Mario Kempes ofrece taller deportivo a niños en Panamá, pero lo critican por su relación con el chavismo en Venezuela

Ex-futbolista argentino Mario Kempes regala conocimientos a niños en un entrenamiento en Panamá, pero lo critican por no hablar de su relación con el chavismo y el fiscal general de Venezuela

Más de cien niñas y niños panameños vivieron en Panamá una sesión de entrenamiento de fútbol que incluía estar en la misma cancha con el goleador y campeón mundial de Argentina 1978, Mario Alberto “”El Matador” Kempes.

«Es maravilloso trabajar con los chicos. Es muy lindo y muy agradable trabajar con ellos. Hubo un tiempo en que trabajaba con chicos, pero por cosas de la vida lo dejé, pero tenerlos al frente es maravilloso», señaló Kempes, quien llegó a Panamá para la presentación de su autobiografía titulada «Matador».

¿Dónde está el deportista? preguntaban los niños antes de la llegada a la cancha del colegio Belisario Porras, en la capital panameña, donde Kempes fue recibido con aplausos de los pequeñines, que enseguida lo rodearon y llenaron de preguntas.

El oriundo de Bell Ville, en la provincia argentina de Córdoba, tuvo que responder preguntas como cuánto ganaba, si conocía a Lionel Messi, Neymar y Diego Maradona.

«Bueno, son preguntas de los chicos que ven por la televisión y te las tienen que preguntar. La inocencia de los chicos es espectacular», acotó entre risas el considerado por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) como el sexto mejor jugador argentino del siglo 20.

El calor y la elevada humedad de la Ciudad de Panamá no detuvo los trabajos del argentino de 65 años. Kempes supervisó durante una hora los entrenamientos de niños y niñas de edades entre 9 y 12 años.

Los presentes tuvieron la oportunidad de recibir consejos en escenarios como el de remates a portería con balón en movimiento, estación que el mismo Kempes supervisó de cerca, y el control de pelota.

Sobre si consideraría dirigir en algún momento una selección «Matador» expresó: «Si es así (señalando a los chicos) inocente y sin maldad», lo haría.

«Si llega el momento lo pensaría y haría lo que haya que hacer» para ser técnico de una selección nacional.

Kempes ponderó el campo de juego de césped sintético donde se dieron los trabajos, pero señaló que las canchas sin pasto, donde él comenzó a jugar, fortalecían al jugador.

«Quizás las canchas sin césped ayudaban a que te fortalecieran las piernas y se aprendiera a jugar sobre un terreno que no era normal», comentó.

Algunos, sin embargo, criticaron en las redes que Kempes no mencionara en su libro su amistad con el gobierno chavista en Venezuela y en especial con el fiscal general venezolano, impuesto por la Asamblea Nacional Constituyente del chavismo, Tarek William Saab, a quien asesoró, con quien trabajó y quien incluso lo habría presentado en un programa de televisión denominado “Tarek Gobernador”, cuando el hoy fiscal gobernaba una provincia en Venezuela, tal y como se observa en una fotografía que puede consultarse aquí.

Mario Kempes (der.), Tarek Saab (cen.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *