caso se refiere a la masacre de 15 aldeanos en 1997, cuando era gobernador del Departamento de Antioquia.

Otras 276 investigaciones contra Uribe también están en marcha. Su alcance es amplio: desde estafas en licitaciones de contratación pública, malversación de ayuda humanitaria internacional, hasta espionaje de políticos opositores, jueces y periodistas. También en este caso, el político naturalmente afirma que es culpable del espíritu de Dios. La venganza de los opositores políticos, etc.

Uribe aún puede salir de las acusaciones de fraude, especialmente porque tiene un poderoso protector en la forma del actual presidente Ivan Duque Márquez. El escándalo de Odebrecht que sacudió a América Latina demuestra que incluso con serios cargos de corrupción, puede funcionar normalmente en política. El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, continúa a pesar de las denuncias de pedofilia. Las drogas, sin embargo, la cooperación con los carteles de Medellín o Sinaloa es una carga de género completamente diferente.

Confirmación

Cuanto más haya voces que confirmen las palabras del informante de Maok. El periodista Gonzalo Guillén de la revista La Nueva Prensa dijo que «la relación entre El Chapo y Urib es indudable». Indicó que había entrevistado a uno de los pilotos de Guzmán, quien admitió que el contrabando estaba en su apogeo.

El piloto reveló que la Agencia Federal de Drogas de los Estados Unidos (DEA) interceptó al menos un avión del Cartel desde Sinaloa que volaba a Bogotá. El Boeing 707 tenía efectivo a bordo, mientras que volar de regreso a México era tomar «muchas toneladas de cocaína». Después de la intercepción, la máquina fue desechada.

No hay lazos familiares secretos entre Urib y Guzmán, que actualmente cumple cadena perpetua en una prisión de supermax en el estado estadounidense de Colorado. El hermano del senador, ya muerto, Jaime, se casó con Dolly, hermana de Alex Cifuentes, un oficial de El Chapo a cargo de Colombia, y tuvo dos hijos con ella. Cifuentes y la viuda Dolly ya han sido extraditados a los Estados Unidos bajo sospecha de tráfico de drogas. El otro hermano del político no fue mejor, fue acusado por el Fiscal General de dirigir escuadrones de la muerte durante las «purgas» en la década de 1990.

Por supuesto, es difícil para Uribe ser responsable de las elecciones de vida de sus hermanos. Tampoco se puede probar que arrojó a uno de los hermanos a los brazos de una hermana del miembro del cártel de Sinaloa, y el otro forzó o alentó el asesinato de aldeanos. Sin embargo, la presunta culpa del ex presidente puede basarse indirectamente en las palabras que se dieron en el juicio de Guzmán ante un tribunal de Nueva York.

Soborno

Uno de los testigos declaró que en la nómina del jefe estaba el entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto. Debía buscar el favor del narcotraficante y aceptar un soborno de $ 100 millones, aunque exigía hasta 250 millones. Sucedió, dijo el testigo, en octubre de 2012, por lo que después de la elección de Nieto como presidente, incluso antes de su juramento.

Vale la pena mirar a este testigo, porque no se trata de alguien que escuchó algo en alguna parte, alguien le dijo, pensó que tal vez era así. La «mano derecha» de Guzmán testificó, el propio Alex Cifuentes. También habló sobre los acuerdos en la propia Colombia. Bueno, testificó, el Cártel de Sinaloa sobornó a oficiales de la fuerza aérea colombiana, por lo que recibió información sobre instalaciones militares estratégicas y rutas de vuelo de aviones militares. También reveló que el general Oscar Naranjo, jefe de policía durante el mandato de Uribe, fue sobornado. Todo encaja

El informante del detective Maok dijo que en 2006-07, desde el aeropuerto El Dorado en Bogotá, el avión de Air Cargo Lines exportaba 10 toneladas de cocaína. El Mono Vides del grupo de contrabando Los Paisas, un ex miembro de las AUC (asesinado por la policía en octubre de 2010 – nota del editor) fue responsable del transporte. Uribe, a quien los contrabandistas llamaron «Gobierno», se encargaría de establecer rutas de transferencia seguras y de encargar la construcción de un hangar especial en el aeropuerto, que estaría a disposición exclusiva del Cartel de Sinaloa y sus asociados.

– Uribe es responsable de Aerocivil (autoridad de aviación civil – ed. Nota), que construyó un almacén cerca de la pista. La cocaína se mantuvo allí », explicó el ex detective La Fiscalia en su cuenta de YouTube. Señaló que las drogas provenían principalmente de la región de Antioquia, es decir, el patio trasero del ex presidente. Su entrega fue manejada por milicias de extrema derecha.

Air Cargo Lines

Desde Bogotá voló a México a bordo del avión de transporte de cuatro motores DC-8. En la dirección opuesta, «El Chapo» envió dinero y joyas, también, reveló el informante, para el propio presidente. El jefe de seguridad de Air Cargo Lines dijo que personalmente le entregó a Uribe una esmeralda en el palacio presidencial. En total, estima, le dio al líder más de un millón de dólares en efectivo.

La guía contó cosas más interesantes. Señaló que el líder de una de las milicias paramilitares por entregar cocaína a Bogotá debía recibir una entrega de pistolas de 5,7 mm, llamadas «asesinos de arcilla», porque sus proyectiles perforan fácilmente los chalecos antibalas de los oficiales.

Un visitante frecuente en el aeropuerto de El Dorado también era hijo de «El Chapo» Jesús Guzmán, quien, convencido del informante, cuando ingresó a Colombia no tuvo que pasar por ningún pasaporte o despacho de aduana. Guzmán junior se encargó de los envíos de cocaína. Ismael Zambada García «El Mayo», cofundador del Cartel de Sinaloa y jefe del mismo después de la condena de Guzmán, también envió a su propio pueblo para el control.

También se suponía que una de las personas más interesantes involucradas en los tratos era un agente de ICE que servía en la embajada estadounidense en Bogotá. Recibió el apodo de «Abastos» (entregas) de los delincuentes. – En 2006 cooperé con «Abastos», quien me recibió en la embajada. Le conté sobre todas las actividades ilegales de Raúl Jiménez Villamil (entonces presidente de Air Cargo Lines que actualmente cumple una condena en España por contrabandear dos toneladas de cocaína a este país – nota del editor) – dijo el informante.

Tapa

Para sorpresa del director de Air Cargo Lines, el agente ya sabía acerca de los transportes de drogas que salían del aeropuerto y, sin embargo, no hizo nada con este conocimiento. Por supuesto, sucede que los agentes trabajan de manera encubierta en un cartel, esta es una práctica muy peligrosa, aunque natural, pero esto generalmente conduce a algunas detenciones, mientras que toneladas de cocaína continuaron volando desde Columbia a México en su mejor momento.

El proceso de contrabando que utiliza Air Cargo Lines finalmente se ha acortado y la línea misma se ha abolido como se mencionó. Sin embargo, esto no se debió a los esfuerzos de los servicios colombianos o estadounidenses y, se puede tener la impresión, en su contra. Ella decidió el robo. Sucedió que una tonelada de cocaína traída de Bogotá murió en México. En el aeropuerto, apareció Sicarios y secuestró al dueño de la línea. Un mes después, se entregó una película a la sede del transportista con el cuerpo sin cabeza del presunto ladrón grabado.

Por supuesto, esto no significa que el Cartel de Sinaloa haya renunciado a este mercado lucrativo. El contrabando está en su mejor momento, solo «El Mayo» y los hijos de Guzmán han cambiado su forma de operar: ahora tienen acceso directo a toda la producción y contrabando de cocaína en Colombia. Lo hicieron directamente trabajando con productores, pandillas y milicias paramilitares. Por supuesto, esto no sería posible sin contactos con funcionarios y políticos, pero el cartel sabe cómo ganar su favor.

La mitad de la producción mundial de cocaína tiene lugar en Colombia. Es una industria que emplea a cientos de miles de personas en este país. La práctica criminal podría reducirse al dar a estas personas una ocupación diferente. También hay una segunda posible solución al problema, igualmente utópica. Es suficiente que las personas dejen de usar drogas. Por supuesto, no hay posibilidad de que esto suceda. Incluso si no hubiera un presidente corrupto, Alvar Uribe o el Cártel de Sinaloa, cualquier otra persona pronto estaría involucrada en la producción y el contrabando de cocaína.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *