Así un puñado de conspiradores desfalcaron $1.200 millones a Petróleos de Venezuela

La Operación Money Flight es como se conoce a un desfalco en perjuicio de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) por el orden de los $1.200 millones.

Se trató de uno de los robos más grandes en la historia del país petrolero.

Según la acusación que cursa en una fiscalía de la Florida estadounidense, 22 ex-funcionarios de Pdvsa, banqueros, dueños de empresas fachada y otras figuras, suscribieron contratos de financiamiento con Pdvsa, pagando sobornos a funcionarios de la petrolera del Estado venezolano.

El mecanismo fue que Pdvsa recibió una deuda en bolívares y el pago de la deuda la realizó en dólares a tasa preferencial. Para la fecha de la suscripción del contrato la tasa oficial de cambio era 6,30 bolívares (Bs.) por dólar y la divisa paralela tasaba en 173,24 bolívares por dólar.

El primer contrato de préstamo de diciembre de 2014, se realizó por Bs. 7.200 millones y Pdvsa en vez de pagar US$ 41.322.314 pagó US$ 600.000.000. Es decir, en esta primera transacción pagó US$ 559.000.000 de más.

En mayo de 2015, hicieron otro préstamo por el mismo monto (duplicaron el contrato). Con lo cual Pdvsa en vez de pagar US$ 17.910.447 (a la tasa de Bs.402), pagó US$ 600.000.000. Es decir, en esta segunda transacción pagó US$ 582.000.000 de más.

En la operación fueron utilizados sofisticados sistemas de inversión falsa que hacen parecer que se recibe dinero en inversión (pagares, bonos diseñados para incumplir o hacer default, contratos), principalmente al sur de Florida, aunque también se mencionan en Islas Caimán.

También se utilizaron sobornos a funcionarios para autorizar contratos y para evitar investigaciones (algunos diputados de la Asamblea Nacional), firmas contables, casas de bolsa que operan en los Estados Unidos y Reino Unido y bancos que operan en U.S.A., las Bahamas, Rusia, Austria, Malta, Canadá.

Al menos 9 conspiradores y 3 oficiales venezolanos o extranjeros ayudaron, mediante documentos falsos y empresas de maletín, a dilapidar $ 600 de la estatal petrolera venezolana, en el pago de un supuesto préstamo hecho a Pdvsa, que más tarde se duplicó.

Conspiradores

Acerca de los conspiradores, de los que en los documentos de la corte se conocen sólo algunas identidades, personas familiarizadas con el caso aseguran que el conspirador nº 4, Orlando Alvarado, Álvaro Ledo (el conspirador nº 1)  y

Francisco Convit

, otro de los conspiradores, eran miembros de la junta directiva de la empresa mixta Petrozamora S.A, filial de la Corporación Venezolana del Petróleo. Sobre los conspiradores nº 4 y nº 1 se menciona que contaban con socios rusos y que en el particular, aún el Departamento de Justicia de los Estados Unidos no ha actuado.

El medio brasileño Estadao, con sede en Sao Paulo, publicó un extenso trabajo de investigación que describe con evidencias cómo Gazprombank Latin America BV recibió un préstamo de $35 millones. En la documentación se pueden identificar como firmantes a Francisco Convit Guruceaga, representando a Derwick Associates (prestamista) y Boris Imanov, representando a Gazprombank Latin America BV (beneficiario del préstamo).

El medio brasileño también desarrolló una infografía para explicar sus conclusiones sobre la relación entre Derwick, Gazprom Bank, Francisco Convit y Orlando Alvarado con la empresa estatal Petróleos de Venezuela, SA (PDVSA).

El venezolano Convit Guruceaga fue designado director de Gazprombank Latin America Ventures BV el 17 de septiembre de 2012, es decir, meses después de la firma del préstamo. En abril de 2016, Convit Guruceaga fue reemplazado por otro venezolano, Orlando José Alvarado Moreno.

Una fuente que dirige un Think Tank, ubicado en Washington DC – quien prefiere mantenerse en reserva -, comentó en mayo de 2018 al medio El Tiempo Latino, que no se explicaba cómo una empresa de las dimensiones de Gazprom Bank acepta un préstamo de $35 millones de unos venezolanos. “La opacidad de esa transacción y el origen de los fondos, fue lo que llamó la atención durante la investigación que aún realiza el Departamento de Justicia junto al Departamento del Tesoro aquí en DC” dijo.

Bolichicos

Los jóvenes empresarios Alejando Betancourt y Trebbau, dueños en España de Derwick Associates International, rebautizada con el nombre de Compañía de Inversiones Agrícolas Trieste, se valieron de la crisis patrimonial de Gerardo Díaz Ferrán y compraron la finca ibérica por 22,8 millones de euros en 2012.

Alejandro Betancourt, Pedro Trebbau, y Edgard Romero Lazo

El hijo del torero español Palomo Linares, Miguel Palomo Danko, medió entre estos venezolanos y los administradores de la empresa Pulpi, propietaria de la finca.

El primer negocio entre los bolichicos y Cortina surgió en torno al petróleo venezolano cuando en febrero de 2012, el gobierno de Hugo Chávez aprobó la constitución de la empresa mixta Petrozamora, entre PDVSA con un 60 por ciento de las acciones y la holandesa Gazprombank Latin America Ventures BV, con el restante 40 por ciento. Esta última habría sido conformada por Cortina, Betancourt y Trebbau con financiación rusa. 51 por ciento es de Gazprombank y el 49 por ciento del español y los venezolanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *