Escasos ingresos someten a pensionados y jubilados panameños a situación de pobreza

La mayoría de los pensionados y jubilados de Panamá están condenados a vivir en condiciones precarias y que ponen en riesgo su vida, producto de las bajas pensiones y jubilaciones mensuales que reciben, que no les alcanzan para sostenerse frente a una economía afectada por la inflación.

El 50% de los jubilados perciben de $175 a 300 mensuales, lo cual los somete a una situación de pobreza, en la que además son ignorados por el gobierno.

Una vez cesantes, reciben el 60% del promedio de sus diez mejores años de salario. Posteriormente, cada cinco años, reciben un ajuste de $10. El mínimo que recibe un pensionado es $175 al mes y la jubilación máxima, en unos pocos casos, es de $2,500.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *