Alejandro Ceballos, el magnate de la corrupción que comparte escenario con artistas en Venezuela

En la imagen Alejandro Ceballos (der.)

Artistas, productores artísticos y empresarios boligarcas comparten escena en Venezuela desinhibidamente y sin ningún tipo de tapujos.

Una fotografía muestra a Gustavo Elis y a Mahmoud Handous compartiendo amenamente con el empresario Alejandro Ceballos.

Elis es un cantante venezolano de música pop y reggaetón, mientras que Handous es un productor artístico, director de la compañía Advanta Producciones, vinculado a modelos venezolanas que han sido centro de una controversia reciente por viajar a Tulum – México a un festival artístico dominado por la presencia de narcotraficantes que buscan la compañía de guapas mujeres.

Una persona familiarizada con el asunto ha comentado «La farándula venezolana, tan hipócrita e inmoral como siempre».

Alejandro Ceballos Jiménez es uno de los llamados boligarcas. Se trata de empresarios sindicados en distintos casos de fraudes al Estado venezolano, quienes se han enriquecido con los gobiernos chavistas. Varios de ellos han terminado purgando condena en cárceles de los Estados Unidos por lavar cientos de millones de dólares de la corrupción en Venezuela.

Con una mejor suerte hasta la fecha, Ceballos ha participado en el negocio de exportar a Venezuela alimentos para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), el programa del Estado para paliar el hambre de los más necesitados, que ha realizado adquisiciones de toneladas de alimentos con sobreprecio. En el negocio de los CLAP Ceballos se ha puesto al nivel de Alex Saab y Álvaro Pulido, los jefes del llamado Cartel de Bogotá, quienes han ayudado al Cartel de Sinaloa a transportar contenedores con dinero en efectivo desde México hasta Venezuela, como pago por el envío de cargamentos de droga del país suramericano.

No obstante, pese a las muchas denuncias y evidencias, algunas personas niegan la vinculación del magnate con irregularidades y pretenden que reportajes acerca de este sean suprimidos de la internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *