Enrique Lau Cortés en medio de escándalo por venta de terrenos de la Caja del Seguro Social de Panamá

Enrique Lau Cortés es el director general de la Caja del Seguro Social de Panamá (CSS), cargo al que llegó en agosto de 2019 por designación del presidente Laurentino Cortizo, a quien muchos panameños prefieren llamar «Nito». Cortés había sido previamente director general de Planificación y Evaluación de la Universidad de Panamá (2006 – 2016), subcontralor de la República de Panamá (2000 – 2004) y subdirector de la CSS (1996 – 1999).

Lau hace parte de una controversia que ha tomado cauce en las redes y en la que se alerta acerca de la venta de terrenos de la Caja del Seguro Social. Algo había advertido Infidencias y confidencias, una sección del diario panameño El Siglo, el 25 de enero pasado, pero la denuncia ha tomado cuerpo y ahora han llegado más detalles a las redes, donde personas familiarizadas con el asunto han expresado

Por eso Lao dijo que la caja quebraba dentro de 3 años, para asustar a la gente y presionar a la junta directiva de la caja, para vender esos terrenos como vendieron los de la universidad. OJO PANAMEÑO.

INFIDENCIAS Y CONFIDENCIAS
Anda corriendo. Un anuro (sapo) de San Carlos me dice que la gente está furiosa porque el Cajetón Lao Cortesano quiere utilizar o vender 73 hectáreas de terrenos sin que se haya construido su nueva policlínica especializada. Son los terrenos de la CSS que están en San Carlos y que pertenecían al Club de la Tercera Edad que luego Chinchorro cerró. Alberto Vallarino los quiere para su proyecto inmobiliario/hotelero, y lo amarra con Santa Mónica y los terrenos que le compró a la Universidad. Lau Cortesano acomodó su estrategia anunciando la quiebra inminente del CSS para justificar esa venta, tal como hizo en la UP Si los sindicatos y la Asociación de Asegurados no se ponen alerta saquea la Caja como hizo el BINOMIO Pangacho G de P y el masón Lao Cortesano con la Universidad. Ya de esos terrenos se segregaron 11 hectáreas de orilla de playa que se repartieron entre R. Martinelli y A. Vallarino con el consentimiento de El Ateo Saenz Llorenz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *