La controversia de la ministra de ciencia de Colombia Mabel Torres por ofrecer tratamiento para el cáncer sin aval científico

Científicos colombianos celebraron la creación del primer Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación del país a principios del mes pasado como un paso que capturaría más recursos para la investigación y pondría a la ciencia al más alto nivel de gobierno. Sin embargo, en solo unas pocas semanas, esa emoción inicial ha dado paso a la ira y la confusión por el nombramiento de la ministra de ciencia, Mabel Torres.

Torres, micóloga de la Universidad Tecnológica de El Chocó en Quibdó, era poco conocida en la comunidad científica hasta su nombramiento el 30 de diciembre. Los críticos señalan que su registro de publicación es limitado: solo 21 artículos, la mayoría de ellos sobre la taxonomía de los hongos grandes con forma de concha del género Ganoderma, utilizados tradicionalmente en la medicina china para tratar una variedad de dolencias.

Según Nature Research, gran parte de la controversia en torno a Torres se relaciona con las afirmaciones públicas que ha hecho sobre las propiedades para combatir el cáncer de un extracto de Ganoderma que ella misma elabora. Torres, quien describió el extracto como «como un té, una bebida», dice que se lo ha dado a unas 40 personas con cáncer, algunas de las cuales, dice, han entrado en remisión después de tomar la infusión durante unos meses. El tratamiento no se administró bajo los auspicios de un ensayo clínico, ni la metodología de Torres fue aprobada por un comité de ética médica. Ella nunca ha presentado los resultados para su publicación en una revista revisada por pares.

«Decidí no publicar como un acto de rebelión», dijo Torres en una entrevista con el periódico El Espectador el 11 de enero. Días después, prometió en la radio en vivo que publicaría los datos que había guardado durante cuatro años e insistió en que no había hecho nada incorrecto. «Rechazar el método científico sería rechazar parte de mi esencia», dijo. «El mensaje que envío es que tenemos que comenzar a reconocer y valorar otros tipos de conocimiento».

Los partidarios de Torres la ven como una ministra comprometida que abogará por algunas de las regiones más marginadas de Colombia, incluida la suya, El Chocó. Pero muchos investigadores se preguntan si ella es la persona adecuada para liderar el tan esperado cambio de imagen de la ciencia colombiana. «Se ha expuesto al escrutinio de nuestra comunidad por no seguir los protocolos que todo científico debe seguir», dice el botánico Enrique Forero, presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales en Bogotá. Teme que su cita pueda alentar a las personas que venden tratamientos médicos dudosos o no probados.

«Los comerciantes de esperanzas e ilusiones comenzarán a aparecer, produciendo remedios aquí y allá», dice Forero. «Y eso es muy, muy peligroso».

Torres aún no ha respondido a una solicitud de comentarios sobre el reclamo de Forero.

Evidencia mixta

Cuando Torres le dio a las personas su extracto de Ganoderma, no realizó los pasos que serían esenciales en un ensayo clínico, dice Susana Fiorentino, una inmunóloga que estudia las propiedades antitumorales de la medicina popular colombiana en la Pontificia Universidad Xavierian de Bogotá. En ningún momento Torres aisló los compuestos químicos contenidos en su extracto para estudiar cómo afectan las células cancerosas. Tampoco realizó pruebas en animales antes de pasar a las personas, como es estándar, dice Fiorentino.

Torres abordó la controversia en un comunicado emitido por el ministerio de ciencia el 18 de enero. «En ningún momento he propuesto de manera simplista que esta especie [podría] ser la cura para el cáncer», escribió. “No he ofrecido una droga, y mucho menos la comercialicé. He observado rigurosamente los protocolos éticos establecidos para la experimentación científica en general y los que se aplican específicamente en mi campo disciplinario «.

Torres también dijo en entrevistas que sus afirmaciones sobre el potencial de lucha contra el cáncer de Ganoderma fueron mal interpretadas por los medios de comunicación. Ella dice que nunca le pidió a las personas que detuvieran sus tratamientos contra el cáncer y que tomaran su extracto. Además, dice que vio su extracto de Ganoderma como algo más cercano a las medicinas tradicionales que se han utilizado durante milenios en Asia o en la región biodiversa de El Chocó de Colombia, en lugar de la investigación científica. «He complementado mi formación como científica con el análisis del conocimiento ancestral», dijo en su declaración del 18 de enero.

La evidencia publicada detrás de las propiedades anticancerígenas de Ganoderma es, en el mejor de los casos, mixta. Por ejemplo, una revisión Cochrane de cinco ensayos clínicos controlados aleatorios con un total de 373 participantes encontró que una especie del hongo, Ganoderma lucidum , no pudo reducir los tumores, aunque el extracto de G. lucidum hizo que las personas fueran un 27% más propensas a responder a la quimioterapia o radioterapia 1 . Sin embargo, la mayoría de los estudios incluidos fueron pequeños y su metodología fue débil, según la revisión Cochrane. (Torres no ha especificado qué especie de Ganoderma usa en su extracto).

Avanzando

A pesar de la controversia en curso, la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, dijo el 15 de enero que Torres permanecería en su puesto como ministra de ciencia. Torres misma ha dicho tan recientemente como el 30 de enero que no tiene planes de renunciar.

Eso no satisface a sus críticos. «Lo más coherente es renunciar», dice Fiorentino. Pero otros prominentes científicos colombianos están al lado del ministro de ciencia.

Torres «representa la mejor oportunidad que tiene el país para mirar a la biodiversidad existente en El Chocó», tuiteó Jaime Restrepo Cuartas, ex director de la antigua agencia de ciencias de Colombia, Colciencias.

«Entiendo las críticas que [Torres] ha recibido», dice Ricardo Torres Palma, químico de la Universidad de Antioquia en Medellín. Pero dice que Torres sigue siendo un científico, en contraste con muchos ex líderes de Colciencias, por lo que su nombramiento representa un progreso para los investigadores colombianos. «Para ayudarla», dice Torres Palma. «Creo que ese es nuestro papel ahora».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *