OKDIARIO: Zapatero negoció con Chávez un contrato para el grupo del que su ministra Espinosa era tesorera en Panamá

M.A. RUIZ COLL Y ALEJANDRO ENTRAMBASAGUAS
OKDIARIO

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero negoció en 2005 con Hugo Chávez para vender a Venezuela 31 patrulleras construidas en Vigo por el grupo gallego Rodman Polyships, que preside el empresario Manuel Rodríguez Vázquez. El contrato se cifró en 157 millones de euros.

En aquel momento se sentaba en el Consejo de Ministros, como titular de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa, quien al mismo tiempo era tesorera y directora de la sociedad offshore Rodman Polyships International SA, registrada en Panamá y presidida por el mismo Manuel Rodríguez Vázquez.

Es decir, el Gobierno de Zapatero negoció con Hugo Chávez un contrato de 157 millones de euros para el grupo Rodman Polyships al que seguía vinculada, a través de su filial en Panamá, la entonces ministra de Agricultura Elena Espinosa.

Como ha informado OKDIARIO, Elena Espinosa ha estado ligada profesionalmente desde la década de los 90 al grupo gallego Rodman, del que fue directora financiera y adjunta a la presidencia, como número 2 de Manuel Rodríguez Vázquez. Se trata de las empresas españolas más veteranas en la construcción de embarcaciones de uso militar, profesional y de recreo.

El viaje ‘secreto’ de Bono a Caracas

Cuando Zapatero la nombró ministra de Agricultura, en abril de 2004, Espinosa abandonó los cargos que ocupaba en el grupo Rodman. Pero siguió ocupando los puestos de directora y tesorera de la empresa panameña Rodman Polyships International SA, también vinculada al armador gallego. Algo que vulneraría abiertamente la Ley de incompatibilidades de los cargos públicos.

El entonces ministro español de Defensa, José Bono, viajó el 25 de enero de 2005 a Caracas para negociar personalmente con Chávez la venta de aviones de transporte de la empresa pública CASA y patrulleras de los astilleros de Rodman (grupo al que seguía vinculada la ministra Elena Espinosa a través de su filial panameña) y Navantia. A la reunión también asistieron los ministros venezolanos de Exteriores y Energía.

Es decir, el acuerdo negociado por el Gobierno de Zapatero afectaba a dos empresas públicas (Casa y Navantia) y una empresa privada, Rodman, cuya ex número 2 se sentaba ahora en el Consejo de Ministros. Pero además la ministra Espinosa seguía compartiendo en esos momentos una sociedad en Panamá con el presidente del grupo Rodman, Manuel Rodríguez.

El Gobierno de Zapatero mantuvo en secreto el viaje de Bono a Caracas hasta que lo filtró, un mes después, al diario El País. Fruto de estas gestiones, Hugo Chávez visitó Galicia en octubre de 2005. Acompañado por el presidente de la Xunta, el socialista Emilio Pérez Touriño, se reunió con un grupo de empresarios gallegos y anunció la firma de un preacuerdo para comprar al grupo Rodman varias patrulleras fabricadas en Vigo.

«Dejamos el pescado y cogemos el fusil»

Chávez aseguró que, en principio, la finalidad de estas embarcaciones sería la vigilancia costera: «Van a ser muy útiles para nuestros pescadores», afirmó, aunque a continuación matizó que «si alguien se mete con nosotros, dejamos el pescado y cogemos un fusil, porque un país tiene derecho a la defensa».

Pocos meses después, en julio de 2006, el presidente del grupo Rodman, Manuel Rodríguez, anunció oficialmente que había cerrado la venta de 31 patrulleras a la República de Venezuela por 157 millones de euros, gracias a las gestiones realizadas por el Gobierno de Zapatero.

Manuel Rodríguez especificó que el acuerdo se refería a la construcción de 31 patrulleras de 17, 20 y 30 metros de eslora para labores de vigilancia de la costa y salvamento. Además, señaló, el Gobierno de Chávez había ofrecido al grupo Rodman participar en la construcción de un astillero en Venezuela para construir lanchas rápidas de poliéster.

Por su parte, la empresa pública Navantia (participada por la SEPI) anunció un acuerdo para fabricar en sus astilleros de Cádiz ocho patrulleras, que el Gobierno de Venezuela se había comprometido a comprar por 1.200 millones de euros. La primera de estas embarcaciones debía entregarse en 2008.

Lea el trabajo completo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 20 = 29