Los negocios del ladrillo de estos venezolanos en España tendrían en alerta a los Estados Unidos

Autoridades de los Estados Unidos le ponen la lupa a proyectos inmobiliarios de lujo en España donde se cree pudiera estar lavándose dinero proveniente de la corrupción en Venezuela. Según una persona con conocimiento de la situación, en algunos de los proyectos participan capitales venezolanos y firmas con las que están asociados empresarios del país petrolero, como Miguel Ángel «Michu» Capriles López, Carlos Gill, Victor Flores, Danilo Diazgranados y otros.

En otros algunos se trata de la compra de inmuebles por parte de personajes como Samantha Gray Quintero, pareja de Jesús Suárez Chourio,ex-Comandante General del Ejército de Venezuela, designado en 2017 por Nicolás Maduro y quien fue removido el 8 de julio pasado.

El pasado mes de octubre se firmaba en una céntrica notaría de Madrid la venta de la última vivienda de Lagasca 99. Con la entrega de estas llaves, los propietarios de la promoción, Pimco y Lar España Real Estate, han puesto fin a su aventura residencial en Madrid. Una aventura que arrancó a principios de 2015, cuando la socimi y el fondo norteamericano se hicieron con Juan Bravo 3, un suelo cuyo desarrollo —entonces en manos de Eurosazor— llevaba paralizado varios años.

Lo relanzaron y, de la mano de Rafael de la Hoz, han conseguido vender sus 44 viviendas de lujo —uno de los proyectos de lujo más grandes de Madrid— a una media de 11.300 euros el metro cuadrado, si bien, uno de sus áticos alcanzó la cifra récord de 18.000 euros el metro cuadrado —13 millones por sus 800 metros—, todo un hito en el mercado ‘prime’ español.

Según El Confidencial, La comercialización de Lagasca 99 arrancó a mediados de 2016 de la mano de Colliers International que, a diferencia de lo que ha sucedido con otros grandes proyectos inmobiliarios de lujo, se ha mantenido al frente en todo el proceso de venta. Tres años y medio después, el proyecto de lujo más icónico del barrio de Salamanca está a salvo de los vaivenes políticos y económicos que se divisan ya en el horizonte inmobiliario español.

Desde el verano, promotores y agentes inmobiliarios detectan cierto frenazo de las ventas después de cuatro años de fuertes crecimientos. El mercado no está parado, pero ante un posible cambio de tendencia o una ralentización, el objetivo es cerrar el año con el cartel de ‘todo vendido’ en algunas promociones, especialmente en aquellas en las que el fin de las obras y la entrega de llaves es solo cuestión de meses.

«No va a suceder como hace dos o tres años, apenas vamos a ver nuevas promociones de lujo en ubicaciones ‘prime’. La actividad se va a centrar en ir liquidando poco a poco lo que ya existe», apunta Óscar Larrea, director general de Engel & Völkers Madrid, quien también constata cierta ralentización en el cierre de operaciones.

Complejo Canalejas puede ser el siguiente gran proyecto de lujo en anunciar el deseado mensaje de ‘todo vendido’. De sus 22 unidades, solamente quedan por vender dos, entre ellas, uno de los áticos. Otro proyecto cuyos impulsores —la comercialización corre a cargo de Colliers International y Knight Frank— esperan que esté completamente vendida antes de que termine 2019. Por lo pronto, solamente este año se han vendido 10 unidades a un precio medio de 15.000 euros el metro cuadrado, actualmente el rango de precios más elevado del mercado. ¿Quién vivirá allí? Las ventas anuncian que el 50% de sus inquilinos serán españoles y el resto, internacionales.

Y todo en un momento en el que el comprador internacional sigue siendo clave para este mercado de lujo y en un momento en el que el comprador venezolano está mucho menos presente que en el pasado y el mexicano no termina de aterrizar con la fuerza que se esperaba.

«Entre nuestros compradores internacionales, en torno a un 70% son latinoamericanos y un 30% europeos. Entre los primeros, tanto los venezolanos como los mexicanos suponen, aproximadamente, el 40% de las ventas. Hace unos años, los primeros cerraban entre el 60% y el 70% de las transacciones, y esa importante bajada no ha sido compensada aún por los mexicanos, que no terminan de aterrizar en España», reconoce Óscar Larrea, director general de Engel & Völkers Madrid. «Las grandes fortunas mexicanas, aquellas que están dispuestas a gastarse seis, siete y ocho millones de euros en una propiedad, aún no han llegado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *