Oro venezolano de los negocios ilegales de Alex Saab entraría a Suiza

Frente a las sanciones económicas y la caída en la producción de petróleo, el Gobierno chavista recurrió al oro. El metal precioso, extraído ilegalmente, se vende en varios países, incluyendo Suiza.

El oro se ha convertido en uno de los pilares del Gobierno venezolano para mantenerse en el poder. La extracción ilegal de este metal es uno de los negocios que llenan los cofres estatales, y uno de los principales destinos ha sido Suiza, según un informe de la RTS (Radio Television Suisse).

La opacidad del mercado mundial hace sencillo eludir las sanciones que afectan a Venezuela, por lo que se ha implementado un sistema completo para vender este oro.

En mayo pasado, las autoridades británicas interceptaron un avión privado desde Venezuela, con oro propiedad al parecer del capo Alex Saab y de su socio Álvaro Pulido, que había pasado por las Islas Caimán. La policía luego anunció en un comunicado que el avión transportaba, escondido dentro de la cabina, 104 kilos de oro ilegal por valor de 5 millones de francos. Este oro estaba destinado a un comprador suizo.

Alex Saab

Unos meses antes, en febrero de 2019, un avión oficial del Gobierno chavista aterrizó en Zúrich con oro oculto ilegal. Protegido por su estatus diplomático, la policía federal no pudo registrar el avión y pudo reanudar su ruta a Abu Dhabi, otra plataforma mundial para la refinación de oro.

En todas estas operaciones los tentáculos de Saab estarían presentes.

Suiza tiene un enorme peso en el mercado mundial. Tiene 4 de las 6 refinerías más grandes del mundo (Metalor, PAMP, Argor Hereaus y Valcambi) que manejan del 60% al 70% del oro en el planeta. Incluso, si Suiza importa oficialmente más oro venezolano desde 2016, el metal de este país no ha desaparecido de las refinerías suizas.

De hecho, el año pasado, Suiza importó 2,5 toneladas de oro de la isla holandesa de Curazao, según las cifras de aduanas suizas.

Pero Curazao no posee minas e importa casi todo su oro de Venezuela. La isla también, bajo presión estadounidense, renunció a las importaciones venezolanas en julio pasado, cuando Suiza también dejó de comerciar con la isla.

Datos recientes señalan que cuentas con decenas de millones de dólares en Curazao, manejadas por el abogado colombiano Jaime Lombana, pudieran haber servido para blanquear fondos de Alex Saab.

Jaime Lombana

Pero en el lado suizo, todavía no se ha abierto ninguna investigación. Por lo tanto, la justicia aún no se ha preocupado por el oro venezolano.

Se espera que se inicien procedimientos contra el lavado de dinero. El supervisor bancario, la Autoridad Suiza Supervisora del Mercado Financiero (Finma), inició procedimientos en 2017, algunos de los cuales aún están en curso. Se sospecha que la Compagnie Bancaire Helvétique, Credit Suisse e incluso HSBC pudieran haber servido de puente para el blanqueo de fondos de altos funcionarios venezolanos o de figuras que se han enriquecido ilegalmente con el Gobierno chavista.

Marc Ummel, responsable de la política de desarrollo en el sector de materias primas en Swissaid señaló que Suiza tiene una inmensa responsabilidad por la continuación de los conflictos que ha durado varios años.

“Podemos ver claramente que no se realizaron controles cuando Curazao apareció en las estadísticas. Por lo tanto, existe un gran problema con la aduana”, denunció Marc Ummel, jefe de materias primas de Swissaid.

“El día en que el oro sucio ya no pueda ingresar al mercado, estos grupos ilegales no podrán seguir existiendo”, concluye Marc Ummel, citando, más allá de la cuestión de Venezuela, el ejemplo de los grupos yihadistas que controlan las minas en Malí, la República Democrática del Congo o Burkina Faso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *