Por esto sus compatriotas no perdonan a la ex-fiscal general de Venezuela Luisa Ortega Díaz y al diputado Germán Ferrer

La enemistad entre la ex-fiscal general de Venezuela Luisa Ortega Díaz y el ex-secretario de seguridad ciudadana de Caracas, ex-comisario Iván Simonovis, se ha puesto de manifiesto en las últimas semanas, cuando Simonovis, quien se encuentra exiliado en los Estados Unidos, ha sido noticia en medios venezolanos, al recordar que no le perdona la condena de varios años de prisión que Ortega logró se le impusiera, cuando era aliada del gobierno chavista, por los sucesos de Puente Llaguno, ocurridos en Caracas en 2002, en los que fallecieron varios manifestantes, a causa de disparos, que según el gobierno chavista les fueron propinados por policías al mando de Simonovis.

No obstante las declaraciones de Simonovis pudieran beneficiar de una u otra manera a Ortega y a su esposo, el diputado disidente del chavismo Germán Ferrer, abriéndoles la posibilidad de que ante tantos enemigos en el exilio, quienes hoy son referencias políticas para la oposición venezolana, puedan así, tanto Ortega como Ferrer, regresar a su país, del exilio en el que se encuentran en Colombia, después que huyeran al ser acusados de formar parte de una red de corrupción en el Ministerio Público venezolano.

En las redes se ha hablado de un proyecto para que la pareja regrese a su país, a representar a una conformación de fuerzas de oposición contra Nicolás Maduro, previa negociación con el gobierno del mandatario chavista, que permitiría darle mayor legitimidad al gobierno de Maduro, mientras que Ortega y Ferrer gozarían de participación política.

Asimismo se ha dicho que para tal proyecto estarían por darse conversaciones en las que se prevé intervengan el ex-fiscal general Isaías Rodríguez, amigo de la ex-fiscal, así como el miembro de la Asamblea Nacional constituyente Hermann Escarrá.

El proyecto buscaría conformar una oposición integrada por antiguas piezas del chavismo, más razonable y dada al diálogo que la actual dirigida por el líder político Juan Guaidó.

Por otra parte, frente a las enemistades manifiestas hacia su padre, existe la posibilidad de que se les niegue el asilo y sean expulsados de los Estados Unidos Germán Ferrer (Germancito) y María Andrea Ferrer, hijos ambos del diputado Germán Ferrer.

Según algunas referencias, María Andrea Ferrer fue objeto de un secuestro semanas antes de que la actual pareja de su padre, la ex-fiscal general Luisa Ortega Díaz, se declarara en 2017 en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Parte de los antiguos escoltas de Ferrer estarían en España solicitando asilo político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *