Controversia en Panamá por las cuentas de David Cosca, el sacerdote nombrado en caso de homicidio

Siete cuentas bancarias fueron halladas por autoridades panameñas al sacerdote católico David Cosca y sólo una de ellas contaba con un saldo de $160.000.

Cosca fue investigado por su presunta relación con el homicidio de Eduardo Calderón, un joven cuyo cuerpo fue encontrado sin vida el 7 de julio de 2018 en el hotel El Panamá en Ciudad de Panamá. Las investigaciones determinaron que el sacerdote, había reservado la habitación de hotel de su «ahijado» Hidadi Saavedra, el único imputado en el caso, quien recibió una condena de 20 años de prisión por la muerte de Calderón.

No obstante, y pese a haber sido acusado de encubrimiento, una juez decretó el 13 de diciembre pasado el sobreseimiento del caso contra David Cosca por los delitos en contra de la administración de justicia en la modalidad de encubrimiento en el homicidio de Calderón.

Hasta la fecha las máximas autoridades del clero panameño no han explicado porqué y de donde el padre tenía decenas de miles de dólares en distintas cuentas bancarias.

Meses atrás, en medio de una cita judicial, el fiscal Emeldo Márquez, reveló que el padre David Cosca poseía siete cuentas en el Banco General, y que en una de ellas, mantenía un monto por 160 mil dólares y a plazo fijo. Aunque al momento de responder, el párroco aseguró que solo se trata de cuatro cuentas.

Cosca manifestó, sin embargo, que las cuentas pertenecían a la Parroquia Divina Misericordia, a la Asociación Divina Misericordia, que otra cuenta era para compra de víveres y que tenía otra donde solo había depositados 70.00 dólares.

De la cuenta de la Asociación Divina Misericordia se había realizado un retiro de 150 mil dólares a favor de la asociación Explosión Juvenil y 10 mil dólares para la compra de un auto. Se trató de la misma cuenta de 160 mil dólares a la que se refirió el fiscal a cargo del caso.

El fiscal Emeldo Márquez también narró que uno de los testigos del caso declaró que en una ocasión, en un viaje de fin de semana al distrito panameño de Chepo, él vio al padre David Cosca tomando seco (ron) con leche e incluso fumando cigarrillos. Que luego de llegar al sitio donde se dirigían, el cura permaneció en el auto debido a su estado etílico. En ese auto viajaba el testigo, el cura e Hidadi Santos Saavedra, el único acusado por la muerte de Eduardo Calderón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *