Rudolph Giuliani, abogado de Trump, también es abogado del «bolichico» venezolano Alejandro Betancourt

Sabrina Martín
PanAm Post

El «bolichico» Alejandro Betancourt, investigado por el Departamento de Estado por presuntos casos de lavado de dinero en Venezuela, habría contratado a las más costosas firmas de abogados en Estados Unidos para su defensa; entre ellos a Rudolph W. Giuliani, abogado personal del presidente Donald Trump. Giuliani, según el diario The Washington Post, habría presionado al Departamento de Justicia a favor de Betancourt.

La expresión «bolichicos» fue creada en 2010 por el escritor y periodista venezolano Juan Carlos Zapata para referirse a  “la nueva camada de ricos en los tiempos chavistas”. Es decir, empresarios jóvenes con familias adineradas en Caracas que habrían multiplicado sus fortunas siendo, principalmente, contratistas del régimen de Hugo Chávez, y luego de Nicolás Maduro.

Según el Whashington Post, Betancourt, quien se ha visto envuelto en importantes escándalos de corrupción y desfalco a la nación, recibió en Madrid a Giuliani mientras visitaba la capital española para reunirse con un asesor del presidente de Ucrania. Luego, Betancourt habría contratado a Giuliani con el propósito de que presionara al Departamento de Justicia en su nombre y lo defendiera ante las autoridades en Estados Unidos.

De acuerdo con fuentes como Thor Halvorssen, director ejecutivo de la Fundación de Derechos Humanos Human Rights Foundation  el «bolichico» Alejandro Betancourt también habría pagado a bufetes tan famosos y costosos en EE.UU. como a Fusión GPS, la firma asesora del partido Demócrata encargado del Dossier contra Trump, y Lewis Bach.

Aunque con el paso del tiempo se ha dado a conocer la gran fortuna que hizo Betancourt en Venezuela, nunca antes había salido a la luz la amplitud de su capacidad financiera como para que lograra contratar a Giuliani de defenderlo, siendo éste el asesor legal del mandatario de Estados Unidos y uno de los más destacados magnates de ese país.

A esto se suma que Betancourt también habría contratado a Fusión GPS, una empresa de investigación comercial e inteligencia estratégica con sede en Washington que realiza investigaciones de código abierto y proporciona información estratégica para empresas, bufetes de abogados e inversores, así como para consultas políticas, como investigaciones de oposición.

Se trata de la firma contratada en 2016 por personal de la campaña de Hillary Clinton y del Comité Nacional Demócrata para investigar el pasado de Trump.

«Los abogados se reunieron con el jefe de la división criminal del Departamento de Justicia y otros abogados del Gobierno para argumentar que el venezolano adinerado (Alejandro Betancourt) no debería enfrentar cargos criminales como parte de un caso de lavado de dinero de USD$ 1.2 mil millones presentado en Florida el año pasado», aseguraron las fuentes cercanas a la investigación realizada por WP, quienes prefirieron mantener el anonimato.

Los funcionarios del Departamento de Justicia desconocían la reunión de Madrid cuando se reunión con ellos; y según el diario estadounidense una portavoz del Departamento de Justicia se negó a comentar sobre el encuentro.

En respuesta a las preguntas sobre su relación con Betancourt, Giuliani escribió en un texto: «Este es un privilegio de cliente-abogado, así que resistiré cualquier mentira maliciosa o matriz que se le ponga».

¿Quién es Giuliani?

Rudolph W. Giuliani es uno de los políticos más famosos de Estados Unidos, fue alcalde de Nueva York por doce años y es excandidato republicano. En los últimos años se convirtió en el abogado personal del presidente Donald Trump.

La representación de Giuliani de Betancourt, sería un ejemplo de cómo el abogado ha continuado ofreciendo sus servicios a clientes extranjeros con intereses ante el gobierno de los Estados Unidos mientras trabaja en nombre del presidente Trump.

Giuliani, quien también fue alcalde de Nueva York, es una figura clave en la investigación de destitución contra Trump que se lleva a cabo en Estados Unidos, en la que altos funcionarios del Gobierno han testificado que el abogado dirigió un esfuerzo para presionar a Ucrania para que anuncie investigaciones sobre los rivales de Trump a cambio de una reunión en la Casa Blanca.

Lea el trabajo completo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *