PanAm Post: Dictadura de Maduro camufló dinero de narcos en cajas CLAP

Sabrina Martín
PanAm Post

Funcionarios del régimen de Nicolás Maduro habrían utilizado la importación de alimentos a través de las bolsas CLAP para camuflar la recepción de dinero en efectivo por parte de carteles mexicanos tras el envío de droga por parte de dirigentes chavistas.

Las bolsas subsidiadas de alimentos CLAP no solo habrían sido parte de un negocio sucio con la venta a sobreprecio, sino que además habría servido al régimen de Maduro para recibir dinero por el narcotráfico.

La semana pasada se conoció que el Cartel de los Soles conformado por la alta cúpula militar de los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, habrían negociado con la guerrilla colombiana FARC para «inundar» Estados Unidos de cocaína; ahora sale a la luz que el programa de alimentos CLAP sirvió de salvoconducto para el lavado de dinero proveniente del narcotráfico con peligrosos cárteles mexicanos.

El ABC de España publicó un reportaje que revela que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos descubrió que tanto Diosdado Cabello como Tareck El Aissami usaron el terminal de la empresa estatal venezolana Alunasa, en Puerto Limón, Costa Rica, para que el dinero ilícito ingresara al sistema financiero y luego terminara en bancos de Rusia con cuentas vinculadas a los funcionarios del chavismo.

Fuentes de la investigación precisan que si bien parte de los envíos de dinero en efectivo se descargaba en Costa Rica, para entrar en el sistema financiero e ir a parar a las cuentas corrientes de altos dirigentes chavitas, otra parte continuaba hasta Venezuela, posiblemente destinada a las FARC.

El diario español también hizo referencia a la empresa mexicana El Sardinero Es Servicio, S. A, la cual se convirtió en la que más ha exportado alimentos a Venezuela y que también habría fungido como lavadora de dinero para el régimen chavista.

«La hipótesis de los investigadores es que, dado el carácter de narcoestado de Venezuela, lo normal es que los dirigentes chavistas intentaran resolver la necesidad de alimentos que hay en el país, al mismo tiempo que buscaban la forma de obtener el pago por parte de los carteles mexicanos de la cocaína que sale a través de Venezuela», afirma uno de los colaboradores de la investigación al ABC.

Testaferros de Maduro «hasta el cuello»

El reportaje publicado por Emili J. Blasco hace referencia a Alex Saab y Álvaro Pulido, dos colombianos que han sido calificados como los testaferros de Nicolás Maduro.

Tanto Saab como Pulido habrían creado toda la logística de importación de alimentos a Venezuela a través de la empresa Group Grand Limited, la cual habría aprovechado los envíos de comida para recibir dinero en efectivo del narcotráfico.

«Buques que partían del puerto mexicano de Veracruz hacían escala en Puerto Limón, en Costa Rica, en lugar de navegar directamente a La Guaira, en Venezuela. (…) En Puerto Limón, la estatal venezolana Alunasa, dedicada al aluminio, dispone de una terminal para uso propio. Alguien que intervino en las operaciones realizadas en esas instalaciones confirmó a la investigación que era frecuente que entre los contenedores de alimentos que llegaban hubiera alguno con dinero en efectivo», señala el diario.

Las investigaciones señalan que el Banco Nacional de Costa Rica habría recibido muchos depósitos en efectivo «cuando ningún cliente real de la compañía paga de esa manera, y se habrían tramitado transferencias, directamente a través de Panamá, a cuentas en Eurofinance Mosnarbank, Gasprombank y VTB, vinculadas a Diosdado Cabello y Tareck el Aissami».

Lea el trabajo completo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 2 =