El Ring de Prensa América @AmericaPrensa, 8 de noviembre de 2019 | Venezuela

Mientras Maduro aumenta en Venezuela las importaciones del CLAP con Alex Saab, se encubre un gran negocio de tráfico de drogas

Cifras oficiales revelan el aumento de las importaciones de alimentos subsidiados CLAP en Venezuela, un negocio turbio que ha beneficiado al gobierno de Maduro

El gobierno chavista ha logrado burlar las sanciones internacionales y aumentar la importación de productos de origen turco, chino o mexicano; la mayoría de ellos supuestamente destinados a las cajas subsidiadas de alimentos CLAP envueltos en turbios negocios vinculados al narcotráfico, el lavado de dinero y la venta ilícita de oro.

Cifras del Banco Central de Venezuela revelan que en los primeros meses de 2019 las importaciones del sector público no petroleras aumentaron 16,5 % con respecto al mismo lapso del año pasado, pues habrían alcanzado los USD$ 955 millones.

Los números demuestran que el gobierno de Maduro ha maniobrado para seguir movilizando recursos comprando mercancía fuera del país, pese a las sanciones internacionales; todo esto, en medio de una tenebrosa  red de lavado de dinero que involucra la importación de alimentos.

Con el paso de los meses diversas investigaciones han revelado que a Maduro le conviene aumentar dichas importaciones, porque estas compras internacionales se han convertido en instrumento para recibir dinero ilícito, sobre todo por la falta de divisas provenientes del mercado petrolero.

El narco-testaferro, pieza clave

La mayoría de los alimentos importados e incluidos en las cajas de alimentos CLAP tienen como países de origen Turquía, China y México; y quien esta detrás de este millonario negocio es Alex Saab, a quien la ex-fiscal general Luisa Ortega Díaz acusó de ser testaferro de Nicolás Maduro.

Alex Saab con su ex-esposa Cynthia Certain

El pasado 22 de mayo se conoció que el Gobierno de Estados Unidos le  imputó cargos criminales a Alex Naím Saab, tras lucrarse con el programa de comida subsidiada CLAP y aprovecharse de la crisis humanitaria que enfrentan los venezolanos.

Hay que recordar que el Departamento del Tesoro publicó un informe en el que asegura que «altos cargos» de Venezuela usan el CLAP para lavar activos que obtuvieron a través de la corrupción y que, incluso, se roban el dinero que el Ejecutivo venezolano destina a ese plan.

Saab también es la pieza clave en el esquema comercial creado por Maduro y Recep Tayyip Erdogan para enriquecerse a costa del oro robado y de la comida subsidiada.

Explica Bloomberg que Saab y otros cómplices «han evolucionado  sus empresas criminales para adaptarse a los desafíos y oportunidades».

El sistema de «oro por alimentos» es un esquema de varias empresas multinacionales destinado a ocultar el flujo de dinero y bienes.

«El oro se envía a Turquía y se convierte en efectivo, que paga los alimentos. Algunos alimentos se envían desde Turquía, pero gran parte de estos se obtienen en México. Antes de enviarlos a Venezuela, su valor se infla, lo que permite a las personas involucradas en el esquema obtener dinero de las transacciones».

Las empresas que Saab ha establecido para cumplir con los contratos de alimentos están en manos de asociados de confianza y se han registrado en México, Venezuela, Hong Kong y Turquía; justamente los lugares de origen de los productos importados.

Saab es uno de los principales beneficiados en la importación irregular de alimentos a sobreprecio para el programa estatal de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Este sistema, establecido por el gobierno chavista, abastece de ciertos productos de la cesta básica alimentaria a hogares, a un costo subsidiado, a través de divisas preferenciales para la compra e importación de los productos alimenticios en el exterior.

Narco-cajas

De acuerdo con el diario ABC de España, funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro utilizaron la importación de alimentos a través de las bolsas CLAP para camuflar la recepción de dinero en efectivo proveniente de carteles mexicanos – principalmente el Cartel de Sinaloa- tras el envío de droga por parte de jerarcas chavistas.

El reportaje revela que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos descubrió que tanto Diosdado Cabello como Tareck El Aissami usaron el terminal de la empresa estatal venezolana Alunasa, en Puerto Limón, Costa Rica, para que el dinero ilícito ingresara al sistema financiero y luego terminara en bancos de Rusia con cuentas vinculadas a los funcionarios del chavismo.

“Los investigadores demostraron  que  dado el carácter de narcoestado de Venezuela, lo normal es que los dirigentes chavistas intenten resolver la necesidad de alimentos que hay en el país, al mismo tiempo que buscan la forma de obtener el pago por parte de los carteles mexicanos de la cocaína que sale a través de Venezuela”, afirma uno de los colaboradores de la investigación al ABC.

En un trabajo próximo hablaremos acerca de la implicación directa de Alex Saab y su socio Álvaro Pulido (antes Germán Rubio) en la contratación de ingenieros agrónomos que trabajan para el Cartel de Sinaloa en México, con el fin de optimizar cultivos de coca y marihuana en Colombia y Venezuela, donde Saab y Pulido están asociados con el ELN y disidentes de la FARC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 1 =