Por esto venezolanos sospechan de Rafael Alejandro Guzmán y de su empresa en los Estados Unidos, «Ocean Air Cargo»

Rafael Alejandro Guzmán Lobaton es un empresario venezolano, dueño de Ocean Air Cargo, en los Estados Unidos, una firma localizada en Doral, específicamente en 8353 NW 68th ST Miami Florida 33166, que se define como “vanguardista, responsable y sólida; con experiencia de más de 8 años en el envío de cargas aéreas y marítimas de la mano de un personal altamente capacitado, también con atención especial en servicios aduanales para su carga”.

La compañía afirma ser «vanguardista en el área de envíos de cargas aéreas y marítimas tanto en EEUU como en Venezuela» y contar con modernas instalaciones y un equipo de primera línea en ambos países a disposición de toda su clientela. En su web señalan: «Creemos en la calidad de nuestros servicios y nos esforzamos en la satisfacción de todos nuestros clientes. Cada día trabajamos en reforzar y proteger los valores que forman esta empresa “SERVICIO, SEGURIDAD Y CONFIANZA».

Rafael Alejandro Guzmán Lobaton es un teniente de navío e infantería de marina en situación de retiro, a quien sus compatriotas definen como «pupilo» del almirante venezolano Giuseppe Alessandrello Cimadevilla, con quien aseguran sostiene en la actualidad una relación muy cercana tanto de amistad como de negocios, por lo cual algunos sospechan que su empresa Ocean Air Cargo, serviría para invertir dinero de origen opaco y relacionado con la corrupción en Venezuela.

Guzman Lobaton viviría en Miami como un millonario, gracias a la rentabilidad que le produciría sus vínculos con figuras del chavismo.

Algunas referencias en la internet señalan que la firma enviaría 14.000 kilogramos mensuales de productos de primera necesidad para militares en Fuerte Tiuna, La Carlota y otras bases militares de Venezuela.

Asimismo se asegura que según investigaciones avanzadas por autoridades internacionales, Rafael Guzmán posee casas en Doral – Florida, un automóvil Porshe y 4 penthouses en Brickell – Florida, valorados en más de un millón de dólares cada uno, que se cree pudieran ser confiscados debido a su relación directa con figuras del gobierno chavista.

Otras referencias en la internet señalan que Rafael Alejandro Guzmán Lobaton amenazaría a sus compatriotas venezolanos en Miami, “a que quien lo denuncie les acaba su familia en Venezuela”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *