La corrupción se traga decenas de millones de dólares para atender la emergencia eléctrica de Venezuela

En la presa de Guri se encuentra el corazón del sistema eléctrico de Venezuela. Construido en el río Caroní justo antes de que se vierta en el mítico Orinoco, tiene una piscina reflectante con una superficie de 4.000 kilómetros cuadrados que alimenta la central hidroeléctrica Simón Bolívar, como se le conoce, y que es responsable de la mayor parte de la electricidad. El país consume.

Guri es estratégicamente importante para el sector energético y la economía de Venezuela. Inaugurado en 1974, en 1986 su capacidad se había multiplicado por cinco y en 2007 mejoró su maquinaria.

En teoría, tiene una capacidad instalada de 10,235 megavatios en sus 20 turbinas, capaz de generar 45,000 gigavatios de electricidad por año. Tres líneas de 765 kilovoltios, 400kv y 230kv, con redundancia triple y doble (dos conjuntos de copias de seguridad en caso de falla) abastecen a todo el país, extendiéndose de oeste a este.

Según un reporte de Jeanfreddy Gutiérrez para la web dialogochino.net, también hay un cable submarino para la isla caribeña de Margarita y conexiones a Boa Vista en Brasil y Cúcuta y La Guajira (Colombia) para la venta de excedentes de electricidad.

Se supone que las plantas hidroeléctricas de Guri y Macagua generarán la mitad de los 34,000 megavatios instalados en el país. La energía termoeléctrica (a carbón) proporciona el resto.

Hace más de una década, el gobierno venezolano emitió el decreto de emergencia eléctrica . Desde entonces, Guri ha estado en el centro de la controversia sobre las causas detrás de los frecuentes cortes de energía.

Sequías y desinversiones en la electricidad de Venezuela

El gobierno ha atribuido la caída de los niveles de agua en Guri a la sequía causada por el fenómeno de El Niño. El estado de Bolívar, un área repleta de parques nacionales y comunidades indígenas y que generalmente presenta la mayor precipitación en Venezuela, ha sido particularmente afectado, afirma.

Sin embargo, en 2010, los ex gerentes y expertos de la compañía eléctrica ya señalaban que la corrupción, junto con la compra de equipos obsoletos y la mala gestión en la adjudicación de los contratos, han sido responsables de apagones que pueden durar días. Entre el 19 de noviembre de 2018 y el 9 de febrero de 2019, los apagones causaron 79 muertes en hospitales, según la organización Doctors for Life, que publica la Encuesta Nacional de Hospitales anual.

En 2016, el embalse de Guri estaba tan vacío que el entonces ministro de Energía Eléctrica, general Luis Motta Domínguez, ordenó el dragado del fondo del lago después de que él mismo realizó una inspección submarina con un equipo de buzos. Era la segunda vez que alcanzaba el nivel oficial ‘crítico’ desde 2003.

Algunos científicos y ambientalistas señalan otras causas. Dicen que los niveles de agua han bajado debido a la deforestación en las cuencas hidrológicas como consecuencia de la extracción aluvial de oro y diamantes por parte de la mafia y la guerrilla desde 2011, cuando el presidente Hugo Chávez nacionalizó las concesiones mineras.

Para cuando Venezuela se sumió en el apagón de 72 horas de marzo de 2019, la «emergencia eléctrica» ​​ya tenía casi una década. La disminución de otros servicios públicos y privados pasó de crónica a aguda.

Ya no era solo la falta de electricidad. La población también sufrió la ausencia de agua potable bombeada y una falla general en las redes de telecomunicaciones. La información errónea causada por los apagones de transmisión de medios fue generalizada a medida que se agotó el combustible para las centrales eléctricas de emergencia.

En medio de la oscuridad y sin una fecha prevista para el retorno de la electricidad, el país estaba desesperado y experimentaba una dolarización de facto : la alineación de la moneda nacional con el dólar.

Sin posibilidad de utilizar los servicios de banca electrónica, y dada la insuficiencia de la moneda local después de dos años de hiperinflación, todas las transacciones que involucran velas, agua embotellada, alimentos o medicamentos se realizaron exclusivamente en dólares estadounidenses.

Solo se aceptó efectivo, introduciendo un nuevo nivel de desigualdad entre quienes reciben remesas o efectivo en moneda extranjera y quienes viven en la pobreza extrema porque ganan en bolívares.

El 9 de marzo de 2019, Nicolás Maduro acusó a los Estados Unidos de llevar a cabo un «ciberataque» contra el embalse de Guri. Sin embargo, los expertos que trabajaron en compañías eléctricas regionales antes de su nacionalización en 2006 en una entidad centralizada llamada National Power Corporation (Corpoelec) niegan la versión oficial y dicen que, en verdad, la corrupción cerró el país.

La política de contratación anunciada por Chávez desde 2010 comenzó entregando proyectos para cerrar aliados y terminó en presupuestos inflados, la compra de equipos obsoletos, la ineficiencia y la corrupción.

La Asamblea Nacional calculó que se habían malversado 26 mil millones de dólares para proyectos de energía inacabados u obras que nunca comenzaron, correspondientes a 16,000 MW .

Esto está respaldado por un informe de noviembre de 2018 de Transparencia Internacional, que estudió los proyectos de electricidad de Venezuela entre 2000 y 2014 y sus contratistas.

Transparencia Internacional analizó 40 proyectos de generación de energía con una capacidad instalada combinada de 17,513 MW y encontró recargos por un total de US $ 14,6 mil millones.

La organización concluyó que solo 4,360.5 MW, menos de una cuarta parte del total, estaban operativos. También encontró contratos otorgados a unas pocas empresas, como la nacionalizada Caracas Power, la argentina IMPSA y la venezolana Derwick.

Otro informe del Contralor General de la República sobre Derwick documentó irregularidades en la compra de equipos obsoletos, que habían sido dañados después de ser abandonados sin ser instalados o tenían menos capacidad que la contratada. Sin embargo, no se determinaron responsabilidades administrativas y la Oficina del Fiscal General no recibió instrucciones de abrir investigaciones penales.

Se destaca el caso de Derwick, con recargos de US $ 2,9 millones en 11 proyectos. Fue infamemente controlado por ‘bolichicos’, jóvenes estrechamente afiliados a la ‘Bolibourgeoisie’, un apodo para la clase dominante de los chavistas.

En julio de 2017, un tribunal federal de Miami acusó a la compañía de lavar 1.200 millones de dólares de los contratos con la empresa estatal venezolana PDVSA. Dos meses después, una serie de informes de El Pitazo de Venezuela y El Confidencial de España, llamados «la conexión suiza», detallaron contratos de millones de dólares filtrados para proyectos de electricidad obtenidos por Derwick, ya que se hizo pasar por una subsidiaria del banco ruso Gazprombank.

Una cuadrícula descuidada

Las plantas hidroeléctricas de hoy son responsables del 85% de los 13,000 MW realmente disponibles, según estimaciones de Winston Cabas, presidente de la Asociación Venezolana de Ingenieros Eléctricos y Mecánicos (Aviem) del Colegio de Ingenieros de Venezuela. En una entrevista con la BBC después del apagón de marzo de 2019, Cabas condenó el hecho de que dos parques eólicos que supuestamente generan 300 MW de energía no funcionan. Además, afirmó, la red termoeléctrica funciona de manera precaria.

La hipótesis de Cabas parece corroborada por la caída progresiva del suministro y la demanda de electricidad a partir de 2013. La demanda ha superado la oferta desde 2007, según Victor Poleo , ex viceministro de Energía. La demanda cayó a 15,000 MW para 2015, lo que obligó a la «gestión de carga», un nombre eufemístico dado por Maduro al cronograma de apagones que afecta diariamente a diferentes ciudades venezolanas.

Las líneas de transmisión y distribución, así como algunas subestaciones eléctricas, también fallan debido a explosiones causadas por fallas internas o incendios forestales que se propagan debido a la poda insuficiente de la vegetación en las áreas circundantes. Solo en marzo de 2019, hubo explosiones en diez de esas instalaciones.

Esta fue la verdadera causa del primer apagón extenso el 7 de marzo de este año, como reveló el Wall Street Journal , citando un informe de Carlos Portillo-Quintero , profesor de gestión de recursos en la Universidad Tecnológica de Texas. Portillo analizó imágenes satelitales de la NASA, encontrando varios incendios del 6 al 8 de marzo alrededor de secciones de las líneas de transmisión de 765 kilovoltios de alta tensión extra de 2.300 kilómetros que conectan Guri con el resto del país.

José Aguilar, ingeniero y consultor internacional en asuntos eléctricos, explicó en una columna de 2018 que el Sistema Eléctrico Nacional tiene una triple redundancia, ya que también tiene líneas de transmisión de 400 y 230 KV que deberían absorber la carga en caso de que el primero falle.

Agregó que la demanda de electricidad de Venezuela en 2018, la más baja desde 1969, se debió a la contracción del sector industrial venezolano, incluidas las empresas de fundición de hierro, níquel y aluminio.

José Ignacio Casal, ex presidente del Colegio de Ingenieros de Venezuela, agregó que Guri tiene nueve turbinas dañadas, que le impiden aprovechar el flujo del río Caroní o responder a la demanda nacional.

Todo esto mostró que la crisis era previsible. En 2010, cuatro ingenieros de la Universidad Simón Bolívar escribieron al gobierno recomendando que abordara la desinversión, la falta de mantenimiento y las tarifas de congelación que habían dejado vulnerable el suministro de electricidad de sus centrales hidroeléctricas durante años de sequía.

El informe se basó en alertas anteriores en 2003 y 2007, que también se ignoraron y presagiaron crisis que ocurrieron en años posteriores debido a la escasez de lluvias.

La politización de las empresas públicas ha sido la norma de Chàvez. Las nóminas infladas, la fuga de habilidades técnicas y la mala gestión llevaron a un aumento de los accidentes laborales, la pérdida de productividad y el incumplimiento de los cronogramas de mantenimiento.

El propio Chávez admitió en 1999 cuando presentó el Decreto-Ley del Servicio de Electricidad que la desinversión había llevado a una «verdadera emergencia eléctrica». Aun así, decidió dar marcha atrás en el proceso para aumentar la inversión privada en el Sistema Eléctrico Nacional al centralizar su administración.

Cuando Chávez tomó esas decisiones en 1999, la mayoría de las instalaciones habían estado en funcionamiento durante 20 años. Con el precio del petróleo a ocho dólares por barril, el estado no pudo hacer las inversiones necesarias para pagar la deuda por trabajos sin terminar en plantas termoeléctricas e hidroeléctricas, y subestaciones.

También se descartó un plan estratégico nacional producido por agencias estatales, que invocaba la necesidad de una mayor participación de la inversión privada, así como la diversificación y expansión de la generación hidroeléctrica. Chavismo quería un descanso limpio con el pasado.

Veinte años después, la historia se repite. Con una fuerte caída en los ingresos del petróleo, el gobierno de Venezuela no puede tomar las medidas necesarias para recuperar un sistema eléctrico obsoleto, desorganizado y frágil después de que millones de dólares hayan desaparecido.

Un acuerdo parlamentario con la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para remediar la situación ofrece un rayo de esperanza en medio de mucha incertidumbre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *