Armando Info: La sombra de los negocios de su yerno cubre al general venezolano Rangel Gómez en México

Marcos David Valverde
Armando Info

De un día para otro, el exgobernador chavista del estado Bolívar entre 2004 y 2017, saltó del desmesurado exhibicionismo mediático al bajo perfil. Su partida a México completó el círculo del plan de retiro que se había venido preparando durante su gestión pública: ahora se alojaba en el mismo país donde florecían las empresas del esposo de su hija, a las que tanto había favorecido desde sus cargos en Guayana. Con sanciones financieras impuestas a su persona por Canadá y Estados Unidos, hoy Francisco José Rangel Gómez prefiere pasar agachado.  

Nadie abre la puerta de esta casa, la número 301 del bulevar Manuel Ávila Camacho 88, en la lujosa colonia Lomas de Chapultepec, en Ciudad de México. El problema no es solo la puerta. Tampoco atienden en su número de teléfono.

“Tengo 25 años aquí y nunca ha habido ninguna empresa, menos de metales”, dice Juan Martín Sánchez Fregoso, un vecino. Pero hay documentos que confirman que esta es la sede de una empresa que hace un par de años hacía las veces de agente naviero y trader de metales, propiedad de Carlos Rodrigo González Piazza, esposo de María Eugenia Rangel Escobar, hija esta del exgobernador del estado Bolívar -la rica provincia minera, industrial e hidroenergética del sur de Venezuela-, general retirado de División del Ejército, Francisco Rangel Gómez, hoy sancionado por dos países: Estados Unidos y Canadá.

El elefante es literalmente blanco. La casa está pintada de ese color, veteado por el tiempo y por el descuido. No muy lejos de allí, en Sierra Gorda 150, otra casa blanca, la de Enrique Peña Nieto y Angélica La Gaviota Rivera, dio lugar a un escándalo nacional que puso en jaque al más reciente y quizá último Gobierno del PRI (Partido Revolucionario Institucional).

Ahora, todavía en tiempos de la Cuarta Transformación de López Obrador, Lomas de Chapultepec es el refugio del poder y de las grandes fortunas en la capital mexicana. Pero esta casa blanca ofrece signos de deterioro. A manera de cortinas, cuelgan pedazos de tela en las ventanas.  ¿Es una empresa? ¿Metalúrgica? Los vecinos insisten en que no saben al respecto.

Según documentos, Quimera Metals, una sociedad anónima de capital variable, tiene sede en esta estructura abandonada. El 9 de junio de 2005, la Dirección General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Relaciones Interiores de Estados Unidos Mexicanos, a través de la Subdirección de Sociedades, autorizó su constitución. El trámite está asentado en el folio 28231J35, con el número de expediente 200509014428.

La Coordinación General de Puertos del Estado mexicano autorizó, en octubre de 2015, que un consorcio de tres empresas entregara, en comisión, a la firma Mexus Shipping Sociedad Anónima su calidad de operador naviero en el puerto de Veracruz, el principal del país. Las empresas autorizadas para ese movimiento fueron: Glencore de México, Quimera Metals y Mexmarines Services. El objetivo de la transacción fue que Mexus Shipping pagara comisiones a estas tres firmas para actuar como su agente de navegación y representar a esas tres empresas en sus negocios por vía marítima.

Tan opaco y misterioso como la fachada de la sede de Quimera Metals es el rostro de González Piazza. Su entorno próximo ha tenido más notoriedad que él. Su madre, Marzia Rita Piazza Suprani, fue coronada Miss Venezuela de forma interina en 1969 tras la renuncia de la ganadora del concurso de belleza ese año.

Después de 50 años de esa corona sobrevenida, la propia Piazza Suprani figura como accionista minoritaria y secretaria de, al menos, otras dos empresas de su hijo, según consta en el Registro Público de Comercio, en Ciudad de México.

Una de esas empresas es Inmobiliaria Capital 9, sociedad anónima de capital variable (es decir, con fines de lucro y capitales divididos en acciones) dedicada a la “enajenación, adquisición, arrendamiento, comercialización, administración y permuta de bienes inmuebles”, constituida el 15 mayo de 2018 ante el notario público número 235 de la Ciudad de México, Fernando Dávila Rebollar En el documento constitutivo, Piazza Suprani, la madre, figura como secretaria en el documento constitutivo. González Piazza, el hijo, como presidente.

Otra es Arabian Soul Partners LTD, también sociedad anónima de capital variable. Se constituyó el 3 de junio de este año por el fedatario número 244 de Ciudad Cuauhtémoc, Celso de Jesús Pola Castillo. El objetivo de esta empresa es únicamente criar caballos.

La red de socios de González Piazza trasciende el lado materno. Otro nombre que resalta en los documentos del Registro Público de Comercio es Marciano Verdi, un joven de origen brasileño quien en varios videos de YouTube (en los que se le ve con barba, camisas celestes y un buda dorado junto a una foto familiar de fondo) pontifica sobre las bondades del emprendimiento: “Yo creo que ser emprendedor no es algo que aprendes en la escuela. Uno tiene el perfil o no lo tiene”.

Marciano Verdi pregona sobre el emprendimiento y sabe con quién aliarse: es socio de uno de las empresas de González Piazza.

Y Verdi lo tiene. Es inversionista mayoritario de Marcap Holding, sociedad anónima de capital variable con duración indefinida, constituida el 5 de julio de 2017 en frente del notario público número 13 de Ciudad de México, Ignacio Soto Sobreyra. Su objeto social es adquirir acciones, intereses, participaciones o partes sociales de otros grupos mercantiles.

También González Piazza, el yerno del general retirado y exgobernador Rangel Gómez, parece que tiene lo que hay que tener.

Con Verdi como inversionista mayoritario, con la misma figura de sociedad anónima de capital variable, en la misma fecha, con el mismo notario, en la misma ciudad y con el mismo objeto social, González Piazza constituyó otra empresa: Raw Holdings.

Pero a diferencia de Verdi, su socio y gurú del emprendimiento; de su madre, exreina de belleza; y de su suegro, el mediático exgobernador Rangel Gómez, González Piazza no se entiende con los medios ni con las redes sociales. De ese racimo de personalidades solo queda el perfil de Facebook de Quimera Metals con 41 “amigos”. En el muro apenas hay un comentario del 27 de abril de 2018: “Nefasta la empresita. Nefasta la calidad de la gente que en ella trabaja”.

La última conexión desde la cuenta fue el 19 de julio de 2019, cuando alguien vio un mensaje en el que se solicitaba una entrevista para este trabajo. No hubo respuesta.

Lea el trabajo completo aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 72 = 73