El Ring de Prensa América @AmericaPrensa, 22 de octubre de 2019 | Venezuela – Suiza

Así Charles Henry de Beaumont y DDG iniciaron los negocios oscuros en Venezuela que manejaron en Suiza a través de Compagnie Bancaire Helvétique (CBH)

“Me preguntas qué entiendo yo por coleccionismo, y lo concibo quizás como algo distinto a lo que piensan otras personas, porque el coleccionismo es para mí continuidad. Algo que hace bastante falta en Venezuela, sobre todo en el área del arte y la cultura, donde los procesos son lentos y densos. El coleccionismo no es un trabajo aislado y en mi caso particular no está separado de la colección que originaron mis padres. Creo que hay muy pocas familias en nuestro país, tal vez ninguna, que hayan dado continuidad a este esfuerzo. El coleccionismo implica específicamente esfuerzo, sacrificio; también implica recursos que lamentablemente no son infinitos; porque creo que a todo coleccionista le gustaría tener recursos inagotables para poder tener todo lo que quiere». Luis Alfonso Oberto Anselmi, Caracas, mayo de 2006.

Según un trabajo del periodista Alek Boyd, la cita anterior proviene de Luis Oberto (también conocido como Luis Alfonso Oberto Anselmi), uno de los miembros más discretos de la boliburguesía venezolana. Una mención aquí, otra allá, parece que Oberto ha podido volar por debajo del radar desde hace bastante tiempo.

Oberto es hijo de Ignacio Oberto Fuguett y Valentina Anselmi de Oberto. Oberto siempre ha estado involucrado con el sector bancario. Comenzó como fundador de OSACA, que posteriormente se fusionó con Bancaracas Mercado de Capitales y Banex Mercados de Capitales, por lo que se lanzó BBO Servicios Financieros. Oberto ha sido / es uno de los directores de BBO. Hay muchos artículos escritos por Oberto y publicados en el diario de Caracas El Universal, donde declara lo que la oposición debe hacer para derrotar al chavismo. Oberto ha ido tan lejos como para criticar al sector bancario, del cual es miembro destacado, por haber «apoyado hasta el último aliento al régimen dictatorial del teniente coronel Hugo Chávez Frías».

Oberto también ha lamentado el hecho de que en Venezuela existe una actitud tan laxa hacia las garantías legales que nadie involucrado en delitos financieros nunca va a la cárcel. Pero el caradurismo de Oberto no tiene límites.

Su hijo, Luis Oberto, comenzó temprano en la vida. Oberto Junior (fecha de nacimiento 11/08/1976) se casó con Maria Graciela Gill, hija de Victor Gill, otro «banquero» bolivariano (propietario entre otras cosas del Banco Fondo Común). Las fuentes informan que Oberto Junior y algunos de sus amigos sobornaron al secretario de la facultad de derecho de la Universidad Católica Andrés Bello (su alma mater) para pasar los exámenes en el cuarto año. Siguió un poco de tormenta, los padres y los abogados fueron atraídos, y Oberto hijo terminó obteniendo su título de abogado al año siguiente, mientras que el secretario sobornado fue despedido.

Se dice que se cortó los dientes en La Primera Casa de Bolsa (propiedad / controlada por Santiago Monteverde), donde conoció a su posible socio José Antonio Oliveros Febres-Cordero (también conocido como «Portu»). Desde La Primera, se mudaron a una oficina en Interbank Seguros (propiedad de su suegro Victor Gill). El siguiente movimiento de Oberto Junior fue comprar el asiento no. 31 de la bolsa de valores de Caracas (inexistente ahora) al Banco de Venezuela, gracias a los buenos auspicios de su tía Ingrid Anselmi de Frontado, quien según las fuentes tuvo un papel clave en la fusión entre el Banco Caracas y el Banco de Venezuela, este último fue adquirido por el español Santander. Poco después de eso, Oberto hijo lanzó UnoValores y le devolvió el favor, la tía Ingrid se convertiría en directora.

UnoValores entró con los grandes muchachos muy rápido. Siendo yerno del “banquero” bolivariano, Victor Gill garantizó que los mega Boligarcas , como Wilmer Ruperti, se convertirían en clientes: en 2005 una de las compañías de Ruperti (Venezuela Oil Shipping LLC) quería emitir alguna deuda vinculada a las facturas de PDVSA, y ambos Oberto, padre e hijo, fueron al rescate. BBO lo estructuraría y UnoValores lo colocaría en el mercado de valores. Seguros Horizonte también depositaría su confianza y dinero en UnoValores. Otros hicieron lo mismo. El negocio estaba en auge. Mientras UnoValores creció, Oberto padre disfrutó de los viajes en avión en el G-550 de Ruperti.

El siguiente movimiento de Oberto hijo fue un golpe maestro: UnoValores fue elegido por Electricidad de Caracas para llevar al mercado una emisión de bonos de $ 650 millones. La economista Ana Julia Jatar criticó el tema, alegando que UnoValores podría haber ganado $ 91 millones en el acuerdo. Pero luego Unovalores fue vendido a Gonzalo Tirado Yépez, solo 24 horas después de que emitió, en nombre de Electricidad de Caracas, $ 650 millones en bonos. Los lectores pueden recordar que Gonzalo Tirado era el hombre del mega-estafador Sir Allen Stanford en Venezuela.

Increíblemente, el fondo de trabajadores de la Policía Judicial  de Venezuela (CICPC) pondría más de $ 3 mil millones con UnoValores controlado por Tirado.

Para entonces, Oberto Junior ya estaba en las grandes ligas, parte de una camarilla de «banqueros» que se han vuelto obscenamente ricos no por su perspicacia comercial sino por su total amoralidad y experiencia en lavado de dinero y otras operaciones financieras internacionales. Y entonces se asoció con Luis Benshimol, dueño de BENCORP y, a su vez, socio de los convictos Franklin Durán y Carlos Kauffman, entre otros. Los registros muestran que Oberto Jr fue Director de BENCORP.

BENCORP en sí había estado en las noticias por todas las razones equivocadas, y parece haber terminado mal. Otra fuente señaló que mientras estaba en BENCORP, Oberto Jr se metió con un tipo de seguridad, llamado Francisco Salvador Madrid, quien a su vez grabó en secreto y atrapó al periodista José Rafael Ramírez, en nombre de Wilmer Ruperti. Salvador también fue acusado de fraude y lavado de dinero en BENCORP.

Una vez que la corrupción a través del arbitraje, bonos, pagarés estructurados (notas estructuradas) etc. en el sector bancario de Venezuela se hizo demasiado evidente, Hugo Chávez envió su paquete de controladores aún más corruptos para detener la piñata financiera. Nada de esto podría haber sido posible sin la complicidad en los niveles más altos del gobierno. En cualquier caso, se incautaron bancos y casas de bolsa, se encarceló a conocidos socios del chavismo -como Ricardo Fernández Barrueco-, algunos huyeron, otros fueron chantajeados…

Temiendo la cárcel, o la venganza, Oberto Jr fue uno de los que huyeron. Se mudó a un apartamento de $ 4.8 millones en 255 East 74th St en Nueva York. Las fuentes dicen que conoció a DDG  y Leonardo González Dellán en Nueva York. González Dellán proporcionaría el acceso y los contactos necesarios a otros «banqueros» en Londres. En cualquier caso, a Oberto Jr se le ocurrió un nuevo método para extraer más dinero de Venezuela. Pero necesitaría nuevos contactos.

No está muy claro cómo funcionó toda la operación, aunque las fuentes informaron que era algo bastante simple: PDVSA asignó dólares a una corporación extranjera y a las personas que querían vender Bolívares y obtener dólares se les ofreció el esquema. Se alega que a un vehículo de Panamá controlado por Oberto Jr (supuestamente «Asesores Violetas»)  se le asignaron dólares, que luego se ingresaron en la cuenta de Violet en Compagnie Bancaire Helvetique (CBH), que a su vez fueron utilizados por DDG  y Charles Henry de Beaumont; Se alega que Víctor Vargas (propietario de CORP Banca y Banco Occidental de Descuento o BOD) compró el acuerdo, pagando su deuda en una cuenta bancaria del Banco Industrial de Venezuela perteneciente a una compañía llamada Atlantic. Todos los involucrados obtuvieron, por supuesto, sus gordas comisiones.

Oberto Jr lo ha hecho muy bien por sí mismo:

1) Ahora es un mecenas de las artes (una lavadora ideal).

2) su esposa está destinada a participar en algún programa con UNICEF (mientras está incursionando en los mercados de capitales),

3) viaja por sus propiedades en Miami (Canyon Ranch) y Nueva York en un Falcon 2000 (en copropiedad con su socio Juan Bravo)

4) el tío Luis Luciani se sumó a la campaña de relaciones públicas «vamos a limpiar tu reputación» presentándolo a la Organización del Joven Presidente (Oberto Jr también se asoció con su tío y tía en algo llamado Pague Aquí),

5) se mudó al negocio hotelero en St Barts (Guillermo Pardo de Luxury Services sería el líder mientras que Hans Maissen diseñaría el lugar) con Francisco Convit y «el enano» Mariano Díaz (jefe de una banda) conocida como «la banda de los enanos», abogados corruptos que retrasan las demandas presentadas por los fiscales de Venezuela por una tarifa, y socio de Raúl Gorrín, propietario de Globovisión),

6) también se metió en el negocio del petróleo con Convit en Venezuela,

7) participo con su suegro en planes de arbitraje para financiar al PSUV.

8) compró Seguros Venezuela y puso a Oberto padre Como jefe de la junta,

9) los Obertos también son socios en algo llamado BC Securities Inc en Panamá,

10) dirige Loma Investments en Florida y Mirmidones Capital en Connecticut,

11) tiene una participación en Banco Activo, propiedad de su ex socio José Antonio Oliveros Febres Cordero, actualmente investigado por el Departamento del Tesoro.

12) y mientras sucede lo anterior, se codea con la peor escoria de Venezuela al instruir a su hermano pequeño Ignacio a dar $ 100,000 a la Orquesta Sinfónica de Miami.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *