El nuevo escándalo sexual del que la Iglesia católica de Panamá pudiera tardar en recuperarse

Pudiera transcurrir mucho tiempo para que la Iglesia Católica panameña se recupere del nuevo escándalo de abuso sexual en el que están implicados al menos tres sacerdotes, quienes han sido suspendidos de sus responsabilidades eclesiásticas.

La Arquidiócesis de Panamá informó que apartó a tres sacerdotes por «conductas inapropiadas y escandalosas», luego de que circulase en las redes sociales un vídeo sobre un encuentro sexual con un joven venezolano.

En un escueto comunicado, la Iglesia aseguró que «se siente profundamente herida y avergonzada» y que los sacerdotes Rogelio Topin, Orlando Rivera y Karl Madrid llevan separados de sus funciones desde el pasado 6 de septiembre.

El portal panameño Claramente publicó un video en el que un joven venezolano, que supuestamente trabaja en una iglesia de la capital de Panamá haciendo labores de mantenimiento, el cual denunció que varios sacerdotes se han aprovechado de su situación de vulnerabilidad y le han pagado por tener relaciones sexuales.

«Acabo de ser contratado por un sacerdote, un párroco de la Iglesia católica aquí en Panamá. No es la primera vez, lo hace tres y cuatro veces por semanas. Él me contrata con el fin de tener relaciones sexuales, que yo le haga sexo o él a mí, y lo hago por la necesidad que tengo en este país», dice el joven en el video.

Minutos después, el chico se sube en el auto del párroco Rogelio Topin y, tras varios tocamientos y una conversación subida de tono en el que se habla de la implicación de otros religiosos, llegan a una habitación de un hotel y mantienen relaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *