Así Alex Saab y Álvaro Pulido se aprovecharon del hambre de los venezolanos

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos sancionó el 25 de julio pasado a Alex Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas (antes Germán Rubio), el dúo de hombres de negocios colombianos que acumuló poder y fortuna en Venezuela, desde que Nicolás Maduro se convirtió en presidente en 2013. Ellos  terminaron siendo los grandes beneficiarios de las importaciones de alimentos, la mayoría provenientes de México, para los Comité Locales de Abastecimiento y Producción, CLAP, como lo han documentado el portal venezolano Armando.Info y Grupo Imagen.

Según la web Excelsior, la administración de Donald Trump acusa a los empresarios colombianos de encabezar una “vasta red de corrupción” con una “sofisticada red de compañías fantasmas” detrás de las importaciones de alimentos para las despensas CLAP, negocios que además lograron por su relación con el círculo íntimo de Maduro y su esposa, Cilia Flores.

 

Utilizan los alimentos como una forma de control social, para recompensar a los partidarios políticos y castigar a los opositores, mientras se embolsan cientos de millones de dólares a través de una serie de planes fraudulentos ", denunció el comunicado emitido por el gobierno estadounidense.

Además del dúo colombiano, las empresas que también quedaron sancionadas por el gobierno estadounidense son: Asasi Food FZE, la cual ha facturado a la distribuidora de alimentos mexicana El Sardinero hasta 14 mil dólares por la venta de lentejas, aceite vegetal, arroz, harina de maíz, frijol negro, mayonesa, etc; Mulberry Proje Yatirim, que le facturó a la empresa guanajuatense, Rice&Beans, por casi 18 mil dólares y Group Grand Limited, que se constituyó en Hong Kong y en Ciudad de México.

El pasado miércoles 17 de julio, la Unidad de Inteligencia Financiera de México (UIF) congeló las cuentas bancarias de 19 personas físicas y morales que han vendido alimentos al gobierno de Nicolás Maduro y abrió una investigación por lavado de dinero después de detectar “irregularidades por 150 millones de dólares”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *