Venezuela tiene su propia Operación Lava Jato II

Oscar Gómez

Al igual que la muy renombrada operación anticorrupción desatada en Brasil, la cual llevo a la cárcel al expresidente Lula Da Silva y luego se llevó por los cachos a su pupila Dilma Ruseff, en Venezuela, específicamente en la zona norte del estado Anzoátegui comienza a ejecutarse la segunda parte de esta saga, que al decir de algunos actores políticos y funcionarios del área Judicial han denominado Operación Lava Jato II.

Ya se habían denunciado las mafias que se habían conformado desde las entrañas del Saren. Pues bien, por fin ha estallado el escándalo de fin de año. Nos cuentan que acaban de presentar en Fiscalía al Registrador Publico Principal de la ciudad de Lechería, José Antonio Armas y a su asistente Jhonny Gómez, luego de ser sacados de las instalaciones del Registro esposados, bajo fuerte custodia de funcionarios del Sebin y de la Dgcim, acusados de extorsión, concierto para delinquir y legitimación de capitales, todo esto bajo un entramado mafioso Judicial encabezados por la directora nacional del sistema Registral, Louisse Meneses, actualmente bajo investigación.

José Antonio Armas

Se comenta fuertemente que el exalcalde Guillermo Martínez habría hecho lo indecible para lograr la liberación de estos delincuentes de cuello blanco ante un Ministro y a la vez exgobernador, resultando infructuosas sus diligencias, lo cual lo ha dejado enormemente preocupado, puesto que las investigaciones están apuntando en dirección a todos los desmanes y fechorías cometidos por el exalcalde Martínez y su socio y lugarteniente Zelim Avendaño con la venta de los terrenos de la zona de Caicara.

Al parecer el fiscal general de la república estaría indignado con esta nueva red de delincuencia organizada que involucra a los exfuncionarios del Saren con la banda Avendaño-Martínez, así como a algunos traspasos y operaciones de compra y venta de bienes inmuebles que involucran a otro exalcalde de nombre Jhonnatan Marín, hoy prófugo de la justicia, así como de un empresario llamado Carlos Urbano, aún cuando existían prohibiciones expresas de enajenar y gravar bienes a estos personajes, dictadas directamente por el Fiscal General Tarek William Saab.

Jhonnatan Marín

Pero todo en este mundo tiene su hora y su momento. La Justicia tarda….pero llega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *