La visita secreta a Venezuela de César Omaña, uno de los artífices de la conspiración contra Maduro

Danny Leguízamo
El Cooperante

César Omaña es un médico y empresario con amigos tanto en el Gobierno como en la oposición. Señalado como uno de los artífices de la conspiración del 30 de abril pasado, recientemente se reunió con Diosdado Cabello en Venezuela. Le llevó un mensaje de Mauricio Claver-Carone, un alto funcionario estadounidense. Entró al país protegido. Sin amenazas. A pesar de haber conspirado. A pesar de todo.

César Omaña le adjudican parte de la responsabilidad de la conspiración contra Nicolás Maduro el 30 de abril pasado, cuando un grupo de oficiales de la Fuerza Armada liderados por Juan Guaidó, desconoció al régimen de facto. Entre los involucrados se encontraba el general Manuel Cristopher Figuera, hasta ese entonces director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Omaña es un médico y empresario venezolano radicado en Estados Unidos. “Entre sus amistades figuran líderes de la oposición venezolana como Leopoldo López, y oficiales de alto rango leales al régimen”, escribió el periodista Daniel Gómez en una nota para el diario AlNavío, en la cual narra que una de esas amistades, es María Gabriela Chávez, hija del fallecido Hugo Chávez.

Según contó Omaña a The Washington Post, fue él quien se encargó presuntamente de convencer a Cristopher Figuera de la conspiración contra Nicolás Maduro, un movimiento que incluyó a jefes de los poderes públicos afines al régimen. Se ha dicho, incluso, que el propio Vladimir Padrino López estuvo involucrado en la fallida insurrección, que fue sofocada horas después por los leales a Maduro. “Fue una escaramuza golpista”, dijo el gobernante de facto en ese entonces.

Pero Omaña, a pesar de haber “conspirado” y de azuzar a Cristopher Figuera a desconocer al régimen, se reunió con Diosdado Cabello en Venezuela, con el fin de llevarle un mensaje de Mauricio Claver-Carone, un alto funcionario estadounidense, reveló una fuente bajo condición de anonimato a El Cooperante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *