Armando.info: Siete países para siete diputados en defensa de Alex Saab | Venezuela

Roberto Deniz
Armando.info

Europa en primavera es, de por sí, un destino de ensueño para cualquier turista. Pero el periplo que un grupo de siete parlamentarios de oposición venezolanos, encabezado por el diputado yaracuyano Luis Parra, completaron en abril de 2019, excedió las expectativas de un viajero promedio.

Desde luego, no viajaron como simples turistas. La gira tenía una razón de ser y por eso se ciñó a los requerimientos de Alex Nain Saab Morán, el empresario colombiano que, junto a su compatriota Álvaro Pulido Vargas, el Gobierno de Nicolás Maduro tiene como sus principales contratistas en diversas áreas, incluyendo los suministros de alimentos importados para los combos de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Tan así fue, que el propio itinerario y la producción del tour quedaron literalmente a cargo de una agencia de viajes con sede en Bogotá y cuyo propietario es allegado tanto a Saab como a Carlos Lizcano Manrique, el empresario también colombiano que opera las Tiendas Clap.

Al final de la expedición por diferentes capitales del continente, Parra y sus colegas habían sellado su compromiso con el entramado de negocios de los empresarios colombianos, dejando atrás un reguero de certificados de buena conducta con los que querían persuadir a sus destinatarios sobre la inutilidad de cualquier investigación a Saab y sus asociados. Una relación que volvió a ponerse a prueba entre septiembre y octubre de 2019, cuando los diputados debieron activarse para otras gestiones, y que presumiblemente desembocó en la rocambolesca maniobra con la que Parra y otros diputados pretenden haber sustituido en la Asamblea Nacional a su presidente, Juan Guaidó, y al resto de la directiva.

Los diputados, dirigidos por Parra, acumularon millas en Europa con un solo fin: blanquear los negocios del entramado colombiano en algunas de las jurisdicciones que usaban para mover el dinero producto de los millonarios contratos detrás del suministro para el plan estatal de los Clap. En ese abril de 2019 ni Saab ni Pulido Vargas habían sido sancionados todavía por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, una decisión que se anunciaría en julio, en simultáneo con una acusación de lavado de dinero en un tribunal del sur de Florida. Pero, como los torrentes de dinero que fluían en las cuentas de Saab, operadores y empresas allegadas ya generaban suspicacias a autoridades de varios países, la iniciativa tenía un propósito preventivo.

Ni siquiera el cisma vivido en el parlamento nacional, de mayoría opositora, el pasado 5 de enero, o el rol de nuevo jefe de la Asamblea Nacional que ahora Luis Parra se abroga con el aval del chavismo, han destapado los verdaderos motivos de aquel primer periplo. Los protagonistas apenas se han referido a un segundo viaje, al que en su momento hicieron publicidad, que los llevó en mayo de 2019 a Roma y Madrid para actividades de las que sí podían ufanarse: denunciar al exministro de petróleo Rafael Ramírez y al empresario dueño de Globovisión, Raúl Gorrín, entre otros casos célebres de la corrupción oficialista. Sin embargo, nuevos documentos obtenidos por Armando.Info muestran que aquella gira de abril, con Luis Parra a la cabeza, fue un punto de inflexión, decisivo para asentar las relaciones entre los futuros diputados disidentes y Alex Saab.

‘All inclusive’

El viaje comenzó el 8 de abril de 2019 con un vuelo de Caracas a París. De la capital francesa los diputados volaron a Suiza. Un taxi los esperaba para rodar hasta el principado de Liechtenstein, un reconocido paraíso fiscal. Otro vuelo los trasladó a Alemania, donde hicieron escala, para seguir a Sofía, la capital de Bulgaria.

Los diputados José Brito, Adolfo Superlano y Chaim Bucaram -sin descartar algún otro, cuya presencia no se pudo comprobar para el cierre de este reportaje- que, hasta entonces, habían formado parte del séquito, regresaron a Caracas desde París el 13 de abril. Luis Parra, Conrado Pérez y Richard Arteaga siguieron de viaje. Dieron un salto a Lisboa y luego a Madrid para retornar a Venezuela el 17 de abril desde la capital española y previa escala final en República Dominicana, según se desprende de la reserva de los boletos.

En Liechtenstein, Bulgaria y Portugal, precisamente, se asientan algunos de los intereses financieros de Alex Saab. No por casualidad estuvieron entre los destinos de la gira. En esos y los otros países, las gestiones ante los interlocutores locales fueron dirigidas por los diputados Luis Parra, Conrado Pérez y Richard Arteaga, de acuerdo a varios testimonios.

Al menos los boletos de esos tres últimos parlamentarios fueron emitidos por Eurocontinentes Agencia de Viajes, en Bogotá, Colombia. Uno de los propietarios de este negocio turístico es Iván Caballero Ferreira, otro comerciante estrechamente ligado a la estructura corporativa de Saab y Pulido.

Iván Caballero Ferreira, por ejemplo, comparte directiva en una sociedad panameña llamada Aleaciones Metálicas del Pacífico -ya disuelta- con Amir Nassar Tayupe, abogado en Caracas de Saab, y Adrián Perdomo Mata, ex empleado de Saab y Pulido, nombrado presidente de la estatal venezolana Minerven en julio de 2018 y relevado en completo silencio en 2019 tras ser objeto de sanciones de Washington. Nassar Tayupe representa a Alex Saab en la demanda por Difamación e Injuria Agravadas que el empresario colombiano introdujo en septiembre de 2017 en un tribunal de Caracas contra los tres editores en ese entonces de Armando.Info, Alfredo Meza, Joseph Poliszuk y Ewald Scharfenberg, y contra el autor de este reportaje.

Pero Iván Caballero Ferreira, el copropietario de la agencia de viajes en Bogotá, figura también como director de otras firmas panameñas listadas como tóxicas por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (Ofac, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Se trata de Global Structure S.A y Multitex International Trading S.A. En las juntas directivas de ambas  coincide con Emmanuel Rubio González, hijo de Álvaro Pulido Vargas, cuya identidad original es Germán Rubio Salas.

En esa maraña empresarial conocen a Iván Caballero, de 40 años de edad, con el mote de “Ivanoff” y funge como mano derecha de Carlos Lizcano, el propietario en Venezuela de Salva Foods 2015, la empresa dueña de las privatizadas Tiendas Clap, otro de los tentáculos del negocio con el que Saab y Pulido controlan el jugoso negocio de la importación de comida para el Gobierno de Maduro.

Caballero es un viajero frecuente de la ruta Bogotá-Caracas: al menos la ha cubierto 20 veces en transporte aéreo desde 2018, según sus movimientos migratorios.

Su rol de confianza es tal, que Caballero Ferreira acompañó, hasta el último día, a los legisladores venezolanos en esa primera gira europea de la primavera de 2019. El 17 de abril regresó de Madrid a Bogotá, mientras que Luis Parra, Conrado Pérez y Richard Arteaga partían ese mismo día desde la capital española a Caracas junto con Carlos Herrera, director del portal Primicias24, quien también estaba al tanto de las gestiones de los diputados en favor de los empresarios colombianos. Inicialmente el regreso de Pérez y Arteaga se había programado para el 23 de abril. “Todo ese viaje se organizó por Bogotá”, reconoce una fuente que prefiere el anonimato. Iván Caballero no atendió la petición de entrevista para este reportaje.

Lea el trabajo completo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *