Comisiones de PDVSA al ex-embajador español Raúl Morodo salpican a políticos portugueses y al director de la agencia para las migraciones de la ONU António Vitorino

En la imagen, António Vitorino

Al iniciar su investigación hace tres años, ni la Unidad de Delincuencia Económica Central (UDEF) de la Policía española ni la Fiscalía Anticorrupción de España imaginaron las implicaciones del fraude cometido por una red de políticos influyentes a Petróleos de Venezuela (PDVSA), principal fuente de ingresos para el Gobierno chavista. El proceso involucra a la hija de los políticos portugueses António Vitorino y Dias Loureiro.

Raúl Morodo, embajador español en Venezuela (2004-07) durante el gobierno del socialista Zapatero, es sospechoso de haber obtenido contratos millonarios con PDVSA para su hijo Alejo, su nuera Catarina (hija del ex ministro del Partido Social Demócrata de Portugal, PSD) y dos Socios venezolanos instalados en Madrid. Habría aprovechado su acceso al poder en la época de Hugo Chávez.

El ex-embajador de España en Venezuela Raúl Morodo y su hijo Alejo realizaron varios pagos que suman 325.200 euros a un político socialista y ex ministro de Defensa de Portugal, António Vitorino, tras cobrar 4,4 millones de euros de la petrolera estatal PDVSA, que en aquel momento estaba controlada por el Gobierno de Hugo Chávez. Vitorino dirige actualmente una agencia de la ONU, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Según la web OKDIARIO, en sus informes dirigidos al juez Santiago Pedraz, la UDEF apunta que estos pagos podrían deberse a que tanto los Morodo como el socialista Vitorino mediaron para cerrar un acuerdo empresarial, por el cual la firma portuguesa Galp se comprometió a construir cuatro parques eólicos en Venezuela y a comprar crudo a la petrolera PDVSA.

Miembro del Partido Socialista de Portugal, António Manuel de Carvalho Ferrera Vitorino fue vicepresidente y ministro de Defensa en el Gobierno de António Guterres entre 1995 y 1997, cuando se vio obligado a dimitir tras ser acusado de fraude fiscal. Una acusación que luego no quedó acreditada.

También ha sido miembro del Tribunal Constitucional de Portugal (hasta 1994), diputado en el Parlamento Europeo y comisario de Justicia e Interior en la Comisión Europea. En enero de 2018 fue nombrado director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), un organismo que actúa como agencia de la ONU. Raúl Morodo mantiene una estrecha relación con el Partido Socialista de Portugal, ya que fue embajador español en aquel país entre 1995 y 1999, antes de ser destinado a Venezuela por Rodríguez Zapatero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *