El Ring de Prensa América @AmericaPrensa, 22 de agosto de 2019 | Venezuela

Desde el año 2018, las divisas de cambio para Venezuela se volvieron cada vez más difíciles, por lo que el gobierno de Nicolás Maduro tuvo que recurrir al oro para pagar contratos y adquisiciones, incluidas las de alimentos para los CLAP. Ya el empresario Alex Saab se había abierto paso en Venezuela en el mercado negro de las operaciones de venta de dólares y euros. Saab y su socio Álvaro Pulido (antes Germán Rubio) obtenían y seguirían obteniendo moneda extranjera gracias a la venta directa de oro, petróleo y coltán. También recibirían a diario abundante efectivo que generan las tiendas CLAP y Abastos Bicentenario.

Saab se relacionó con el ministro de industria venezolano Tareck El Aissami, acusado por los Estados Unidos de poseer vínculos con grupos terroristas y del narcotráfico. De la mano de El Aissami el empresario apoyaría financieramente a organizaciones del extremismo islámico. Saab también se ha envuelto en una estructura financiera y comercial con el objetivo de vender oro a Turquía. Debido a estas operaciones, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, impuso fuertes sanciones para frenar estas actividades a finales del año 2018, donde el principal afectado fue la compañía del Estado venezolano MINERVEN C.A.

Mediante un contrato firmado con el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES), al que hemos logrado tener acceso, el empresario Alex Saab pudo obtener moneda venezolana para poder comprar oro a los mineros locales. Así, los mineros le vendían al precio oficial del mercado en vez de al precio del mercado negro, todo por presiones del gobierno y de grupos armados, lo cual, según palabras del propio Saab, se convertiría en “el tren”.

De esta manera, el oro es refinado en Caracas, luego vendido al Banco Central de Venezuela (BCV) y desde ahí se exporta a Emiratos Árabes Unidos y Turquía. El gobierno turco depositaba el pago a Venezuela en cuentas que el BCV tenía en el país euroasiático y que recientemente fueron cerradas.

El entramado contó con el aval de múltiples funcionarios de alta jerarquía del gobierno venezolano y de la familia presidencial, beneficiando a Saab y a empresas internacionales, guiadas por las actuaciones de Alex Saab y Álvaro Pulido, (German Rubio), quienes han gozado de la bendición del gobierno de Nicolás Maduro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *