El vídeo sexual que escandalizó a Argentina y del que Gregorio Dalbón, abogado de Cristina Fernández de Kirchner, niega ser protagonista

En la imagen Cristina Fernández de Kirchner y Gregorio Dalbón

El candidato peronista Alberto Fernández se impuso el 27 de octubre pasado en las elecciones presidenciales celebradas en Argentina, superando al actual presidente Mauricio Macri, quien optaba por la reelección.

El presidente electo logró sobreponerse a una campaña electoral en la que se le criticó por tener como compañera de fórmula a la ex-presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, quien ha enfrentado cargos y sospechas por diferentes casos de corrupción, mientras estuvo al frente de la presidencia. Con el triunfo de Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner (CFK) se convertirá, una vez asuma la presidencia, en su vicepresidenta.

La victoria de los Fernández ha provocado indignación en algunos argentinos, quienes han tildado de «ignorantes» a aquellos de sus compatriotas que «votan a corruptos».

Pero la diatriba de la intensa campaña subió de intensidad a menos de un mes de haberse realizado las elecciones, tras viralizarse un supuesto video íntimo de Gregorio Dalbón, abogado de Cristina Fernández, en el que aparece un hombre con fisionomía semejante a Dalbón, manteniendo relaciones sexuales con una chica.

Las imágenes son de contenido sexual explícito de un hombre que se le parece mucho. «Es muy parecido a mí. Pero tiene tatuajes, habla otro idioma, nada que ver», dijo Dalbón a la web PERFIL.

Según la web la campaña se viralizó por whatsapp y el destinatario fue el abogado Gregorio Dalbón. El alcance fue tal que Dalbón hizo una desmentida por la red social Twitter. La campaña sucia es moneda frecuente en la política.

Si bien la cara es muy parecida, el protagonista del material tiene tatuajes que Dalbón asegura que no posee y habla un portugués fluido. «Lo único que puedo decirte es que buscaron lastimar a mi familia. Tengo esposa y dos hijos», señaló el abogado en comunicación con PERFIL.

«Les mostré el video para que sepan que no soy yo. Es una amenaza, porque se están metiendo en la vida privada y con mi familia. O le metieron la cara o es muy parecido a mi. Tiene tatuajes, habla otro idioma, nada que ver», agregó. Sobre la experiencia de vivir en carne propia una operación de este tipo, Dalbón sentenció: «Bienvenido a la política, ¿no? Al principio pensé en no darle entidad pero como tanta gente me lo mandaba, dije ‘tengo que decir que no soy yo’. Ahora bien, si hay gente que se tomó ese trabajo es porque estoy haciendo de la mejor manera mi tarea de defensa de Cristina Fernández y mi lucha por mantener la figura de Cristina en los medios».

¿Quién fue? Sobre las reacciones de su familia, Dalbón dijo que su esposa «reaccionó con bronca, no entiende que haya personas que sean tan malas. Yo personalmente lo estoy tomando como que evidentemente estoy por el buen camino. Alguien puede estar preocupado por la silla que puedo llegar a ocupar o las investigaciones que van a avanzar para las personas que han fugado el dinero. Sin odio ni venganza, pero ni olvido ni perdón», graficó sobre quien pudo haberse tomado el trabajo de realizar la operación en las redes.

Sin embargo, tampoco descartó que sea «fuego amigo»: «Puede venir tanto de un gobierno como del otro. Por ahí es un propio del peronismo que intenta desprestigiarte porque sabe que vas a ocupar un lugar importante».

El vídeo

El vídeo que desató la controversia y que ahora mostramos, todavía puede ubicarse en algunos intercambios sociales.

Advertimos que el contenido es de naturaleza sexual explícita y sólo para adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 1 =