El Departamento de Justicia de los Estados Unidos contra el empresario venezolano Luis Oberto Anselmi

Alek Boyd
Infodio

Recibí una alerta en Google, sobre Charles Henry de Beaumont , el mega banquero franco-suizo corrupto de Compagnie Bancaire Helvetique involucrado en esquemas de lavado de dinero multimillonarios con Luis e Ignacio Oberto Anselmi, Francisco Convit, Alejandro Betancourt , Danilo Diazgranados, Rafael Ramírez , Víctor Aular Blanco, Juan Andrés Wallis Brandt , etc. Curiosamente, cuando hice clic en el enlace, a un artículo del Miami Herald, me llevó a una página que faltaba. No importa. Si el Miami Herald viene con otro «exclusivo» mañana, el hecho es que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha estado trabajando en esta investigación del Gran Jurado por un tiempo.

Este esquema particular es una creación de los hermanos Oberto . Se lo presentaron a Alejandro Betancourt y Francisco Convit , quienes a su vez lograron que Rafael Ramírez lo aprobara gracias al buen trabajo de Nervis Villalobos. En resumen, PDVSA (léase Rafael Ramírez ) acordó obtener un «préstamo» de 17.490.000.000 bolívares de los Obertos, que fueron reembolsados ​​a la tasa preferencial de cambio USD / Bolívares. La cantidad de $ 4.5 mil millones se lavó a través de EFG Bank ($ 1 mil millones) y Compagnie Bancaire Helvetique (CBH) ($ 2.75 mil millones a través de Suiza + $ 750 millones a través de CBH Bahamas).

Pedro Binaggia trajo los Obertos al EFG Bank , mientras que Charles Henry de Beaumont, así como Joseph Benhamou, llevaron el «negocio» a Compagnie Bancaire Helvetique. Danilo Diazgranados fue clave para ayudar a De Beaumont y Benhamou a bordo de los Obertos y es accionista de CBH .

Los Obertos han estado sin pasaportes por un tiempo en Miami, cooperando en esta investigación criminal. De Beaumont también está bajo minuciosa investigación por parte de los fiscales de Florida. Queda por ver si Rafael Ramírez está acusado, teniendo en cuenta que su firma (como CEO de PDVSA) está en el documento que aprobó este acuerdo totalmente corrupto .

ACTUALIZACIÓN 11/12/2019 : La pieza del Miami Herald salió , a pesar de la decisión editorial de suprimirla, y está circulando por Whatsapp como si no hubiera mañana. Los abogados Ed Shohat y David O. Marcus reclamos idiotas al Miami Herald volverán para perseguirlos, de la misma manera que lo hicieron los retrasados ​​comentarios de Adam Kaufmann al WSJ sobre Derwick Associates.

ACTUALIZACIÓN 18/11/2019 : El artículo del Miami Herald ha sido eliminado nuevamente. Publicarlo a continuación para evitar una mayor desaparición:

Los federales apuntan a los hermanos venezolanos en una nueva investigación de lavado de $ 4.5 mil millones, en el caso más grande hasta el momento, 08 de noviembre de 2019 05:21 PM

El Departamento de Justicia está construyendo un nuevo caso de lavado de dinero contra dos banqueros venezolanos políticamente conectados con inversiones financieras e inmobiliarias en el sur de Florida, sospechosos de robar más de $ 4.5 mil millones del gobierno socialista de Venezuela, según ha informado el Miami Herald.

La investigación es el tercer caso masivo de lavado de dinero en Estados Unidos dirigido a miembros de las élites empresariales jóvenes de Venezuela que presuntamente pagaron millones en sobornos a funcionarios del gobierno por el acceso a miles de millones en ingresos petroleros, según fuentes familiarizadas con la investigación. Los fondos presuntamente ilícitos fueron luego secretados a las cuentas bancarias suizas antes de ser trasladados nuevamente a los Estados Unidos.

En el último caso, el más grande de los tres hasta ahora, los fiscales federales se están concentrando en los banqueros venezolanos Luis e Ignacio Oberto. Se sospecha que los hermanos están haciendo fortuna usando compañías fantasmas para proporcionar préstamos «falsos» a la compañía petrolera estatal de Venezuela, que a su vez envió miles de millones en pagos inflados a sus cuentas bancarias suizas con la ayuda de un banquero deshonesto, según las fuentes.

Desde el año pasado, los fiscales federales han pedido ayuda a sus homólogos suizos porque los fondos venezolanos malversados ​​fueron transferidos a numerosos bancos suizos con docenas de cuentas presuntamente vinculadas a los hermanos Oberto, dijeron las fuentes al Herald. El principal banquero suizo de los hermanos fue Charles Henry De Beaumont, con CBH Compagnie Bancaire Helvetique SA en Ginebra, donde los Obertos mantenían la mayoría de sus cuentas.

Los hermanos Oberto, que no han sido acusados ​​en la investigación de los Estados Unidos, están representados por dos de los abogados de defensa penal más destacados del sur de Florida. En una declaración conjunta, Ed Shohat, en representación de Luis Oberto Jr., y David O. Markus, en representación de Ignacio Oberto, dijeron que sus clientes no han hecho nada malo. «Luis e Ignacio Oberto son empresarios muy respetados que nunca han sido acusados ​​en ningún país de ningún delito», dijeron sus abogados. “Y por una buena razón: son honorables, éticos y transparentes. No han cometido ningún delito. Cualquier sugerencia de lo contrario se encontrará con una defensa de la prensa en toda la corte ”.

El viernes, un portavoz de CBH Compagnie Bancaire Helvetique, dijo que De Beaumont renunció al banco de gestión de patrimonio privado en 2012, sin dar una explicación. Cuando se le preguntó sobre el papel clave de De Beaumont en supuestamente ayudar a los hermanos Oberto, el banco dijo en un comunicado: «Aunque CBH no puede comentar sobre la existencia o no de ningún cliente, CBH nunca ha participado o facilitado el lavado de dinero o transacciones bancarias ilegales, y ni CBH ni sus empleados han sido acusados ​​de ningún delito ”.

De Beaumont, de 43 años, no pudo ser contactado para comentar esta historia. La Oficina del Fiscal de los Estados Unidos y las Investigaciones de Seguridad Nacional en Miami declinaron hacer comentarios.

De los dos hermanos Oberto, Luis, que es mayor, tiene el perfil más alto. Luis Oberto Jr. es considerado un vendedor de ruedas venezolano, que viaja regularmente entre Sudamérica, Estados Unidos y Europa. A los 43 años, ha establecido una reputación formidable en la banca y el comercio de valores, incluidos los lucrativos acuerdos de préstamos y bonos con el gobierno venezolano. Su esposa, Maria Graciela Gill, es hija de uno de los principales banqueros de Venezuela. Oberto Jr. posee lujosos apartamentos de gran altura en el East Side de Manhattan y en un centro de bienestar en Miami Beach.

A Oberto Jr. también le apasiona el coleccionismo de arte, como su padre, Luis Oberto Sr, un banquero que donó una colección de obras de arte, carteles y fotografías venezolanas de la década de 1960 al Museo de la Biblioteca de Arte Moderno de Nueva York. «Creo que a un coleccionista le gustaría tener recursos inagotables para poder tener todo lo que quiere», dijo una vez Oberto Jr.

Pero no todo es perfecto en el mundo enrarecido de Oberto Jr. y su hermano menor, Ignacio, de 36 años, quien también posee un condominio en el Carillon Miami Wellness Resort en Miami Beach. Ambos hermanos han sido investigados en los últimos dos años por las autoridades federales. Investigadores de Seguridad Nacional están reuniendo tesoros de correos electrónicos, registros bancarios y declaraciones de testigos que cooperaron mostrando que Obertos supuestamente malversó miles de millones del gobierno de Venezuela al pagar sobornos a funcionarios y luego trasladar los fondos a Europa y eventualmente a los Estados Unidos, según fuentes familiarizadas con la investigación. .

Los fiscales del Departamento de Justicia han pedido a las autoridades suizas que obtengan registros bancarios que reflejen las transferencias de fondos ilícitos de las cuentas de la compañía petrolera nacional venezolana con el Banco Espirito Santo a las cuentas de los hermanos Oberto en CBH Compagnie Bancaire Helvetique y varios otros bancos suizos.

El quid de la investigación federal es que los hermanos Oberto operaban dos compañías fantasmas principales, Violet Advisors SA y Welka Holdings Limited, que supuestamente otorgaron préstamos falsos a la compañía petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, en 2012. A cambio de sobornos, funcionarios de PDVSA Aprobó los contratos de préstamo de los hermanos y luego procesó los pagos del préstamo a través del favorable sistema de cambio de bolívar-dólar del gobierno para aumentar sus ganancias exponencialmente, según fuentes familiarizadas con la investigación.

Funcionarios de PDVSA transfirieron los pagos del préstamo a través del Banco Espirito Santo a las diversas cuentas suizas de los hermanos entre 2012 y 2014, dijeron fuentes familiarizadas con la investigación de Estados Unidos. (Espirito Santo, el banco más grande de Portugal, colapsó en 2014 en medio de acusaciones de fraude y lavado de dinero. Espirito Santo operaba una sucursal en el centro de Miami que ahora se conoce como Brickell Bank).

El principal banquero de los hermanos Oberto fue De Beaumont de CBH, aunque también tenían cuentas en otras compañías fantasmas en otros bancos suizos que recibieron fondos venezolanos contaminados, según las fuentes. De Beaumont también ayudó a los hermanos Oberto a trasladar los fondos ilícitos de PDVSA desde Suiza a bancos en los Estados Unidos, incluido Miami, así como a cuentas en el extranjero en el Caribe. Entre las mayores transferencias de los hermanos se encontraban 367 millones de dólares de su cuenta de CBH a una compañía offshore llamada Bagnet Capital Ltd., dijeron las fuentes. El supuesto propósito de las transferencias electrónicas no solo era enriquecer a los hermanos Oberto, sino también pagar sobornos a los funcionarios del gobierno de Venezuela que inicialmente aprobaron los préstamos de los hermanos y los esquemas de cambio de divisas, según las fuentes.

Otros conspiradores no identificados en Venezuela, Europa y Estados Unidos también fueron pagados como parte de los supuestos esquemas de soborno, malversación y lavado de dinero de los hermanos, dijeron las fuentes. En total, miles de millones de dólares de PDVSA fueron transferidos de Venezuela a Suiza y luego con la asistencia de De Beaumont a los Estados Unidos, incluidos millones en las cuentas bancarias personales de los hermanos Oberto e inversiones inmobiliarias en Miami y Nueva York, dijeron las fuentes.

En un comunicado, CBH Compagnie Bancaire Helvetique dijo que «las estrictas leyes suizas prohíben» que el banquero privado confirme si los hermanos Oberto son clientes. Pero el banco dijo que «siempre ha respondido rápida y exhaustivamente a todas las solicitudes de asistencia internacional relacionadas con los clientes» y «siempre ha mantenido rigurosas salvaguardas internas contra el lavado de dinero», según el comunicado emitido por el portavoz Christoper Robinson.

A principios de este año, los medios de comunicación suizos informaron que el Departamento de Justicia envió una solicitud de asistencia legal en marzo de 2018 a Suiza «en relación con el escándalo de PDVSA». La Corte Suprema Federal de Suiza reveló en mayo de este año que la investigación de Estados Unidos cubrió la apropiación indebida de más de $ 4.5 mil millones, «principalmente a través de cuentas abiertas en Suiza».

El memorando del Departamento de Justicia solo identificó a De Beaumont por su nombre y hacía referencia a «otros conspiradores», aunque no se mencionó a los hermanos Oberto. El Herald ha aprendido de fuentes familiarizadas con la investigación de los Estados Unidos que tanto Luis como Ignacio Oberto están entre los presuntos conspiradores de De Beaumont.

«De acuerdo con la información y los documentos proporcionados por varios conspiradores que cooperaron, De Beaumont, un banquero suizo con Compagnie Bancaire Helvetique (CBH), conspiró a sabiendas con los otros conspiradores para defraudar a CBH y lavar el producto del fraude y malversación de fondos a través de CBH y otros medios, incluidos bancos y bienes inmuebles en Miami, Florida «, según el memorando del Departamento de Justicia del 13 de marzo de 2018 a la Autoridad Central de Suiza.

«Más específicamente, De Beaumont organizó la creación de varias compañías fantasmas para recibir los dólares estadounidenses malversados ​​de las cuentas de PDVSA en las cuentas de CBH dispuestas por De Beaumont», dice el memorando del Departamento de Justicia. “De Beaumont usó numerosas compañías fantasmas para no atraer atención negativa por medio de una sola compañía que recibe demasiado dinero. La cantidad total en dólares estadounidenses malversados ​​a través del esquema es de aproximadamente $ 4.5 mil millones, con la mayoría de esa cantidad enrutada a través de CBH «.

Como banquero suizo, De Beaumont disfrutó de la reputación de atraer venezolanos ricos como los hermanos Oberto, que depositaron sus millones en CBH Compagnie Bancaire Helvetique en Ginebra. Fue un negocio muy lucrativo para De Beaumont, que cobraba una tarifa del 0,75 por ciento por cada transferencia bancaria dentro y fuera del banco. El banquero suizo ganó alrededor de $ 22 millones en honorarios por recibir y transferir los fondos de PDVSA para los Obertos y otros, según el memorando del Departamento de Justicia.

A principios de 2014, el banquero suizo usó $ 4.6 millones de esos honorarios para comprar un condominio en el exclusivo edificio Continuum en el extremo sur de Miami Beach y otros $ 1.3 millones para comprar bienes raíces en la República Dominicana.

Un ex fiscal venezolano le dijo a Bloomberg en un artículo reciente que los empresarios venezolanos conectados políticamente que hicieron millones haciendo tratos con los regímenes socialistas del fallecido presidente Hugo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro, eran clientes estables en CBH.

«Este es el banco al que recurrirán los venezolanos para ocultar dinero», dijo Zair Mundaray, quien manejó casos de delitos financieros para la oficina del fiscal general de Venezuela hasta mediados de 2017 y ahora vive en Colombia. «Todos depositaron en CBH».
Los fiscales suizos también están llevando a cabo una investigación paralela, según fuentes familiarizadas con la asistencia mutua entre Suiza y Estados Unidos.

Los hermanos Oberto son solo los últimos miembros de las jóvenes élites venezolanas, conocidos como «boliburgueses», que han hecho negocios entre ellos y con el gobierno venezolano y que ahora están en la mira de los fiscales estadounidenses en Miami y Washington, DC

El ex tesorero nacional venezolano Alejandro Andrade, el magnate de la cadena de televisión Raúl Gorrin y el acaudalado empresario Francisco Convit Guruceaga se encuentran entre los cercanos a Chávez y Maduro. Andrade, Gorrin y Convit son los más destacados de una docena de acusados ​​que han sido acusados ​​en dos casos de lavado de dinero venezolano en el sur de Florida, por un total de más de $ 1 mil millones cada uno. Los casos involucraron esquemas de bonos, préstamos y cambio de divisas aprobados por funcionarios venezolanos, incluidos los funcionarios de Andrade y PDVSA. Más de la mitad de los acusados ​​todavía están en libertad.

Hasta ahora, el mayor acusado venezolano bajo custodia de los Estados Unidos es Andrade, quien se desempeñó como tesorero nacional desde 2007 hasta principios de 2011. Poco después de su renuncia, Andrade se mudó a una granja ecuestre que compró en la comunidad súper rica de Wellington en Palm Beach Country.

Andrade vivió de $ 80 millones en fondos robados del tesoro nacional de Venezuela que mantuvo en su cuenta bancaria suiza en CBH, según un comunicado presentado con su acuerdo de declaración de culpabilidad. Utilizó parte de ese dinero para comprar aviones privados y cuidar de sus caballos de exhibición. A fines de 2017, Andrade se declaró culpable de lavado de dinero mientras cooperaba con las autoridades estadounidenses. Fue sentenciado a 10 años de prisión.

Desde 2010, los esquemas internacionales de lavado de dinero liderados por Andrade, Gorrin y los demás han causado dificultades económicas extremas para los venezolanos comunes, dicen las autoridades federales, que han impuesto sanciones a la compañía petrolera estatal PDVSA. Rico en petróleo y alguna vez rico, Venezuela se ha deteriorado hasta convertirse en un país empobrecido que sufre de hiperinflación y escasez de alimentos y medicamentos. Según las Naciones Unidas, más de cuatro millones de personas han huido del país en los últimos años.

Tobias Roche, un ex agente federal que durante 30 años trabajó con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos y el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos, dijo que la corrupción venezolana desenfrenada ahora bajo investigación ha contribuido significativamente a la dramática caída económica de Venezuela. «El impacto de estas acciones es horrible porque en este momento el país está devastado por el alto crimen y la pobreza», dijo Roche. «Algunos de los responsables viven aquí [en Miami y Nueva York] como reyes con dinero que no solo no ganaron legítimamente, sino que se obtuvo de una manera que condenó a millones a la pobreza extrema».

«Las riquezas que disfrutan fueron robadas, ya sea de PDVSA u otras entidades gubernamentales, a través de programas que en algunos casos fueron diseñados específicamente para canalizar dinero», dijo Roche, quien cofundó el Grupo de Investigaciones de Corrupción Extranjera del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU.

Otra persona familiarizada con las pruebas estadounidenses de la cleptocracia venezolana estuvo de acuerdo. «Estas son grandes fortunas», dijo el investigador. “Para poner todo en perspectiva, tienes que preguntarte, ¿qué tan grande es la fortuna de Bill Gates o la fortuna de la familia de Steve Jobs? Estas son personas que trabajaron toda la vida para construir sus imperios, y estas personas [en Venezuela] ahora los rivalizan a través del soborno, la bancarrota de todo un país y creando una crisis humana en el proceso «.

Lea el trabajo completo aquí

Al margen del anterior reporte de infodio.com, una persona familiarizada con el asunto ha dicho

«El equipo del Miami Herald maneja información de primera línea de las agencias federales, pero en su afán de dar primicias ponen en alerta a los indagados, como Luis e Ignacio Oberto, actualmente investigados por el Departamento de Justicia estadounidense».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *