El Ring de Prensa América @AmericaPrensa, 26 de agosto de 2019 | Venezuela

Los negocios de Alex Saab y Álvaro Pulido con PDVSA y su relación con el extremismo islámico

El esquema a través del cual el gobierno de Nicolás Maduro busca apoyos externos es cada vez más común. Se trata de un tipo de trueque donde se intercambia oro, petróleo, coltán, diamantes, etc., detrás del cual han estado los empresarios Alex Saab, Álvaro Pulido (antes Germán Rubio), miembros de la familia presidencial, desmovilizados de las FARC, miembros del ELN y grupos extremistas de Medio Oriente (Siria, Líbano y Palestina), que gozan del respaldo de personajes como Tareck El Aissami, como lo asegura el gobierno estadounidense, que acusa a El Aissami de poseer vínculos con organizaciones narcotraficantes. Aunque parezca sorprendente Saab y Pulido han sabido relacionarse directa o indirectamente con autoridades del anterior y del actual gobierno en Colombia.

Los empresarios de origen colombiano han logrado conseguir un espacio importante en el mercado paralelo de divisas en Caracas, una caótica ciudad con más de 6 millones de habitantes, donde circulan ahora libremente dólares, euros y rublos.

Días atrás el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que amenaza con congelar los activos estadounidenses de cualquier persona o empresa que, según determine, haya ayudado materialmente al gobierno de Maduro. Pero personas como Miguel Silva Pérez (socio de Saab y Pulido) continúan en libre operación sin que hasta la fecha se haya manifestado la oposición o haya habido un pronunciamiento de los gobiernos de Turquía, Grecia, Emiratos Árabes, Uganda, Bélgica y Holanda y de otros países hasta donde llegarían los tentáculos de Silva.

Algunos analistas creen que Rosneft puede continuar comerciando crudo y combustible con Petróleos de Venezuela (PDVSA) a pesar de la orden ejecutiva, ya que a Rosneft no se le estaba pagando directamente por esos acuerdos y debido al impacto que las sanciones estadounidenses pueden tener en las compañías petroleras occidentales vinculadas a la compañía rusa y el profundo efecto que pudiera haber en el mercado mundial del petróleo.

Estados Unidos «ha mostrado una propensión a evitar sanciones importantes a grandes empresas de propiedad extranjera, incluida Rosneft, que es el principal facilitador de PDVSA para evitar las sanciones existentes. Rosneft ha pasado a desplazar a PDVSA como proveedor de petróleo de USA. Rosneft no paga a PDVSA, sino le cobra una deuda multimillonaria. China en cambio se ha mantenido en los últimos meses al margen de negociar con PDVSA. Los empresarios Alex Saab y Álvaro Pulido buscan maneras para que Rosneft se convierta en el principal explotador de gas en Venezuela y de allí obtener una inconmensurable ganancia.

PDVSA ha planeado exportar 680,000 b / d de crudo en agosto, según un documento de PDVSA. Una fuente de PDVSA dijo que la compañía esperaba exportar al menos 3,9 millones de barriles en agosto, o aproximadamente 125.800 b / d, a Rosneft, para pagar las deudas.

Rosneft dijo en mayo que había llegado a un acuerdo con las autoridades estadounidenses para la entrega de crudo venezolano a la refinería india de la compañía rusa, ya que los acuerdos se llevaron a cabo mediante contratos de prepago. Pero otras referencias señalan que nunca se llegó a tal acuerdo.

Las acciones ejecutivas del gobierno norteamericano tenían la intención de presionar a Rosneft para que dejara de comerciar con PDVSA, pues funcionarios estadounidenses consideran que proporciona el apoyo principal y restante al sector petrolero de Venezuela.

PDVSA todavía tiene deudas significativas con Rosneft. Desde junio de 2014 hasta noviembre de 2016, PDVSA y Rosneft firmaron seis contratos prepagos, que incluyen pagos con productos refinados y crudos. De estos contratos, solo uno ha sido completamente cancelado.

Rosneft es socio de PDVSA en varias empresas conjuntas aguas arriba, incluidas PetroMonagas, PetroPerijá, PetroVictoria, Boquerón y PetroMiranda, la mayoría de las cuales están completamente paralizadas en estos momentos.

Rosneft está participando en estos acuerdos de pago de deudas sin garantías del gobierno de Maduro, así como nuevos negocios y enfrentaba un riesgo creciente de sanciones de los Estados Unidos.

No está claro qué sanciones tomaría Estados Unidos contra Rosneft. Fuentes familiarizadas con las discusiones de la administración Trump sobre posibles sanciones dijeron que pueden apuntar a una división específica dentro de Rosneft, en lugar de a toda la compañía, para mitigar el impacto en los flujos globales de crudo y los tratos comerciales con compañías occidentales. Esto podría significar que cualquier sanción potencial en Rosneft podría ser limitada, a fin de disminuir el impacto en las compañías petroleras internacionales involucradas con la compañía rusa.

En enero, Estados Unidos reveló sanciones a PDVSA que han servido como una prohibición de facto de las importaciones estadounidenses de crudo venezolano y una prohibición inmediata de las exportaciones estadounidenses de diluyentes a Venezuela. El 28 de abril, EE. UU. prohibió las transacciones entre empresas no estadounidenses y PDVSA que involucran al sistema financiero estadounidense, prohibiendo esencialmente el uso de dólares estadounidenses en todas las transacciones con PDVSA.

En junio, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos anunció nuevas prohibiciones sobre esencialmente todo el comercio de diluyentes con PDVSA, que la compañía utiliza en la producción y comercialización de sus crudos pesados.

La producción de petróleo venezolano cayó a 730,000 b / d en julio, por debajo de más de 1.4 millones de b / d en el período del año anterior, según la última encuesta de la OPEP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *